Beneficios de convivir con un gato

beneficios-de-convivir-con-un-gato

Son innumerables las razones para tener un gato, no sólo porque lo digan quienes ya tienen uno, sino que también son muchos los estudios que se han llevado a cabo en las últimas décadas sobre la compatibilidad entre el ser humano y el gato.

En este sentido, una de las entidades pioneras es Waltham Center for Pet Nutrition (Centro Waltham para la Nutrición de la Mascota), situado en Leicestershire, Reino Unido, y cuya actividad supera ya los cincuenta años.

Asimismo, son numerosísimas las universidades de los cinco continentes que han realizado algún tipo de estudio al respecto y en todos ellos se concluye que el beneficio de tener una mascota afecta tanto sobre la salud del cuerpo como sobre la de la mente.

Beneficios sobre la salud del cuerpo

¿Te sorprendería saber que convivir con un gato contribuye a mantener la movilidad, a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y a mejorar el funcionamiento del sistema inmunitario, incluso que tiene una función preventiva? Pues así es.

Tener un gato mejora la salud de nuestro cuerpo…

  • Porque posee una función preventiva incalculable, ya que al convivir con él nuestro sistema inmunitario está más activo que si no lo tuviéramos.
  • Porque el contacto físico con el gato disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y ataques al corazón al reducir la presión arterial sistólica, así como los niveles de triglicéridos y colesterol. También está avalado que los propietarios de gatos que sufren un ataque al corazón tienen mayor tasa de supervivencia que quienes no lo tienen.
  • Porque mejora nuestro estado físico, ya que el simple hecho de acariciar al gato, cepillarle el pelo o dispensarle algún otro cuidado contribuye al mantenimiento de la movilidad.

Beneficios sobre la salud de la mente

Si la salud de nuestro cuerpo mejora al vivir con un gato, nuestra salud mental no se queda atrás –en no pocas ocasiones las dos están muy unidas–. Hay varias razones, pero seguro que esta te va a sorprender: basta con mirar a un gato para que mejore nuestro estado de ánimo.

Tener un gato mejora la salud de nuestra mente…

  • Porque acariciarlo reduce el estrés. Además, un estudio realizado en 2002 en la Universidad Estatal de Nueva York, en Estados Unidos, concluye que la gente sufre menos estrés al realizar una tarea estresante cuando sus gatos están con ellos que cuando está alguna persona cercana a su entorno.
  • Porque no sólo mejora los estados depresivos, sino que los propietarios de gatos tienen menos riesgo de sufrir una depresión. Quienes ya han entrado en un proceso depresivo pueden mejorar al tener que cuidar de un gato –reduce la obsesión por los problemas propios– y al recibir ese cariño incondicional que las mascotas saben dar como nadie; incluso, para algunos pacientes, el animal de compañía es más eficaz que la medicación porque la relación con la mascota genera mayor producción de oxitocina, llamada “la hormona del amor” o “del placer”.
  • Porque mejora nuestra relación con el mundo exterior, es decir, el contacto con otras personas, entre otras cosas porque está demostrado que los propietarios de gatos creen que quienes tienen mascotas en general son más amables, así que el simple comentario de tener un gatofomenta las relaciones entre personas que no se conocen.
beneficios-de-tener-un-gato-interior

Beneficios para los niños y las personas mayores

Cualquiera de nosotros puede beneficiarse de la convivencia con un gato, pero hay dos grupos de población para cuya salud resulta especialmente importante, los niños y las personas mayores.

Tener un gato es bueno para los niños…

  • Porque aumenta su resistencia inmunitaria, de hecho, los que no tienen mascotas faltan a la escuela tres semanas más cada año que quienes sí las tienen. A su vez, cuantos más animales domésticos tiene un niño, menos alergias desarrolla tanto durante su infancia como cuando llega a la edad adulta.
  • Porque los cuidados de un gato pueden alentar a los niños(especialmente a los que tienen déficit de atención e hiperactividad) a centrar su atención y a aprender a cuidar de él, lo que también supone un buen aprendizaje a la hora de asumir responsabilidades, a compartir y a comprender lo que significa el respeto por la vida y otros seres.
  • Porque en los niños con problemas graves, tales como el autismo (animales para niños autistas), las mascotas cobran mayor importancia debido a que estos niños interactúan con los animales domésticos más cómodamente, lo que puede promover que después interactúen con el resto del entorno.
  • Porque mejora la capacidad lingüística infantil al tener el hábito de hablar con ellos. Precisamente por este motivo, son más numerosos los niños tartamudos que no tienen mascota que aquellos que sí la tienen.
  • Como ves, son muchos los argumentos para que un niño tenga un gato como mascota. Ahora bien, ¿te surge la duda de cuáles son las mejores razas de gatos para niños?, ¿cómo es el gato ideal para un niño? Tienes las respuestas a estas preguntas en “Cómo elegir el gato adecuado para mí”. Claro que antes debes conocer qué cosas son importantes para saber si el gato es la mejor mascota para un niño, para lo que te recomendamos nuestro artículo “La mejor mascota para los niños”.

Tener un gato es bueno para las personas mayores…

  • Porque aumenta su autoestima y el sentimiento de utilidad, sobre todo para quienes viven solos. En este caso, el gato les aporta un foco de atención suficientemente importante, al tiempo que una gran compañía. Para que las personas mayores se animen a tener un gato, es primordial que cuenten con el apoyo familiar, especialmente si la preocupación es que alguien cuide de su mascota en caso de que les pase algo. Tienes más información sobre los beneficios que supone tener una mascota para los ancianos en nuestro artículo “Zooterapia y tenencia de gatos en personas mayores”.

Beneficios para la sociedad

Los gatos también resultan beneficiosos para la sociedad en general porque pueden ser de gran utilidad en la terapia asistida con animales, que surgió por casualidad en la consulta de un psiquiatra infantil mientras atendía a un niño autista cuando su perro también estaba allí.

Desde entonces hasta hoy se han ido incorporando todo tipo de animales, no sólo los gatos, sino también delfines y caballos.

Este tipo de terapia en el que la intervención de los animales resulta fundamental también es eficaz para el manejo del dolor en los hospitales: los pacientes que reciben este tipo de terapia mientras se recuperan de una cirugía necesitan menos de la mitad de medicamentos para el dolor, según un estudio de la Universidad de Loyola, en Sevilla.

Finalmente, está contrastado que tener mascotas en el trabajo reduce el estrés en el trabajador, por lo que cada vez son más las empresas que permiten a sus empleados llevar a sus mascotas al trabajo, como es el caso de Royal Canin, para quien el conocimiento y el respeto por los animales son fundamentales.