El campus Royal Canin

EL CAMPUS ROYAL CANIN

En una localidad situada al sur de Francia, Aimargues, sobre una superficie de 24 hectáreas, se encuentra el Campus Royal Canin. Allí nacimos y allí hemos desarrollado alimentos que han marcado historia en la nutrición animal.

Desde la primera gama de alimentos para perros que tuvo en cuenta el tamaño de estos animales, hasta los alimentos especialmente formulados para razas, en los que fuimos pioneros, esas instalaciones han creado hitos que nos han permitido dar a los gatos y perros un alimento casi a la medida.

En el Campus Royal Canin, además de una fábrica de alimentos (que abastece al mercado español, entre otros países), se encuentran el laboratorio de análisis, las perreras, la gatería, el centro de investigación y desarrollo y las oficinas centrales.

Entre todas ellas, merecen una mención especial las instalaciones para gatos y perros, que están atendidos por doce cuidadores encargados de vigilar su bienestar en todo momento, incluido el tiempo de esparcimiento.

Los animales que viven en las perreras y en la gatería nos ayudan a conocer la digestibilidad y palatabilidad de nuestros alimentos, eso sí, solo realizan un “test ciego”, es decir, eligen el alimento que más les gusta entre los dos que les damos a probar, lo que a nosotros nos sirve para saber cuál es más agradable para ellos. Como no podía ser de otra forma, estas pruebas se alternan sistemáticamente con períodos de descanso, en intervalos que van de una a tres semanas.

Ellos son nuestros compañeros y amigos, y por ellos sentimos un profundo respeto. Un ejemplo de este respeto es que son invitados de honor en las oficinas de Royal Canin de todo el mundo.

Así, el Campus Royal Canin es un exponente más de nuestra misión, crear un mundo mejor para las mascotas. Por él sentimos tanto orgullo que nos lleva a querer compartirlo contigo. Por eso te animamos a que participes en nuestro concurso y puedas ganar una visita con la que poder comprobar de primera mano el cuidado con el que elaboramos nuestros alimentos para los gatos y perros. Otro de los premios es un año de alimentación gratis para tu mascota, así que no tienes excusas para no participar.

LA PERRERA Y LA GATERÍA

Fruto de la planificación y colaboración entre veterinarios y especialistas en perros y gatos  surge el diseño de las instalaciones destinadas a estos animales.

Este centro singular, aloja a 128 perros de diferentes razas y 98 gatosde 13 razas diferentes. Doce cuidadores vigilan y se dedican plenamente al bienestar de los animales. El especial diseño de las instalaciones asegura este bienestar, al que colaboran los medios que tienen los animales a su disposición: bebederos automáticos,  plumeros, juegos y música en los boxes.

Los test que se realizan sobre los animales son de digestibilidad y palatabilidad (el animal  realiza un “test ciego” al elegir entre dos alimentos). Se alternan sistemáticamente periodos de descanso (de una a tres semanas) entre los periodos de test.

EL LABORATORIO DE ANÁLISIS

El laboratorio de análisis informa al departamento de Investigación y Desarrollo. En él se llevan a cabo diferentes acciones siendo la principal el control de las materias primas que se reciben y que serán la base de elaboración del producto.

Todo ello, por supuesto, bajo  la perspectiva de mejorar la calidad de los alimentos y la capacidad de reacción de la compañía.

INVERSIÓN E INNOVACIÓN CONSTANTES

Desde hace unos cinco años, Royal Canin ha realizado auténticos cambios estratégicos, comerciales y técnicos  centrándose en la calidad.

La inversión industrial realizada por Royal Canin durante los tres últimos años (cerca de 40 millones de euros) ha hecho posible rediseñar el conjunto de fábricas para producir alimentos de primera calidad, y poseer instalaciones más modernas, innovadoras y ante todo, competitivas.

La mejora en la infraestructura de las fábricas las han convertido en centros de producción brillantes y a la vez sencillos (producción en línea y “just-in-time”, característica que evita que se produzca gran almacenamiento de producto, garantizando que llegue extremadamente fresco al punto de venta), más compactas y flexibles y mejor controladas,  aparte de proporcionar una extraordinaria capacidad de adaptación.

Considerando al personal como parte del proceso, Royal Canin ofrece a cada empleado la oportunidad de participar en la producción. El tener en cuenta la opinión de cada uno y  el compromiso de la mejora constante en el trabajo es esencial en la estrategia industrial de Royal Canin.

CALIDAD Y SOSTENIBILIDAD

Desde hace más de cuarenta años, Royal Canin elabora alimentos para perros y gatos, cuya calidad le ha llevado a ser uno de los líderes actuales del sector. La idea fue del veterinario francés Jean Cathary, quien desarrolló un alimento que le ayudara al manejo de determinados problemas de piel que veía con frecuencia en el Pastor Alemán.

Ese compromiso inicial permitió desarrollar un concepto que hoy día es un pilar para nosotros, el de la Nutrición Salud, y que supone encontrar la forma de desarrollar el máximo potencial de la salud de los perros y de los gatos mediante una nutrición lo más adaptada posible a sus necesidades particulares.

Con la máxima constante de no humanizarlos, el gato y el perro han sido y son desde entonces lo primero para Royal Canin. Este enfoque, que es muy particular y da prioridad a estas mascotas frente otros valores, sólo se consigue mediante el conocimiento y el respeto.

Precisamente este sentido del respeto hacia el gato y el perro es el que ha llevado a Royal Canin a considerar el mismo respeto hacia todo lo que tiene que ver con una alimentación equilibrada, así como todo aquello que interviene en el proceso de elaboración de los alimentos formulados para ellos.

Como no podía ser menos, la calidad es una parte fundamental de este procedimiento, calidad que afecta a las materias primas y a losprocesos de elaboración, pero también al método de distribución y al servicio directo al consumidor. Sin embargo, esta calidad resulta eficaz sólo si se corresponde con las necesidades y conocimientos de cada época.

A este respecto, ya todos somos conscientes de que los recursos naturales disponibles son limitados, por muy grande que sea el planeta, así que estamos poniendo en entredicho los actuales sistemas de producción y nuestros hábitos de consumo.

El cambio que requiere la puesta en práctica de este razonamiento pasará por incorporar al proceso de elaboración de los alimentos para perros y gatos nuevas materias primas, igual que hemos hecho en nuestra alimentación al incorporar las algas, por ejemplo, costumbre que llegó desde Asia y que era impensable en Occidente hace apenas cuatro décadas.

Es obvio que este concepto de sostenibilidad afectará también a los envases, por lo que todos ellos se fabricarán reciclables.

Pero nuestras expectativas de cambio también afectan al seno administrativo de Royal Canin, donde es fundamental evitar el despilfarro, reducir los  errores al mínimo posible en todos los procesos que intervienen en la elaboración de un alimento y eliminar todas las tareas que no contengan un valor añadido.

Esta actitud respetuosa con el medio ambiente y con nuestras mascotas debe aplicarse lo antes posible y es la única vía que garantiza un porvenir para todos, humanos y animales, sean mascotas o no. Esta es nuestra responsabilidad y para conseguirla no perderemos de vista los valores que nos distinguen de los demás ni escatimaremos en el esfuerzo diario que requiere.