Cómo cuidar de mi perro cuando hace frío

invierno

Aunque este año se ha hecho esperar, el frío ya está aquí, y con él los días más cortos y lluviosos. Como sacar al perro se trata de una obligación ineludible, aunque a nosotros nos dé pereza, él sigue necesitándolo como dormir o comer.

Seguro que al perro le da exactamente igual que esté lloviendo o nevando fuera de casa –él lo que quiere es “estirar las patas” y “cotillear” todo lo que sucede a su alrededor–, pero nosotros debemos estar pendientes de varios puntos para que su salud no se resienta.

  • Evitar cambios bruscos de temperatura. Antes de sacarle a la calle, si es posible se debe procurar que el perro esté un tiempo prudencial en alguna estancia de casa que no tenga calefacción. Si no, nunca debe pasar directamente de estar cerca de un radiador a la calle.
  • Secarle bien si se moja. Si sale a pasear mientras llueve, al llegar a casa debemos secarle concienzudamente. El exceso de humedad puede generar una bajada de defensas y con él el riesgo de contraer alguna enfermedad, pero también acaba deteriorando la piel y la belleza del pelo. Aunque le pongamos un chubasquero para que no se empape del todo, las patas siempre se mojan, por lo que debemos secarlas igualmente.
  • Vacunas al día. Aunque las vacunas son necesarias durante todo el año y para todos los perros, en esta época son especialmente importantes, máxime si tenemos un perro mayor o un cachorro.
  • Higiene correcta. La piel es la primera barrera protectora con la que cuenta el perro, de modo que siempre debe estar en las mejores condiciones posibles. Como es lógico, uno de los factores que interviene en su salud es la higiene, pero si hay que bañarle, debemos extremar las precauciones para que no se resfríe.
  • Alimentación adecuada. Ya sabemos que la alimentación debe estar adaptada a las necesidades de cada perro y que probablemente hayamos oído que cuando hace frío necesita mayor aporte energético. Sin embargo, esto es verdad solo para los perros que viven en el exterior (un jardín, por ejemplo) y los perros de trabajo o que realizan alguna actividad deportiva de alto rendimiento. Así que, ya sabes, si tu perro vive en casa, calentito la mayor parte del día, no hace falta que de des de comer mayor cantidad.
  • Abrigarlo según sus características. Aunque tiene sus detractores, los perros muy pequeños y aquellos que tienen el pelo muy corto pueden necesitar un abrigo protector durante el paseo. También los perros muy mayores pueden agradecerlo.

Por cierto, si a tu perro le gusta comerse la nieve, no le dejes, es potencialmente perjudicial para su aparato digestivo, igual que la hierba si está helada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *