Alimentos para el control de peso del gato

Alimentos para el control de peso del gatoPor todos es sabido que el sobrepeso se produce por un desequilibrio entre la cantidad de energía que se ingiere y la que se gasta. Por ello, es imprescindible proporcionar el alimento adecuado a las necesidades energéticas del gato, facilitar la ración diaria recomendada y mantener cierto nivel de actividad, si bien este último punto no es tanto para gastar más energía como para mantener la masa muscular.

Si el gato ya tiene sobrepeso, es necesario darle una dieta específica de adelgazamiento, que nunca debe consistir en reducir la ración de su alimento habitual, ya que con ello se reduce también el aporte de todos los nutrientes, lo que a su vez puede provocar un déficit nutricional. Por supuesto, junto con el alimento específico para la pérdida de peso, se debe aumentar en la medida de lo posible el ejercicio diario y ser muy rigurosos con la ración total diaria.

Los alimentos para perder peso deben cumplir varios requisitos: facilitar un menor aporte energético (para ello se reduce el nivel de grasa) e incluir L-carnitina (favorece la combustión de las grasas). Asimismo, se suele aumentar la cantidad de proteínas (son menos energéticas que las grasas y permiten mantener la masa muscular) y la cantidad de fibra (es la que menos energía aporta y aumenta la sensación de saciedad). A este respecto, los tipos de fibra que incorporan los alimentos para perder peso son diferentes, algunos de ellos con una gran capacidad de absorber agua, como el psyllium.

La densidad de la croqueta también es importante en los alimentos formulados para la pérdida de peso, ya que cuando es baja se consigue que la ración sea más voluminosa, algo fundamental para aumentar la sensación de saciedad.

Como en los gatos obesos se produce una sobrecarga articular mayor, los alimentos para el control del peso incorporan glucosamina y condroitina, que son dos tipos de condroprotectores. Por otro lado, el aporte de ácidos grasos y de vitaminas debe ser adecuado para mantener el buen estado de la piel y el pelo.

Finalmente, un buen alimento para el control de la obesidad debe tener la mayor palatabilidad posible, máxime porque con frecuencia los gatos obesos están acostumbrados a tomar todo tipo de alimentos suculentos.

Como el sobrepeso es una patología, el proceso de pérdida de peso debe supervisarlo un veterinario, quien no solo determinará el alimento más indicado, sino también la ración más adecuada según el porcentaje de peso que debe perder. Sin embargo, la implicación sincera del propietario (y de todo el entorno del gato) es primordial; sin esto, no sirve de nada todo lo demás.