¿Alimentos caseros o preparados industriales?

Alimentos caseros o preparados industrialesLa comida casera será adecuada siempre que responda a las particularidades del gato, es decir que se adapte a su edad, a su grado de actividad, a su estado fisiológico, a la raza y se racione en su justa medida.

Todo esto implica un profundo conocimiento del metabolismo y necesidades nutricionales del gato, disponer de los medios para equilibrar una ración casera y tiempo para su elaboración diaria. Los posibles errores al emplear la comida casera son la administración de las sobras de los alimentos de las personas, equiparar la alimentación del gato con la humana y el aporte inadecuado, por exceso o defecto, de vitaminas y minerales.

Dadas las consecuencias de los desequilibrios nutricionales que pueden derivarse de una alimentación casera inadecuada, la mejor opción es proporcionar al gato un alimento comercial de buena calidad y que esté especialmente formulado según sus necesidades particulares.

Estos productos contienen materias primas de elevada calidad y en la proporción adecuada, lo que les convierte en una alimentación equilibrada, completa y cómoda que asegura un buen estado físico y mantiene la vitalidad del gato durante toda su vida.