Bosque de Noruega

Bosque de Noruega

Cuentan las leyendas escandinavas, de donde procede este maravilloso gato, que Thor, el más poderoso de los dioses, no pudo levantarlo (tal es su tamaño), y Freya, la diosa del amor y de la fecundidad, conducía un carro tirado por estos gatos.

No obstante, los verdaderos orígenes de este gato de los bosques son todo un enigma, y se especula con que los vikingos los introdujeran desde Asia Menor para cazar las ratas que infestaban sus poblados.

Independientemente de dónde llegara, la evolución natural en un lugar tan frío hizo que este gato tuviera un manto semilargo, muy denso e impermeable. Solo con el paso del tiempo, ya en el siglo XX, algunos criadores noruegos empezaron a seleccionar a este gato de granja y eligieron para él el nombre con el que hoy lo conocemos: el gato Bosque de Noruega, la adaptación española de Gato de los Bosques de Noruega.

Este gato destaca por su gran tamaño, algunos machos pueden llegar a pesar 9 kilos sin atisbo de sobrepeso, ya que posee un cuerpo alargado y musculoso, con una osamenta considerable y el pecho moderadamente ancho y redondeado. Todo ello le da un aspectorobusto y potente que fascina nada más verlo.

La cabeza del Bosque de Noruega es una de sus señas de identidad: triangular, con un perfil largo y recto y una mandíbula fuerte, que está alineada con la línea exterior de las orejas.

Si en su cabeza destaca la forma triangular, tampoco pasan inadvertidos sus ojos grandes, ligeramente almendrados y oblicuos, de color verde o dorado, preferentemente, si bien en el estándar cualquier color está contemplado.

Sus orígenes escandinavos le han dotado de un manto semilargo y denso como pocos, perfectamente capaz de protegerlo de las temperaturas más bajas y de la humedad, ya que es impermeable. Esto le proporciona una gran belleza agreste, pero exige algún que otro cuidado extra, como un cepillado periódico, más frecuente en épocas de muda, y un alimento que le ayude a evitar las bolas de pelo.

Es obvio que lo primero que nos llama la atención del Bosque de Noruega es su rotunda belleza silvestre, pero no se puede pasar por alto un carácter muy seguro de sí mismo, sociable, de trato muy fácil y juguetón, a la vez que tranquilo y poco asustadizo.

Esta raza tiene unas características tan peculiares que necesita una nutrición específica que las tenga en cuenta: un pelaje exuberante, que le predispone a la formación de bolas de pelo; un tamaño imponente, que agradece un aporte extra de condroprotectores; cierta tendencia al sobrepeso, por lo que el alimento debe tener muy bien medido el aporte energético, y una mandíbula única, que agradece unas croquetas adaptadas en tamaño y textura, lo que Royal Canin ha tenido en cuenta.