¡Atentos a nuestro gato!

¡Atentos a nuestro gato!

Los gatos son grandes especialistas del disimulo. Es posible que padezcan graves enfermedades y que nosotros ni lo sospechemos.

Las señales que manifiestan los gatos pueden ser muy sutiles y pasar fácilmente desapercibidas, por eso siempre debemos observar atentamente los siguientes aspectos:

Comportamiento:

  • ¿Es normal, o está deprimido, excitado, buscando atención o evitando el contacto?

Apetito y sed:

  • ¿Ha aumentado o disminuido?

Micciones:

  • ¿Nos parece que el gato siente dolor o dificultad al orinar?
  • ¿Se ha producido algún cambio en la frecuencia o en la localización de las micciones (por ejemplo fuera de la bandeja)?
  • ¿Hay algún cambio en el aspecto u olor de la orina?

Heces:

  • ¿Observamos dolor o dificultad al defecar?
  • ¿Ha cambiado la frecuencia, el aspecto o la localización de las deposiciones?
  • ¿Está estreñido?

Postura, actividad o actitud (los siguientes signos pueden ser síntomas de dolor):

  • ¿Está encorvado o de cuclillas?
  • ¿Ha disminuido su actividad y la interacción con las personas u otros animales?
  • ¿Pasa más tiempo dormido o descansando?
  • ¿Se asea menos?
  • ¿Se esconde?
  • ¿Se muestra reacio a usar la bandeja?

La observación de estos puntos nos permitirá darnos cuenta de que algo no va bien y proporcionará una valiosa información al veterinario, en caso de que sea necesario.