Las 10 claves para alimentar correctamente a tu cachorro

Dar la mejor alimentación posible a nuestro cachorro no es un capricho ni carece de importancia, sino que influye directamente en su desarrollo óptimo, favoreciendo su salud y en el aumento de su esperanza de vida.

¿Sabes cómo hacerlo? Aquí tienes las diez claves para alimentar correctamente a tu cachorro.

1.Especial para perros. Sabemos que es obvio, pero debemos empezar por lo más elemental, ya que igual que nunca daríamos a un cachorro un alimento para gatos, tampoco debemos darle alimentos de consumo humano: son perfectos para nosotros, pero no para los perros, y mucho menos para los cachorros.

2.Calidad sin escatimar. La segunda clave es que el alimento del cachorro sea de calidad, lo que está determinado por la calidad de las materias primas y el tratamiento que reciben durante el proceso de elaboración. Recuerda que un alimento de calidad debe aportar todos los nutrientes esenciales, además de aquellos que a primera vista no lo son tanto pero que aportan grandes beneficios nutricionales. Estos alimentos reciben el nombre de nutracéuticos y algunos muy adecuados son los prebióticos y los condroprotectores.

  • Los alimentos de calidad también se caracterizan por su alta digestibilidad, es decir, que el organismo asimila más cantidad de nutrientes en cada ración. Esto permite que la ración sea proporcionalmente menor y que las heces sean menos voluminosas.
  • Si la digestibilidad es importante, también lo es la palatabilidad, término elegido para definir lo apetitoso que resulta el alimento, aunque no es el paladar del perro el que manda a la hora de elegirlo, sino el olfato.

3.Tamaño del cachorro. Debido a que los perros tienen muy diversos tamaños y que esta característica hace que cada uno tenga unas necesidades nutricionales muy concretas, el alimento del cachorro debe elegirse según su tamaño de adulto. La clasificación que hemos hecho en Royal Canin es de cinco tamaños: Miniatura o X-Small, perros hasta 4 kilos de peso adulto; Pequeños o Mini, perros hasta 10 kilos de peso adulto; Medianos o Medium, perros entre 11 y 25 kilos de peso adulto; Grandes o Maxi, perros entre 26 y 44 kilos de peso adulto, y Gigante o Giant, categoría para perros cuyo peso supere los 46 kilos una vez hayan alcanzado su edad adulta.

4.Raza del cachorro. Algunas razas son tan especiales que presentan ciertas particularidades que determinan unas necesidades nutricionales específicas. Incluso para algunas de ellas se recomienda este tipo de alimentación desde que son cachorros. Este sería el caso del Bulldog Inglés, el Pastor Alemán o el Rottweiler, pero hay muchas más. Consulta en la sección Breed Health Nutrition las razas que necesitan un alimento adaptado cuando son cachorros.

5.Edad del cachorro. Desde su nacimiento, los cachorros pasan por distintas fases de crecimiento. A partir de los 2 meses de edad, los cachorros necesitan un alimento formulado especialmente para ellos hasta que se hacen adultos. Los únicos que se saltan esta regla son los cachorros de razas gigantes, que tienen “dos infancias”: de los 2 hasta los 8 meses y de los 8 meses hasta los 18/24 meses, según cada perro.

6.Respeta la ración recomendada. No porque el cachorro coma más de un alimento de alta calidad va a estar mejor alimentado, más bien al contrario. Para asegurarnos de que alimentamos correctamente a nuestro cachorro debemos respetar la ración recomendada según su peso estimado de adulto, que se va ajustando según va creciendo. Por cierto, verás que según se va haciendo mayor la ración diaria debe disminuir ligeramente; esto se debe a que el cachorro sigue necesitando un alimento muy rico en nutrientes pero ya no en la misma cantidad.

  • La ración diaria también debe ajustarse a la cantidad de ejercicio, con lo que un cachorro que hace mucho ejercicio debe comer algo más. Eso sí, los cachorros  tienen sus limitaciones a la hora de realizar esfuerzos intensos. ¡Sé prudente y respeta su tiempo de descanso, que para él es tan primordial como jugar!

7.Horarios fijos. Todos los perros, y los cachorros no son una excepción, necesitan unas rutinas lo más homogéneas posible en todos los ámbitos de su vida, incluidos los horarios de alimentación. Un cachorro que come siempre a las mismas horas del día será menos ansioso, ya que acaba aprendiendo que su comida es puntual. ¡Ah!, dar el alimento en el mismo recipiente y en el mismo lugar todos los días ayuda a crear rutinas alimentarias saludables.

8.Adiós a los suplementos. Si un cachorro recibe un alimento de alta calidad adaptado a su edad y tamaño, no necesita ningún aporte extra de ningún nutriente. Especialmente peligroso es el aporte adicional de calcio y pasarse con los premios que suponen un aporte extra de calorías.

9.¿Picar de nuestro alimento? ¡Jamás! No te dejes seducir por su carita de pena mientras comes o porque te pide. Si caes en la tentación estarás perdido para siempre, ya que eliminar el hábito de pedir comida es uno de los más difíciles de corregir. Además, tampoco están adaptados a sus necesidades. Fíjate si es importante que lo hemos tratado en el primer punto.

10.Agua, que no falte. Según los nutricionistas el agua es un nutriente, y uno de los principales, por ello lo tratamos en este apartado. Recuerda que los cachorros pueden deshidratarse más fácilmente que los perros adultos, así que siempre deben tener agua limpia y fresca a su disposición. Por este motivo, lleva agua contigo cuando salgas con tu cachorro, especialmente ahora que empieza el calor intenso.

Si quieres conocer cuál es el alimento más adecuado para tu cachorro, te recomendamos nuestro Buscador nutricional o consultar alimentos específicos Vet Care Nutrition Dog dentro de nuestra gama veterinaria fisiológica para perros.