Cómo alimentar al cachorro

¡Es fundamental comenzar bien, con una nutrición equilibrada!

Una gran parte de la salud futura del cachorro se establece durante el crecimiento. Por ello, es muy importante no cometer ningún error nutricional durante este período. De entre los numerosos factores que influyen en el crecimiento, la alimentación desempeña un papel fundamental.

Las necesidades nutricionales del perro son muy diferentes a las del ser humano, ¡por lo que no pueden llevar la misma dieta que nosotros! Solamente los alimentos específicamente elaborados para perros pueden garantizar todos los aportes necesarios para el equilibrio de tu mascota, sea cual sea su edad, raza o tipo de vida.

El ritmo de crecimiento depende del tamaño adulto del perro

No todos los cachorros crecen de la misma manera y al mismo ritmo, sino que existen diferencias fundamentales según sea el tamaño estimado de adulto, incluso la raza.

Los tamaños caninos son cinco y la edad hasta la que el cachorro está creciendo varía:

X-Small: perros hasta 4 kilos cuando es adulto, crecimiento hasta los 10 meses.
Mini: perros hasta 10 kilos cuando es adulto, crecimiento hasta los 10 meses.
Medium: perros entre 11 y 25 kilos cuando es adulto, crecimiento hasta los 12 meses.
Maxi: perros entre 26 y 45 kilos cuando es adulto, crecimiento hasta los 15/18 meses.
Giant: perros a partir de 45 kilos cuando es adulto, crecimiento hasta los 18/24 meses.

Existen tres momentos claves en la vida del cachorro:

  • Lactancia: hasta la cuarta semana de vida.
  • Destete desde la cuarta semana de vida hasta los dos meses de edad.
  • Desde el destete hasta la fase adulta: este período condicionado condicionado por el tamaño y el peso del perro.

Lactancia: hasta la cuarta semana

Tipos de Leche:

  • Leche materna: contiene calostro, que transmite las defensas de la madre al cachorro durante las 12-16 tras el nacimiento. En este tiempo la leche de su madre es el único y mejor alimento para un cachorro.
  • Leche maternizada: es lo más parecido a la leche materna canina, y está desarrollada para evitar las diarreas y los trastornos del crecimiento, dos aspectos clave en este período de la vida del perro.

¿Cuándo se debe utilizar la leche maternizada?

  • Cachorros huérfanos o que han sido rechazados por la madre.
  • Cachorros débiles.
  • Ausencia de leche.
  • Leche inadecuada o tóxica.
  • Problemas mamarios.

Características nutricionales de una leche maternizada para perros:

  • Su fórmula es semejante a la leche materna: fuerte concentración energética y contenido reducido en lactosa.
  • Excelente tolerancia digestiva (sin almidón, solo proteínas lácteas), para evitar el riesgo de diarreas.
  • Aporte óptimo de ácidos grasos esenciales (omega 3 y omega 6) para reforzar sus débiles defensas inmunitarias.

Destete: hasta los 2 meses

Riesgos asociados al cachorro en esta etapa de su vida:

  • Posibles infecciones.
  • Sistema digestivo inmaduro.
  • Formación del esqueleto.
  • Dentición sensible.

¿Cuáles son sus necesidades nutricionales?

  • Favorecer la construcción ósea y el desarrollo muscular.
  • Reforzar las defensas inmunitarias.
  • Asegurar la máxima seguridad digestiva.
  • Facilitar la transición a un alimento sólido.

¿Qué alimento elegir para nuestro cachorro en esta etapa de crecimiento?
Es necesario ofrecerle un alimento con una palatabilidad excepcional, y que contenga los nutrientes adecuados para el desarrollo. Entre estos, destacan:

  • Un complejo sinérgico antioxidante (vitamina C, Vitamina E, Taurina y Luteína).
  • Alto aporte de energía.
  • Proteínas muy digestibles.

Recomendaciones para alimentar bien a nuestro cachorro

La alimentación del cachorro en su primer año de vida es muy importante para su desarrollo físico. La ayuda del veterinario es muy adecuada en esta época porque él sabrá orientarnos sobre las necesidades nutricionales del cachorro, así como de la manera más adecuada de educarle. También el veterinario indica cuántas comidas diarias debe realizar el cachorro en cada fase de su crecimiento, incluso cuando llega a su edad adulta. Estos consejos son muy útiles para hacernos una idea de cómo cuidar la alimentación de nuestro cachorro.

Uno de los elementos más relevantes de su cuidado diario es la rutina en su alimentación. Para establecer las mejores pautas, debe tener un espacio fijo donde comer y descansar, de modo que pueda estar tranquilo sin que lo molesten las personas ni otros animales de la casa. En ese lugar, la limpieza tiene de ser muy fácil, para lo cual es conveniente colocar una alfombra de un solo uso y cambiarla después de cada comida. El agua no le debe faltar y debe estar siempre limpia y fresca; eso sí, nunca hay que darle agua demasiado fría, ya que le puede perjudicar.

Cuando la dieta del cachorro es equilibrada y completa, es decir, cuando tiene todos los nutrientes adecuados en la proporción exacta, los complejos vitamínicos adicionales no son necesarios e incluso pueden llegar a ser perjudiciales. Para asegurarse, es necesario darle un alimento de calidad formulado para cachorros. Otro consejo muy importante para la salud del cachorro es que no debe tener sobrepeso, lo cual hay que vigilar constantemente y se consigue respetando las recomendaciones que figuran en los envases en cuanto a la ración diaria según la edad y el peso estimado de adulto del perro.

No hay que ofrecerle nunca huesos naturales, ya que son peligrosos y podrían atragantarse o hacerles daño en el sistema digestivo; tampoco restos de comida, ya que son calorías extra y se pueden convertir en un capricho.

Para establecer unos buenos hábitos de alimentación del cachorro también es conveniente no darle comida mientras nosotros estamos comiendo.

Alimentos para perros y educación canina

Cuando traemos un cachorrito a casa es muy fácil tener la tentación de tratarle como a un ser humano; no obstante, no podemos olvidar nunca que sus necesidades no son las mismas que las nuestras. Por supuesto, debemos quererlo todo lo posible y darle los mejores cuidados, pero estos cuidados deben adaptarse a sus verdaderas necesidades. No hacerlo así hará que la convivencia con nuestra mascota se convierta en un problema.

Para facilitar esta convivencia, se le debe acostumbrar a tener una rutina a la hora de comer, que no se debe alterar en toda la fase de crecimiento. Como parte de esta rutina está comer solo su comida, a unas horas fijas y sin distracciones.

Para adiestrar a un perro se utilizan premios para reforzar positivamente una conducta o una acción bien realizada. Estos premios pueden ser caricias, palabras amables, croquetas (parte de la ración de su comida), suplementos nutricionales, etc.