5 razones para identificar a tu perro con microchip

Microchip: 5 razones de por qué tu perro debería llevarloCuando nos responsabilizamos del cuidado de un perro debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano por su bienestar. Esto incluye proporcionarle la seguridad que necesita y que, por supuesto, merece.

La prevención siempre es necesaria pero todavía más para los que realizan actividades al aire libre y suelen viajar con sus más fieles compañeros. Aquí encontrarás 5 razones para ponérselo, aunque solo necesitas una: puede ser su billete de vuelta a casa.

  1. Es inocuo y no le molesta. El microchip está contenido en una cápsula de vidrio de un grosor como un grano de arroz y una longitud de centímetro y medio que el veterinario “inyecta” bajo la piel del cuello. El microchip identifica permanente al animal con un número de microchip mundial único de 15 dígitos.
  2. No acarrea más molestias que cuando se coloca. Es muy rápido, un pinchazo basta, y no se precisa anestesia. Su resistencia hace que dure para siempre identificando inalterable e inequívocamente a la mascota. Los datos asociados al identificador del animal pueden ser modificados por un veterinario: cambio de domicilio, de propietario…
  3. Es una manera económica de garantizar la tranquilidad en la familia ante una pérdida nunca deseada. Se suele hacer a partir de los tres meses coincidiendo con la vacunación contra la rabia. El precio por implantarlo puede oscilar pero está en torno a los 30 euros. Su verificación la pueden hacer tanto veterinarios como las autoridades competentes.
  4. Evitan usos indebidos del pedigrí del animal permitiendo la “trazabilidad” de sus orígenes. La identificación con el microchip ayuda a las personas responsables a identificar la procedencia del perro y así poder detectar cualquier irregularidad en la que podrían caer algunos supuestos criadores/vendedores.
  5. Su uso es común y en la Unión Europea está bastante extendida la preocupación por las mascotas. Son muchos los países que tienen un acuerdo de colaboración para la compartición de las bases de datos, lo que permite ampliar el ámbito de búsqueda, en caso de robo o desaparición, más allá del ámbito local. Para estos casos, se puede recurrir al registro de mascotas europeas europetnet.

En España es obligatorio el registro y la identificación del perro, labor que recae en los municipios. Cada comunidad autónoma desarrolla su normativa en cuanto a la obligatoriedad del chip y tu profesional veterinario te informará debidamente de cualquier aspecto que debas tener en cuenta.