¿Por qué alimentos especiales para razas de gatos?

¿Por qué alimentos especiales para razas de gatos?Con el fin de proporcionar a los gatos una alimentación cada vez más adecuada a sus necesidades particulares se formulan alimentos teniendo en  cuenta la edad, el estilo de vida y las posibles sensibilidades. A todos estos criterios que afectan al avance en el desarrollo de una alimentación a medida hay que añadir el de tener en cuenta las necesidades propias de una raza y desarrollar un alimento que las cubra al máximo.

A este respecto, la raza puede llevar asociadas algunas particularidades fisiológicas y un mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades, conclusiones a las que se llega mediante la investigación, que también determinan que según la raza, la forma de comer en cuanto a la velocidad de ingestión y el tipo de prensión del alimento.

A este respecto, el gato Persa, con un hocico muy chato (braquicéfalo), tiene grandes dificultades para atrapar las croquetas con los dientes o los labios y utilizan sobre todo la lengua en el modo de prensión sublingual. Por su parte, el Siamés emplea los incisivos practicando el modo de prensión “en excavadora”. Dadas estas diferencias, el diseño de la croqueta es totalmente distinto para estas dos razas, de modo que para el Persa se comprobó que la forma ideal es almendrada y que para el Siamés era mejor una croqueta cilíndrica atravesada por un agujero, que además ayuda a ralentizar la velocidad de ingestión de estos gatos, que tienden a comer demasiado rápido.

Aunque la forma de la croqueta tiene su importancia también para el Maine Coon, el British o el Sphynx, no podemos olvidar la composición específica de cada alimento. A este respecto, el profundo estudio de las características de cada raza permite crear alimentos adaptados específicamente a sus necesidades nutricionales y sus sensibilidades. Tal es el caso de la predisposición del Maine Coon a padecer de cardiopatía hipertrófica o el elevado aporte calórico que requiere el Shynx, necesario para mantener su temperatura corporal. Lo mismo pasa con las necesidades del Persa para poder expresar toda la belleza de su pelaje o del Bosque de Noruega para conseguir el doble manto impermeable que le caracteriza.

Otro aspecto que tienen en cuenta los alimentos para razas es la complexión de cada una de ellas. Por ello, el alimento para el Siamés, un gato muy estilizado, ayuda a preservar su musculatura y su figura esbelta y el alimento para el British Shorthair aporta cuidados extras a las articulaciones, ya que se trata de una raza muy corpulenta.

En definitiva, los alimentos específicos para gatos de raza no solamente ofrecen una croqueta exclusiva, sino que tienen en cuenta las necesidades nutricionales propias de la raza, que es la verdadera finalidad de un alimento de calidad.