Ciudadano canino ejemplar

Ciudadano canino ejemplar

Todos somos conscientes de que no es fácil encontrar lugares públicos que admitan la entrada de perros. Además, cuando vamos a uno donde sí los admiten, es adecuado que el perro se comporte “civilizadamente”.

Con esto no queremos decir que el perro deba estar adiestrado como un perro de trabajo, que obedece inmediatamente cada orden, entre otras cosas porque la mayoría de nosotros no tenemos conocimientos profundos de adiestramiento. Sin embargo, son imprescindibles ciertas normas básicas para evitar, en la medida de lo posible, molestar a los demás.

Aunque se nos ocurren infinidad de consejos, te sugerimos diez.

El primero es que resulta muy adecuado que el perro haga ejercicio antes de entrar al establecimiento, ya que se mostrará menos inquieto y al estar cansado será más fácil que permanezca echado a tu lado.

El segundo es que, si vas a cualquier establecimiento donde sirvan comidas, tu perro haya comido antes. Si no es así por su horario, siempre puedes llevar alguna de sus golosinas favoritas. Por supuesto, nada mejor que un perro que no tenga el hábito de pedir comida a sus dueños.

Si tu perro está acostumbrado a recibir “regalitos” mientras comes cuando estáis en casa, es imprescindible enseñarle a que esto no se puede hacer cuando se está en un sitio público, lo que también evitará que pida a terceras personas. Este es nuestro tercer consejo.

El cuarto es que lo ates en corto para evitar que se acerque a los demás usuarios del lugar. Aunque veas que les gustan los perros siempre es mejor que no se acerque a ellos, especialmente si no hacen intención de acercarse. Por ello, si acostumbras a que tu perro permanezca entre tus piernas, mejor.

El quinto consejo es muy obvio, pero fácil de olvidar: debe permanecer en silencio. ¿Te imaginas estar en un sitio tomando una copa y un perro ladrando y llamando la atención incansablemente?

Muchos establecimientos que admiten mascotas tienen recipientes para que puedas dar agua a tu perro, pero es mejor que tú lleves su propio bebedero. Este es nuestro sexto consejo, es más higiénico y evitaremos que pueda contagiarse con infecciones de otros perros ¿Que se te ha olvidado y debe beber? Pide algún recipiente desechable.

Séptimo consejo: al igual que no debemos dejar que el perro se acerque constantemente a los demás usuarios del local, tampoco debemos dejarle que se suba a las sillas. No está en casa, así que no debemos dejar que ensucie un mobiliario que no es nuestro.

El octavo también es muy obvio pero fundamental, el perro debe ir limpio. No es necesario que lo bañes inmediatamente antes, ni que lo perfumes, pero no debe oler mal.

Si puedes, y este es nuestro noveno consejo, elige una mesa con espacio alrededor, mejor si está apartada. Todos estarán más cómodos.

Por supuesto, si hay otras mascotas en el local debes extremar las precauciones y permanecer lo más separado posible, ya que controlar al perro será más difícil si están juntos. Décimo y último consejo.

Recuerda, si enseñas a tu perro a comportarse en público no te verás obligado a dejarlo en casa cada vez que sales con los amigos, aunque sepas que en el local al que vais admiten mascotas.