La alimentación del gatito, primordial

La alimentación del gatito es primordial desde el mismo nacimiento

Desde el momento mismo del nacimiento, la alimentación del gatito es fundamental. No obstante, ya que una vez realizado el destete la alimentación depende directamente de nosotros, veamos qué se debe tener en cuenta a la hora de elegir un alimento.

A partir del destete, el aparato digestivo del gatito, que ha ido evolucionando para dejar de tomar leche, necesita un nuevo alimento. El nuevo alimento para gatitos debe ser capaz de satisfacer todas sus necesidades nutricionales, que son diferentes entre los 2 y los 4 meses de edad, así como entre los 4 y los 12 meses de edad.

Durante la etapa que va de los 2 a los 4 meses de edad, el gatito experimenta un crecimiento muy rápido, por lo que sus necesidades nutricionales son muy elevadas, especialmente en lo que respecta a las proteínas y a las grasas. También es muy importante tener en cuenta que su aparato digestivo todavía es inmaduro, por lo que el alimento debe ser lo más digestible posible.

Otro de los aspectos primordiales de un alimento para gatitos es que fomente el óptimo funcionamiento de su sistema inmunitario, dado que no está desarrollado plenamente y ha dejado de recibir las defensas que le llegaban a través de la leche materna.

Es muy importante mantener la alimentación específica hasta los 4 meses de edad porque es cuando se produce el pico de crecimiento; solo a partir de esa edad deja de ser tan intenso.

Por supuesto, el alimento del gatito a partir de los 4 meses de edad también debe ser muy digestible, por lo que es conveniente que contenga proteínas y almidones de alta digestibilidad, además de fibras que ayuden a mantener el tránsito intestinal y el equilibrio de la flora intestinal.

En toda esta fase no debe bajarse la guardia en cuanto al cuidado del sistema inmunitario, por lo que también en estos alimentos cuidan su desarrollo con antioxidantes. A este respecto, están comprobados los beneficios de un complejo a base de vitamina C, vitamina E, taurina y luteína, ya que aumenta la producción de anticuerpos como respuesta a las vacunas.

El siguiente cambio de alimentación de un gatito se debería hacer cuando alcanza la madurez, hacia los 12 meses de edad. No obstante, si antes es castrado, hay que darle un alimento adaptado a esta nueva condición. Dicho alimento para gatitos esterilizados debe contener todos los nutrientes adecuados para su desarrollo completo pero con un aporte menor de calorías, con el fin de evitar en lo posible el aumento de peso, y capaz de hacer que la orina esté más diluida y sea más ácida, debido al mayor riesgo de formación de cálculos urinarios.

Ya solo nos queda recordarte que al principio siempre se debe respetar la ración máxima recomendada e irla ajustando según se vea la evolución del gatito, ya que si aumenta de peso es que está recibiendo más nutrientes de los que consume. Esto es fundamental a la hora de impedir que tenga sobrepeso, un trastorno que luego es muy difícil de corregir.

Si tu gatito recibe un alimento de alta calidad adaptado a sus necesidades nutricionales y nunca le falta agua limpia y fresca, tiene mayores probabilidades de crecer sano y fuerte.