Cómo cuidar a un gato con problemas renales

Como en nosotros, el metabolismo del gato produce desechos que necesitan eliminarse del organismo. Algunos de ellos son hidrosolubles, así que su eliminación depende de los riñones.

Cuando estos órganos no cumplen con su cometido, uno de los trastornos que pueden aparecer es la enfermedad renal crónica felina, cuyo componente degenerativo hace que sea más común en los gatos mayores; de hecho, es la causa principal de muerte no accidental en gatos con una edad superior a los 15 años.

Lamentablemente, los gatos jóvenes también pueden padecer algún fallo renal, debido, entre otras muchas causas, a infecciones bacterianas, o malformaciones genéticas de sus riñones, lo que pone en riesgo su salud.

Esta disfunción nada tiene que ver con los cálculos renales, mucho menos con los cálculos urinarios del gato. No debe confundirnos que tanto los cálculos urinarios como la insuficiencia renal requieran una alimentación adaptada, ya que los alimentos para gatos con problemas urinarios nada tienen que ver con los de una dieta renal para gatos.

Síntomas de enfermedad renal en gatos

Si un gato bebe más de lo normal, el aliento le huele a “orina”, pierde el apetito y adelgaza extremadamente, se debe sospechar que padece una enfermedad renal crónica. De ser así, la visita al veterinario es obligatoria y urgente.

No debemos dejar que la enfermedad avance porque el gato puede padecer trastornos nerviosos capaces de llevarle al coma y su posterior muerte.

Tratamiento de la enfermedad renal en gatos

La única persona cualificada para diagnosticar la enfermedad renal que afecta a tu gato es el veterinario, quien hará las pruebas que considere necesarias, incluso si la urea del gato está alta.

Por la naturaleza de esta enfermedad y aunque la comida para gatos que le das al tuyo sea saludable y equilibrada, casi con toda seguridad el veterinario te recomendará que le cambies su alimentación por una dieta renal para gatos.

Existen métodos novedosos que permiten diagnosticar la enfermedad renal crónica de forma precoz en chequeos rutinarios. Si se diagnostica en una fase inicial es probable que el veterinario prescriba una dieta sénior, en las fases más avanzadas la dieta renal será la indicada.

Beneficios de la comida renal para gatos

Dado que la mayoría de los compuestos necesarios para el organismo llegan a través de la alimentación, es lógico pensar que la comida del perro es primordial si alguno de sus sistemas de limpieza falla. De hecho, una dieta adaptada es una pieza esencial en el tratamiento de la enfermedad renal.

Teniendo esto en cuenta, estos son los beneficios de los alimentos recomendados para fallo renal en gatos:

  • Contribuyen a ralentizar el avance de la enfermedadpor su bajo contenido en fósforo.
  • Mejoran la función renal por su contenido ácidos grasos EPA y DHA (omega 3) y en antioxidantes.
  • Disminuyen el riesgo de crisis urémica por su limitado contenido de proteínas, pero como éstas son de altísima calidad, queda garantizado que cubren las necesidades proteicas del organismo felino.
  • Tienen capacidad alcalinizante de la orinapara combatir la acidosis metabólica que puede provocar la enfermedad renal en el gato.

¿Por qué la dieta renal para gatos tiene varios alimentos?

Uno de los signos más graves que muestra un gato con insuficiencia renal crónica es la pérdida de apetito, que se puede recuperar con un alimento especialmente apetitoso (palatable). Esto se consigue tanto con la textura como con el olor de la comida, así que, entre comida húmeda y seca, se han formulado hasta siete alimentos renales para gatos para recuperar su apetito, 3 secos y 4 húmedos:

  • Distintos perfiles aromáticos. Los gatos con problemas renales pueden rechazar incluso el alimento especial. Sin embargo, si se le proporciona un alimento con un perfil aromático diferente, las posibilidades de que recuperen el apetito son muy altas. Además, si acaba rechazando su dieta renal para gatos, cuenta con otros alimentos igual de eficaces para su enfermedad renal pero con un “aroma” distinto.
  • Diferentes texturas e ingredientes. Las croquetas de los alimentos secos para la enfermedad renal del gato tienen distintas texturas, incluso hay uno de ellos con las croquetas más blandas por dentro. Por su parte, los alimentos húmedos están formulados con diferentes materias primas, como el atún, el pollo o la carne de vacuno. Esta variedad aumenta la posibilidad de encontrar una que le guste al gato con enfermedad renal.
  • Se pueden combinar entre sí. Estos alimentos se pueden combinar entre sí, con lo que se consiguen hasta 19 combinaciones posibles para manejar la pérdida de apetito de un gato con insuficiencia renal. Sin obviar, y esto es muy importante, que una dieta mixta aporta mayor cantidad de agua al metabolismo del gato, lo que beneficia claramente a su salud.

Sólo nos queda recordar que si un gato supera los 7 años de edad, es más que recomendable llevarlo al veterinarios para realizarle una revisión completa, ya que los gatos con insuficiencia renal diagnosticados precozmente tienen un tratamiento más fácil y ven aumentada su esperanza de vida.