Salud y mantenimiento del gatito

Todo aquello que ocurra durante la etapa de crecimiento del gatito tendrá una repercusión importante en su vida adulta. Los diferentes aspectos relacionados con su salud e higiene son fundamentales (la primera visita al veterinario, la limpieza de los ojos, la esterilización, el cepillado, etc.), por eso debemos estar bien informados para poder garantizarle una buena calidad de vida.

PRIMERA VISITA AL VETERINARIO

En esta primera visita, el veterinario le hará una revisión general para comprobar su estado de salud, realizará pruebas sanguíneas para descartar enfermedades infecciosas graves, como la leucemia y la inmunodeficiencia, y nos dará las recomendaciones necesarias para una correcta alimentación.

Además, el veterinario nos indicará los cuidados necesarios relacionados con su higiene, su educación, etc. También será el momento adecuado y la persona indicada para hacer todas las preguntas que nos hayan podido surgir.

IDENTIFICACIÓN

Siempre existe la posibilidad de que un gatito o un gato adulto se pierda, y la mejor manera de que podamos recuperarlo es que esté identificado.

Actualmente el método más extendido es el microchip, que además de constituir un sistema de identificación útil cuando se pierde un gato, permite llevar un registro de la población felina. Su implantación es parecida a una inyección, queda localizado debajo de la piel y puede ser leído con un aparato especial siempre que sea necesario.

El microchip lleva un número de identificación único, que figura en un fichero asociado a los datos del propietario. De esta forma, cuando alguien encuentra un gato extraviado, puede llevarlo a una clínica veterinaria para que le pasen el lector, así podrán ver su número de identificación y contactar con la central de datos, que informará de cómo localizar al propietario.

EL GATO Y SU TERRITORIO

El gato es un animal muy ligado a su territorio. Si su entorno es estable y reúne las características necesarias, podrá tener una vida equilibrada. Por ello, debemos proporcionar al gato la posibilidad de encontrar diferentes zonas donde realizar sus distintas actividades:

  • Zona de alimentación: Debe ser un espacio tranquilo y nunca cerca de la bandeja higiénica. Es recomendable evitar la cocina y el salón para que no confunda nuestros platos y alimentos con los suyos.
  • Zona de juegos: Será la zona más grande y debe ser propicia para que jueguen, salten, trepen, etc.
  • Zona de descanso: Debe ser tranquila, cálida y cómoda; un lugar donde se sienta seguro. Suele estar próxima a una fuente de calor (radiadores, ventanas soleadas) y también es importante que esté cerca de nosotros.
  • Zona de eliminación: Es la parte de la casa donde colocaremos la bandeja de arena. Debe estar en un lugar definido, no hay que cambiarla de sitio (solo en caso necesario), en una zona tranquila y nunca cerca del alimento ni de las zonas de descanso. La arena debe estar limpia, así que habrá que cambiarla con regularidad.

UN HOGAR SEGURO PARA TU GATITO

Aunque no nos demos cuenta, existen muchos peligros dentro de casa y descuidos que pueden ser terribles para la salud de nuestro gatito. Igual que cuando hay un bebé, debemos tomar una serie de precauciones y retirar de su alcance multitud de elementos cotidianos, por ejemplo:

  • Cables y enchufes: el gatito puede jugar con ellos y mordisquearlos, por lo que puede quemarse, electrocutarse o estrangularse.
  • Bolsas de plástico: a algunos gatos les gusta esconderse dentro, pero pueden quedar atrapados y asfixiarse.
  • Plantas tóxicas: muchas de las plantas de interior y exterior que tenemos en nuestras casas son tóxicas, que pueden provocar síntomas digestivos, neurológicos, cardíacos o dermatológicos. Algunas son tan comunes como la poinsetia (flor de pascua), las hortensias, adelfas, azaleas, crisantemos y potos, por citar solo algunas.
  • Ventanas y terrazas: suponen un riesgo de caída a pesar de que disfruten mirando la calle o de que las terrazas permitan cierto acceso al exterior. Además, las ventanas abatibles pueden dejar atrapado al gato y provocar daños de distinta gravedad, pudiendo llegar a la paraplejia.
  • Agujas e hilos: jugando con el hilo enhebrado pueden tragarse al tiempo la aguja y el hilo, con los consiguientes daños internos.

Por último, recordemos que a los gatos les encanta esconderse en armarios, cajones, la lavadora y otros espacios cerrados y atractivos para ellos: estemos atentos para evitar sustos y accidentes.

EL USO DE LA BANDEJA HIGIÉNICA

Para facilitarle el uso correcto de la bandeja con el lecho absorbente debemos tener en cuenta que lo más importante no es el tipo de bandeja (que por supuesto debe ser acorde con el tamaño del gato y con el número de gatos en casa), sino su emplazamiento, por lo que elegiremos un lugar tranquilo, sin demasiado tránsito ni ruidos y de fácil acceso; un lugar “intimo” y alejado de la comida, del agua y de posibles lugares de descanso del gato.

Si acostumbramos al gatito al buen uso de la bandeja higiénica, tendremos la fortuna de no encontrarnos con desagradables sorpresas por el resto de la casa, aunque lo normal es que su instinto les haga ser merecedores de su calificativo más utilizado: son limpios.

EL CEPILLADO Y EL ASEO DEL GATITO

Junto con el sueño, el aseo es una de las grandes prioridades del gatito. Lo hacen principalmente con la lengua, pero también se ayudan con las patas: las humedecen con la lengua y así le sirve de esponja para el aseo.

Sin embargo, también es recomendable cepillarles para eliminar el pelo muerto. Esto beneficia el estado de la piel y el pelo y además ayuda a reducir la ingestión de pelo y, como consecuencia, disminuye la formación de bolas de pelo en el tracto digestivo y los trastornos asociados.

Lo mejor es acostumbrar al gatito al cepillado tan pronto como sea posible y de una manera gradual. El primer día de la rutina de cepillado tal vez solamente debamos acariciarle con el cepillo en nuestra mano, pero sin usarlo, para que acepte el cepillo como algo normal. También es bueno que termine con mimos o juego, y pronto se convertirá en un momento agradable para los dos.

BAÑOS

El baño puede ser necesario para los gatos de pelo largo, como el Persa. En cualquier caso, es conveniente acostumbrarlos al baño desde pequeños, ya que será algo habitual en su vida diaria. Una buena edad para el primer baño es a los 6 meses, cuando el gatito haya completado su vacunación.

Es importante cortarle las uñas antes, utilizar un champú específico para gatos, tener mucho cuidado con los oídos y los ojos y, al terminar, secarlo muy bien con una toalla, o con un secador si el pelo es muy largo, lo importante es asegurarse que no se resfría.

CUIDADO CON LOS OJOS

Cuanto más chatos son los gatos más lagrimean debido a que la estrechez de los conductos lagrimales no permite drenar la lágrima correctamente. De esta forma, los más afectados son los gatos Persas. Se debe limpiar la zona para evitar que la piel se irrite. Si además el gato es blanco, el exceso de lágrima suele hacer que el pelo tome un color marrón rojizo. Existen productos específicos que si se aplican con frecuencia, ayudan a reducir esa coloración.

LIMPIEZA DE OREJAS

Es recomendable limpiar los oídos al gatito una vez a la semana con gasas o toallitas específicas para ello. Si presenta una abundante secreción de aspecto desagradable y se rasca con frecuencia, debemos consultar con el veterinario. Es posible que se trate de ácaros, un parásito muy común en los gatos, que se elimina con un sencillo tratamiento y no se contagia a las personas.

Es muy importante no usar bastoncillos ni soluciones de agua o alcohol.

CUIDADO DE LA NARIZ DEL GATITO

Algunos gatos pueden tener una secreción seca en el borde de los orificios nasales que podemos limpiar fácilmente con un trozo de algodón o pañuelo de papel humedecido con agua tibia.

Importante: Si notamos que la nariz está seca o llena de mocos, debemos consultar con el veterinario.

CUIDADO DE LAS UÑAS

El corte de uñas es algo que suele desesperar a un gran número de propietarios. Al igual que para el cepillado, debemos enseñarle de forma gradual y no pretender cortar todas las uñas de una vez el primer día. Quizá lo mejor es acostumbrarle primero a tocar y manejar sus patas, después a jugar con ellas con el cortaúñas en nuestras manos y, cuando lo hayamos conseguido, cortar la primera uña. Si lo hacemos poco a poco, será una rutina plenamente aceptada.

Por otra parte, y en relación con las uñas, está el uso de un rascador como método efectivo para mantener la integridad de diversos muebles de nuestro hogar. Si acostumbramos al gato a su uso desde pequeño evitaremos problemas de convivencia.

Para que elija el rascador como zona de “afilado y marcaje” deberemos jugar con el gato utilizando una caña o pluma golpeándola contra el rascador. Mediante el juego notará que sus uñas se enganchan de maravilla y aprenderá a acudir ahí cuando sienta el impulso natural de marcar o afilarse las uñas. Con esta sencilla operación, el rascador también se impregnará de los olores de sus glándulas sudoríparas y sebáceas (que tienen entre sus dedos), lo que contribuye al uso del rascador.

CUIDADO DENTAL

Los dientes de leche aparecen de la tercera a la sexta semana de edad y serán sustituidos por los dientes definitivos a partir de los 4 meses. Ante cualquier duda durante este proceso, se debe consultar con el veterinario.

EL JUEGO

El juego es una actividad vital que permite al gatito desarrollar sus capacidades de caza, tener interrelaciones sociales y gastar energía. Es tan importante para él que lo sigue practicando cuando es adulto.

Por otro lado, teniendo presente que el gatito puede estar plácidamente descansando entre 18 y 20 horas al día, es lógico pensar que “algo” de ejercicio y juego será necesario para su desarrollo físico y “mental”.

Efectivamente, el juego, y el ejercicio que conlleva, es vital para mantener un correcto estado físico y psíquico en el gato, ya que se mantendrá más en forma y evitaremos la aparición de estrés por inactividad (el juego actúa como “ansiolítico natural” ya que permite que la curiosidad innata del gato no se vea afectada por “el aburrimiento” de una vida en un entorno cerrado).

Si fomentamos que nuestro gatito juegue de forma adecuada, es decir, con juguetes desarrollados para gatos, nunca con nuestras manos directamente, evitaremos que ataque nuestros pies, que se convierta en un gato mordedor o que realice comportamientos no deseados. El juego aporta estímulos y permite al gato cambios y nuevos escenarios en su rutina diaria.

ESTERILIZACIÓN

La edad adecuada para llevarse a cabo debe determinarla el veterinario, si bien suele realizarse a los 6 meses, incluso antes. Se trata de una práctica recomendada de forma rutinaria por los veterinarios y cada vez más extendida, gracias a los beneficios que proporciona:

  • Es el mejor método de controlar la natalidad y evitar camadas indeseadas.
  • Previene numerosas enfermedades de los órganos sexuales.
  • Reduce el riesgo de tumores de mama en las hembras.
  • Elimina los comportamientos sexuales y los instintos y ansiedad que sufren si no tienen un congénere con el que aparearse.

El veterinario no solo nos indicará el momento oportuno para llevarla a cabo, sino también el cambio de alimentación correspondiente a este nuevo estado fisiológico.

BOLAS DE PELO

Cuando el gato se lame para asearse, traga gran cantidad de pelo que puede acumularse en el aparato digestivo y provocar distintos trastornos. Este pelo se aglomera y forma bolas que con frecuencia se regurgitan, aunque otras veces provocan vómitos o estreñimiento y, en los casos más graves, obstrucción intestinal.

Para reducir el cúmulo y la formación de bolas de pelo, podemos adoptar distintas medidas que pueden ser complementarias: cepillar al gato para eliminar la mayor cantidad posible de pelo suelto, utilizar malta para evitar la acumulación de pelo en el tracto digestivo y ofrecer alimentos especiales que facilitan la eliminación natural del pelo ingerido a través de las heces.