Mi perro tiene fiebre, ¿qué puedo hacer?

Perro con fiebre labrador tumbadoLa temperatura normal del perro está entre los 38 y los 39 ºC, así que se considera que el perro tiene fiebre cuando su temperatura corporal supera los 39 ºC. Eso sí, los cachorros, las hembras a punto de parir y los perros mayores pueden no tener la temperatura media habitual.

La fiebre puede ser un signo de que algo está fallando en la salud del perro, así que es muy importante darse cuenta de que el perro tiene fiebre para poder actuar lo antes posible y poner solución al problema.

¿Qué produce la fiebre en el perro?

Las causas de la fiebre son muchas, ya que es uno de los mecanismos que el organismo pone en marcha para protegerse. Es decir, el cuerpo aumenta su temperatura como una medida muy eficaz de su sistema inmunitario para protegerse de un patógeno.

La fiebre también se puede producir por algún fallo del propio organismo, por lo que se impone la visita al veterinario para que valore todos aquellos aspectos que sólo él está cualificado para considerar.

Causas de fiebre más comunes:

  • Una infección (bacteriana o vírica).
  • Un golpe de calor.
  • Reacción a una vacuna.
  • Ingestión de algún producto tóxico, incluidas algunas plantas.

Signos de que el perro puede tener fiebre

A pesar de que la fiebre suele indicar que algo no va bien en el cuerpo, son muchos los perros que tienen fiebre y no muestran ningún signo. Otros, en cambio, pueden mostrar temblores intensos y vomitar.

Aun así, los signos de fiebre más comunes son:

  • Nariz seca y muy caliente.
  • Falta de apetito.
  • Actitud decaída, apática, con más sueño de lo habitual.

¿Cómo tomar la temperatura del perro?

La mejor manera de medir la temperatura es con un termómetro especial para la vía rectal. Asegúrate de lubricarlo antes para que entre fácilmente y de que el perro se esté lo más quieto posible durante todo el proceso.

Como hoy día la mayoría de los termómetros rectales son digitales y relativamente flexibles, no entrañan peligro para el perro; sin embargo, los de mercurio y rígidos se pueden romper. Por eso, nunca, jamás, utilices un termómetro convencional para medir la temperatura del recto de tu perro si no está ideado para ese fin.

El tiempo mínimo que el termómetro debe estar en el recto es de dos minutos, pero si usas un termómetro digital tendrás que esperar a que suene el temporizador indicándote que ya ha terminado de medir la temperatura.

Si quieres saber con más detalle cómo medir la temperatura de tu perro, te recomendamos que veas nuestro vídeo.

¿Qué hacer cuando un perro tiene fiebre?

Si has comprobado que tu perro tiene entre 39 y 41 grados de temperatura corporal, debes llevarlo al veterinario cuanto antes, pero si supera los 41 ºC estás ante una urgencia veterinaria.

El único cualificado para elegir el modo de bajar la fiebre del perro es el veterinario, entre otras cosas porque la fiebre no es una enfermedad, sino un síntoma que requiere un análisis profundo para averiguar las causas que la producen.

Sólo de manera provisional y hasta que lo vea un veterinario, puedes humedecer periódicamente la piel del abdomen, las ingles y las axilas. De esta manera la temperatura debería bajar en unos minutos, pero rápido vuelve a subir.

Tampoco des un medicamento al perro para bajarle la fiebre si no te lo recomienda un veterinario y jamás des paracetamol o ibuprofeno al perro porque son tóxicos para él.

Mi perro tiene problemas renales, ¿qué debo hacer?

Perro de frente ilustrando el artículo sobre salud renal en perrosLos perros necesitan limpiar su sangre de los desechos que produce su metabolismo, exactamente como nosotros. Entre todos estos desechos, algunos son hidrosolubles, en cuyo caso, los órganos encargados de su limpieza son los riñones. (más…)

Salud articular en los perros

¡Cómo nos gusta ver correr y jugar a nuestro perro incansablemente y cómo nos gustaría que esto fuera así siempre!

Sin embargo, como ser vivo que es, nuestro perro pude tener algún problema de movilidad a lo largo de su vida, por ejemplo, debido a un traumatismo.

(más…)

Las alergias y enfermedades primaverales acechan durante el cambio de estación… ¡Presta atención!

Alergias y enfermedades primaverales del perro en primaveraCon el estreno de la nueva primavera llegan el sol, los campos verdes y algún que otro “visitante” no deseado.  (más…)

Si se rasca… actúa

¿Exceso de rascado en tu perro? ¡Consulta ante cualquier sospecha!En ocasiones resulta complicado detectar con exactitud cuál es la razón de un exceso de rascado por parte del perro. Se puede deber a múltiples causas y todas las conoce tu veterinario. ¡Consúltale ante cualquier sospecha!

Consulta con un especialista si tu perro manifiesta alguna de las siguientes afecciones:
(más…)

¡Qué pelo tan bonito!

¡Qué pelo tan bonito!

Una de las primeras cosas en que nos fijamos los amantes de los perros es en su pelo, especialmente cuando está brillante, con el lustre propio de la salud.

Quizá podamos pensar que el dueño le aplica algún producto cosmético para conseguirlo, pero la clave de esa belleza no está ahí, aunque puede ayudar, sino que está en la alimentación que recibe el perro, ya que es la fuente que abastece al organismo de todos los elementos necesarios para mantenerse en óptimas condiciones.

Lógicamente, no hay pelo sano y brillante si no hay también una piel sana. Por esta razón, los alimentos incorporan los nutrientes que intervienen en la salud de la piel y, por tanto, del pelo.

Para ser conscientes de la importancia que tiene la salud de la piel para la salud del perro, debemos saber que la piel es el órgano más extenso del organismo –representa el 12 por ciento del peso de un perro adulto– y además de actuar como una auténtica barreraentre el animal y el entorno, desempeña otras funciones, como sensorial (percibir el frío, el picor, etc.), la de secreción de diversos elementos necesarios para su mantenimiento o la de almacén de agua y vitaminas.

La piel también desempeña una función inmunitaria, por lo que está conectada directamente con el sistema defensivo, que mantiene a raya a los agentes potencialmente nocivos, como los virus y las bacterias.

La nutrición también contribuye a mantener y potenciar las cualidades naturales del pelo, esas que forman parte de su herencia genética, tales como la longitud, el brillo y la pigmentación.

Algunos nutrientes ayudan de manera significativa a mejorar la belleza del pelaje, como los ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega 6. Además, son fundamentales para mantener una piel flexible y unas defensas eficaces frente a las agresiones externas.

No obstante, aunque el perro reciba un buen alimento, con todos los nutrientes necesarios para la salud de la piel, es posible que aparezcan síntomas como el picor o ligeras descamaciones, para lo que hay alimentos específicos con un aporte extra de nutrientes especiales para la piel.

Asimismo, en algunos casos de enfermedad o lesión cutánea dar un alimento específico también puede facilitar la reparación y la recuperación de la piel. Eso sí, antes es conveniente consultar con el veterinario, quien determinará la gravedad y la mejor solución.

¡Al agua, perros!

¡Al agua, perros! Cuestiones básicas a las que debes prestar atención

Parece que el agua ejerce una especial atracción para la mayoría de los perros, especialmente en la época calurosa.

Si el tuyo es uno de ellos, son varias las cuestiones básicas a las que debes prestar atención. La primera de ellas es muy obvia, mantenerlo controlado, ya que son frecuentes los accidentes debidos a esta causa.  Algunos despistes pueden no tener la menor consecuencia, pero ¿qué pasa si el perro se lanza a un río en una zona con fuertes corrientes y no consigue alcanzar la orilla? Que puede tener el peor de los finales.

También es importante saber si el sitio “acuático donde vamos” admite la estancia de perros, incluso su baño, ya que son innumerables las playas y los pantanos españoles que no los admiten durante la época estival.

En caso de que el perro se pueda bañar en alguna piscina, recuerda la necesidad de que esta cuente con escalones sumergidos, a los que el perro pueda llegar y posarse para salir… Si se trata de una piscina sin este tipo de escalera y el perro se tira al agua sin que nadie se dé cuenta, puede morir ahogado tras desfallecer por no poder salir del agua.

Además de estas precauciones, una vez que el perro se baña debemos proporcionarle unos cuidados. El primero de ellos, que no permanezca mojado mucho tiempo; si es necesario, por ejemplo, tras un baño a última hora de la tarde, le secaremos con algún método artificial, ya que no solo corre el riesgo de enfriarse si llega la noche y todavía está mojado, sino que la piel puede acabar dañada por el exceso de humedad.

Si el perro se ha bañado en el mar, es imprescindible aclararle con agua “dulce”, de lo contario, el salitre del agua le puede producir irritaciones en la piel que después requerirán cuidados más complicados.

También el agua del mar puede irritarle los ojos, por lo que si estos siguen enrojecidos transcurrido un tiempo tras el baño, te recomendamos que lo consultes con un veterinario.

Por supuesto, si estás de vacaciones en una playa donde el perro puede bañarse, no es necesario que le bañes con champú todos los días, sino que basta con que le aclares con agua limpia no salina. Eso sí, un buen baño con champú y acondicionador es imprescindible al final de la temporada.

Sobra decir que si el perro se sumerge en agua sucia o contaminada, también debes bañarle concienzudamente para eliminar los restos potencialmente patógenos. Tampoco hace falta recordarte el riesgo que supone para su salud que la ingiera. Por ello, al menor síntoma de trastorno gastrointestinal o irritación en la piel es obligatoria la consulta con un veterinario.

Recuerda, también, los plazos de los baños que te indique el veterinario tras una vacunación, especialmente en los cachorros, ya que una bajada de defensas en este proceso puede resultar fatal.

Parásitos internos

Parásitos internos del perro: cestodos, áscaris, dirofilaria, tenias, dirofilaria

Existen un buen número de parásitos internos que afectan al perro. La mayoría influyen sobre el aparato digestivo en alguna de sus partes, pero también los hay que afectan al corazón, a las células sanguíneas o al sistema inmunitario.

Estos endoparásitos caninos pueden ser de diverso tamaño y algunos también pueden transmitirse a las personas, a quienes pueden causar enfermedades graves.

Existen muchas especies de parásitos internos y muchas de ellas llegan al perro por la picadura de anfitriones intermediarios, como las pulgas, las garrapatas o los mosquitos. Los grupos más importantes son los vermes redondos o nematodos y vermes planos o cestodos, que afectan al aparato digestivo, pero también están los protozoos que producen leishmaiosis o los gusanos que producen la dirofilariosis, o gusano del corazón.

Los parásitos que afectan al aparato digestivo se suelen localizar en el intestino, donde se alimentan succionando sangre y nutrientes. Ahí provocan lesiones en los tejidos, pero pueden llegar a producir anemia, una obstrucción intestinal y, en el peor de los casos, la muerte.

La mejor forma de luchar contra estos parásitos es prevenir que lleguen al perro, lo que debe recomendar el veterinario. Para ello, no debemos olvidar desparasitar a nuestro perro según los plazos que nuestro veterinario nos indique y con el producto que él nos recomiende, ya que es él quien mejor conoce las especies que pueden afectar al perro según el lugar donde vivimos.

Si te interesa el tema, aquí te resumimos las características de los parásitos internos más importantes.

Cestodos

Son gusanos planos y la especie que más afecta al perro es Dipylidium caninum, que transmite la pulga. Afecta a los perros de cualquier edad y, además de picor anal, el perro tiene síntomas gastrointestinales, como diarreas. También pueden verse en las heces segmentos de los parásitos.

Dada la dificultad de erradicar las pulgas del entorno donde viven los perros que las han tenido alguna vez, son frecuentes las reinfestaciones de este parásito.

Hay otras especies, pero menos frecuentes, como Echinocuccus granulosus y Echinococcus multiocularis, si bien las mencionamos porquepueden afectar al ser humano.

Spirocerca lupi

Se trata de un nematodo que produce la espirurosis, una enfermedad que afecta a la pared esofágica, principalmente, pero también a la estomacal, incluso puede afectar a la pared de la arteria aorta. La espirurosis es una enfermedad endémica de países tropicales, norte de África y de la Europa meridional.

Este parásito llega al perro a través de los animales que le sirven de anfitriones y que el perro ingiere. Se cree que el verdadero anfitrión de la Spirocerca lupi es el escarabajo pelotero, y que afecta a los pequeños vertebrados, por ejemplo, ratones, que se alimentan de ellos, por lo que van afectando a las distintas especies según se va ampliando la cadena trófica.

Los síntomas más comunes de la espirurosis son regurgitaciones, a veces problemas para deglutir, vómitos y aumento de la sed. Si el parásito se localiza en la pared de la aorta, puede aparecer dificultad para respirar.

La mejor forma de impedir que el perro contraiga esta enfermedad es no permitir que ingiera nada que no sea su alimento habitual.

Estróngilos

Las especies que producen estrongilosis son Uncinaria stenocephala, Ancylostoma caninum y Ancylostoma brazyliense. Según la especie que afecte al perro pueden aparecer diferentes síntomas, como anemia grave (los ancilostomas) o diarreas (los uncinarias).

La infestación pasa por varias fases, las mismas que tiene el desarrollo de la larva dentro del organismo: cutánea y digestiva. En laprimera fase aparecen pequeñas pápulas en el abdomen y en los dedos, que desaparecen espontáneamente transcurridos diez días, aproximadamente. La segunda fase empieza cuando las larvas llegan a su estado adulto en el intestino, momento en que empiezan a aparecen diarreas y estreñimiento alternativos, pero luego se instaura una diarrea perseverante de olor realmente fétido. Además, si el parásito es un ancilostoma, aparece una anemia grave, que produce el abatimiento del animal, ya que el parásito se alimenta de la sangre del perro, por lo que si la infestación es muy grande, este pierde mucha sangre diaria. Si no se trata a tiempo, puede producir la muerte del perro.

Áscaris

Las especies que afectan al perros son dos tipos de nematodos (gusanos redondos): Toxascaris leonina y Toxocara canis, si bien este último también puede afectar al ser humano. Esta parasitosis aparece, principalmente, a los perros jóvenes, de menos de un año de edad.

El parásito accede al organismo del perro a través de la comida o el agua que contenga huevos de estas especies, pero también por vía intrauterina (por lo que el cachorro ya nace infestado) o a través de la leche materna.

Los síntomas habituales son el retraso en el desarrollo, adelgazamiento y mortalidad muy alta en los cachorros entre 3 y 7 semanas de edad si nacen infestados. También puede aparecer tos, en caso de que el perro esté infestado por Toxocara canis, y se debe al proceso migratorio de las larvas cuando pasan por el corazón y los pulmones, aunque luego vuelven al intestino por la tráquea.

En casos muy graves, los propios gusanos pueden producir una oclusión intestinal o una perforación intestinal. Hay que destacar que los parásitos también utilizan los nutrientes que llegan al intestino con los alimentos que el perro ingiere, lo que también influye en el empeoramiento de su salud.

Otro nematodo muy frecuente es el Trichuris vulpis, que produce síntomas digestivos y pérdida de peso. Al ser un parásito que se alimenta de la sangre, también puede producir anemia. El perro puede verse afectado por este parásito al ingerir huevos, que pueden estar encualquier parte del medio exterior.

Protozoarios

Las dos especies de protozoarios (parásitos unicelulares) que afectan al perro son Babesia canis y Leishmania infantum.

El animal que transmite a los perros entre sí la Babesia canis es la garrapata, en concreto las especies Dermacentor reticulatus yRhipicephalus sanguineus.

Estos parásitos unicelulares, que tienen un proceso de reproducción un tanto complejo, ya que hay una fase asexual y otra sexual, se alimentan de los glóbulos rojos, por lo que pueden producir daños que pasan inadvertidos hasta que la infestación en muy grave.

En este caso, el mejor tratamiento es impedir que las garrapatas lleguen a picar al perro.

Por su parte, un protozoo llamado Leishmania infantum es el causante de una enfermedad que acaba con el sistema inmunitario del perro, la leishmaniosis, por lo que van apareciendo diversas patologías.

Al perro llega a través de la picadura de las hembras del mosquito Phlebotomus perniciosus, por lo que es muy adecuado utilizar productos repelentes frente a estos insectos. Asimismo, los laboratorios ya comercializan vacunas para conseguir que el sistema inmunitario del perro sano pueda vencer al parásito sin que llegue a producir ninguna enfermedad, lo que hasta ahora era imposible.

Dirofilaria

Se trata de otro gusano, aunque este afecta al corazón, más en concreto al ventrículo y a la aurícula derechos, así como a la arteria pulmonar, Dirofilaria immitis. También son los mosquitos los que la transmiten, especialmente aquellos que viven en países tropicales o templados, como es el caso de España, que cuenta con regiones especialmente sensibles.

Tenias del perro

Hay dos especies fundamentales de tenias que afectan al perro, la que produce la dipilidiosis y la que produce el quiste hidatídico.

El nombre del parásito que produce la dipilidiosis es Dipilidium caninum y se trata de un platelminto que nos solo parasita al perro, sino que también puede afectar al gato y al ser humano.

Lo transmiten las pulgas, especialmente las especies Ctenocephalides canis y Ctenocephalides felis. Sin embargo, es en estos parásitos externos donde se desarrolla la primera fase de la vida de esta tenia, ya que para llegar a adulto necesita estar en otro anfitrión, generalmente un mamífero. Esto es fácil de comprender si tenemos en cuenta que la forma adulta del gusano puede medir hasta 70 centímetros de largo y hasta 3 centímetros de ancho.

Por su parte, el parásito que produce el quiste hidatídico o hidatidosis es Equinococcus granulosus, que llega al perro al ingerir alimentos que contienen huevos o larvas. También puede afectar al ser humano.

Es especialmente frecuente en lugares de clima templado y es importante porque puede producir la muerte del animal que lo padece. Necesita dos especies de anfitriones diferentes, los mamíferos herbívoros u omnívoros para el desarrollo de las larvas y los mamíferos carnívoros para el desarrollo de los adultos.