Cómo alimentar a un cachorro

Cómo alimentar a un cachorro

Cuando un cachorro llega a casa es conveniente que, además de enseñarle buenos hábitos y elegir el alimento más adecuado, siga algunas pautas en su alimentación:

  • Dejar siempre disponible agua fresca y limpia (habrá que cambiarla a menudo ya que los cachorros suelen jugar con ella y ensuciarla).
  • Darle su ración repartida según las indicaciones del veterinario, si bien en general son tres tomas diarias hasta los 6 meses. Después puede reducirse a dos tomas diarias, siempre controlando la cantidad.
  • Colocar su comedero en un lugar fijo y ofrecer el alimento a unas horas concretas y durante un tiempo limitado. Si no termina todo, se retira y no se deja que permanezca en el comedero.
  • No realizar cambios en la alimentación justo el día de su llegada. Se unen muchos factores estresantes que pueden desembocar en trastornos digestivos, que se agravarían con un cambio de alimentación.
  • Alimentar exclusivamente con un alimento de cachorros y adaptado a su tamaño estimado de adulto, ya que el ritmo de crecimiento es distinto según esta característica y sus necesidades también.
  • No dar nunca restos de comida de la mesa, dado que no se ajustan a las necesidades nutricionales del cachorro, desequilibran su alimentación y pueden provocar obesidad.
  • Adoptar unos buenos hábitos alimentarios será beneficioso tanto para el cachorro como para el perro adulto, así como para su relación con el resto de la familia.