Cabecera

CONTENIDO

¿Cómo conseguir mi mascota ideal?

¿Cómo conseguir mi mascota ideal?

Las formas de conseguir una mascota son, básicamente, la compra, el obsequio y la adopción. Todas ellas son igual de legítimas, solo depende de nuestro poder adquisitivo, de nuestros gustos y de nuestra escala de valores.

Independientemente del método de obtención que se elija, en el momento de la selección debemos prestar atención a varias cosas. La primera es comprobar que no hay signos de diarrea o de mucosidad en la nariz ni en los ojos, que el animal esté en su peso correcto (especialmente que no esté muy delgado si es un cachorro muy joven), que la piel no tenga descamaciones y que el pelo esté brillante, lustroso.

Por supuesto, tampoco debe haber signos de cojeras o dificultad en el movimiento y, si es un gatito o un cachorro, un comportamiento juguetón o, por el contrario, tranquilo puede ser indicativo de su futuro carácter; no obstante, es adecuado que esté muy pendiente de lo que sucede a su alrededor, nunca apático.

Si por algún motivo elegimos una mascota que no muestre un óptimo estado de salud, debemos asumir mayores responsabilidades.

Inmediatamente después de incorporar un gato o un perro a nuestra vida, debemos llevarlo al veterinario para que le haga una revisión adecuada, le identifique con el método que hayan establecido las autoridades –generalmente el microchip (si ya lo tiene, él se encarga de hacer el cambio de titular)– y nos dé las pautas más adecuadas para su salud.
 

COMPRA

COMPRA

Suele reservarse para conseguir un animal con unas características concretas, fundamentalmente raciales, que a grandes rasgos determinan su aspecto físico y su carácter. Las dos grandes vías para conseguir un animal con estas características son las tiendas y los criadores.

Hoy día en las tiendas de animales podemos encontrar todo tipo de especies, incluidos los gatos y los perros. Si esta es nuestra elección como vía para conseguir una mascota debemos dar mucha importancia al trato que dan a los animales y al estado de las instalaciones, ya que unas instalaciones sucias y descuidadas pueden ser un vector de transmisión de enfermedades y provocar estrés al animal.

Por ello, la tienda debe estar limpia y las instalaciones para los animales deben contar con espacio suficiente para moverse. Todo esto suele estar regulado por las autoridades competentes, así que es nuestra responsabilidad estar informados al respecto para saber si la tienda respeta la normativa.
 

Mejor si conocemos la procedencia del animal

Mejor si conocemos la procedencia del animal
Debemos asegurarnos de la procedencia de los animales y evitar los que procedan de criadores que no crían de forma responsable, muchas veces criadores intensivos. Hay ocasiones en que los cachorros llegan de criaderos extranjeros hacinados en los vehículos de transporte y sin haber recibido los cuidados mínimos en todo el trayecto, tales como comida y bebida. Por no hablar de los cuidados previos a su traslado, entre los que destacan un mal proceso de destete y socialización, así como la falta de vacunación para reducir el riesgo de contraer determinadas enfermedades a una edad tan sensible.

Quizá por ello, una práctica que se está extendiendo cada día más es la venta en tienda por catálogo. Esta modalidad consiste en que la tienda cuenta con un número de criadores profesionales que ponen a su disposición los cachorros que desean vender, de modo que el comprador potencial puede hacer una selección previa a través de fotografías y, si está interesado, el criador lleva al cachorro a la tienda tras concertar una cita. Así el cachorro no está en la tienda más que el tiempo estrictamente necesario, lo que supone el mayor de los beneficios, pero esto también redunda en favor de la tienda y del comprador.

La tienda es un lugar perfecto para adquirir una mascota porque se trata de un establecimiento al que también podremos recurrir para comprar todo lo que necesitemos y recibir asesoramiento posterior sobre nuestra mascota. Asimismo, si hubiera algún problema, es más fácil poder hacer una reclamación.

El criador es otra opción

El criador es otra opción
Por otro lado, podemos contactar con un criador directamente. A este respecto, existe un inmenso número de criadores responsables y expertos que se preocupan no solo por la belleza de sus ejemplares, sino por que estos conserven el carácter correspondiente a la raza (por ejemplo, que un perro de protección no sea miedoso o que un perro de pastor no sea agresivo).

Este tipo de criador suele entregar el animal adecuadamente identificado y con las pautas sanitarias correspondientes a la edad, por ejemplo, con el microchip puesto y administradas las primeras vacunas, con sus previas desparasitaciones. Asimismo, nos debe entregar un resguardo de registro para poder obtener su pedigrí.

Es muy frecuente que este tipo de criador no tenga inconveniente en recibirnos en su casa o criadero y dejarnos ver a la camada al completo, incluso a los dos padres. En este caso nos resultará más fácil ver en qué condiciones ha sido criado el animal, lo que redunda en su salud física y temperamental.

Precisamente por el celo con el que crían estas personas, no debe extrañarnos ni molestarnos que nos hagan preguntas acerca de cómo va a vivir el animal, ya que para ellos tiene suma importancia conocer el tipo de vida que llevará la mascota.

Precaución a la hora de comprar por internet

Precaución a la hora de comprar por internet

Si la compra se hace por internet, es aconsejable que no se haga ninguna reserva económica sin ver antes al animal, preferentemente en su entorno y con su madre y hermanos. Comprar un animal habiendo visto solo unas cuantas fotos y teniendo una descripción del vendedor entraña un gran riesgo, ya que finalmente pueden enviarnos a un ejemplar distinto. No estamos diciendo que seguro vayamos a ser víctimas de un engaño, ya que hay mucha gente seria que ofrece sus cachorros en las plataformas online, pero sí que extrememos las precauciones y que, si es posible, vayamos a ver al animal antes de hacer efectiva la compra o la reserva.

Al tratarse de una transacción económica, cuando compramos una mascota, sea en una tienda o directamente a un criador, además de un certificado de salud, nos deben explicar los pasos a seguir para obtener su pedigrí, dar la cartilla sanitaria (donde constan las vacunas que le han sido administradas y su número de identificación), así como las garantías ante posibles enfermedades hereditarias, un contrato de compraventa donde figuren los datos de la mascota (con el mismo número de identificación que tenga en la cartilla) y la factura correspondiente. Solo así se podrá hacer alguna reclamación que requiera la intervención de las autoridades.
 

REGALO

REGALO

Suele ser un método relativamente frecuente a la hora de conseguir una mascota y en su mayoría se trata de camadas nacidas en casa de cruces fortuitos o de aquellos propietarios que siguen considerando que la reproducción es una parte fundamental en la vida de sus mascotas, lo que es rotundamente erróneo. Estos animales suelen darse a personas del entorno más inmediato, como familiares, amigos y vecinos.

Sabemos lo tentador que es que nos ofrezcan un precioso cachorro a través de nuestro entorno más cercano, pero en este caso debemos valorarlo más, si cabe. La decisión siempre debe ser bien meditada y sopesando sinceramente los pros y los contras en su justa medida. No nos podemos permitir el lujo de hacer una elección impulsiva y a la postre equivocada, el gran perjudicado será un animal que no tiene la culpa.

Recordemos que la obtención de una mascota por esta vía es la que genera mayor número de abandonos en España. ¡Pensémoslo despacio y quedémonos con la mascota solo si estamos completamente seguros!
 

Solo si se desea de verdad

Solo si se desea de verdad

Asimismo, los cachorros que nacen de esta manera suelen ser separados de la madre mucho antes de lo que se recomienda para su salud. Por ello, cuando vayamos a quedarnos con un cachorro nacido en casa de un conocido, nunca debemos separarlo de la madre antes de las 8-10 semanas de edad. Este período es crucial para su futuro equilibrio temperamental.

Como en el caso de una compra, también es más que recomendable que llegue a nuestra casa con la primera dosis de vacunas, dado que esto reduce el riesgo de que contraiga enfermedades.

Finalmente, si queremos regalar un gato o un perro a un ser querido, antes debemos estar seguros de que esta persona lo desea de verdad. Por ello, antes de hacerlo debemos conocer con exactitud cuáles son sus deseos. Incluso, dejar que esa persona sea quien lo elija directamente.

 

ADOPCIÓN

ADOPCIÓN

La adopción es una de las vías para conseguir una mascota que va adquiriendo cada vez mayor auge, debido a la sensibilización de la población en general sobre los efectos del abandono.

Las entidades donde se pueden encontrar animales para adoptarlos pueden ser institucionales y privadas, incluso una mezcla, ya que no pocas son privadas pero cuentan con el apoyo de alguna institución oficial. Estas asociaciones de protección y ayuda a los animales están diseminadas por todo el territorio nacional y en su mayoría recogen animales de todo tipo, aunque algunas están especializadas en determinado tipo de animal, como el Galgo o el Perro de Agua Español, incluso las hay que solo se encarga de los gatos abandonados.

Por lo general, los nuevos propietarios deben hacerse cargo de los gastos generados por la mascota a la protectora en concepto de rescate o alimentación, pero esto en realidad supone un ingreso que les permite hacerse cargo de nuevos animales. En general se entregan con el compromiso de esterilizar quirúrgicamente al animal si no lo está ya, pero como los requisitos dependen de cada asociación, lo mejor en consultar con aquella que más nos guste.

Elegir un animal por esta vía tiene la compensación de saber que estamos ayudando a la asociación protectora, a la sociedad en general y, lo más importante, a un animal que ha pasado por una experiencia terrible, ser abandonado.

 

 

Pie