Cómo elegir el alimento más adecuado para mi perro

Como-elegir-el-alimento-mas-adecuado-para-mi-perro
Solo una buena alimentación, que contenga todos los nutrientes adecuados en proporción y cantidad, influye positivamente sobre la salud del perro.

Pero, ¿qué factores aseguran una buena elección del alimento para nuestro perro?

Por muy obvio que parezca, lo primero es que el alimento esté formulado para perros, ya que las necesidades nutricionales de otras especies no son las mismas que las suyas. Por supuesto, aquí hay que incluir todas las comidas humanas, tanto por sus ingredientes como por su forma de preparación.

El siguiente paso es que esté formulada para las características del perro en concreto. Así, lo primero que debemos tener en cuenta es la edad y el tamaño del animal. Esto se debe a que los cachorros tienen unas necesidades nutricionales distintas de los adultos y, a su vez, que las necesidades nutricionales de un cachorro de tamaño miniatura tampoco son las mismas que las de un cachorro de tamaño gigante. Esto es determinante porque las fases del desarrollo según su tamaño estimado de adulto también son distintas.

A este respecto, en Royal Canin hemos determinado cinco grandes grupos de perro según su tamaño de adulto: perros de menos de 4 kilos (X-Small), perros de menos de 10 kilos (Mini), perros entre 11 y 25 kilos (Medium), perros de 26 a 45 kilos (Maxi) y perros de más de 45 kilos (Giant).

Asimismo, independientemente del tamaño del perro, el paso de los años hace que entre en su fase sénior, que requiere un alimento específico. Como sucede con el cambio de la fase juvenil a la adulta, el paso a la madurez varía según el tamaño, mucho antes en los perros gigantes que en los miniatura.

Otra característica a tener en cuenta para elegir un alimento adecuado para el perro es su estado fisiológico, es decir, si está castrado, ya que las necesidades nutricionales de un perro que está esterilizado son muy diferentes debido a los cambios que se producen en su metabolismo tras la intervención.

Tras estas cuestiones básicas, también se deben tener en cuenta características del perro como la cantidad de ejercicio diario que hace y si presenta alguna sensibilidad. Algunos ejemplos son perros de trabajo o con problemas de piel.

Debido al avance en los estudios nutricionales del perro, se ha comprobado que muchas razas tienen necesidades nutricionales propias y por ello se han desarrollado alimentos específicos para algunas de ellas. Un par de ejemplos muy ilustrativos son los alimentos para el Schnauzer Miniatura, que ayudan a prevenir la formación de cálculos urinarios, y para el Labrador Retriever, que son capaces de satisfacer un apetito especialmente glotón sin que la ración sea mayor.

Por supuesto, el estado de salud también influye a la hora de elegir el alimento de nuestro perro, ya que muchos trastornos requieren una dieta adaptada para combatirlos. No obstante, la elección del alimento para un perro con alguna patología debe hacerla el veterinario después de realizar el diagnóstico del trastorno.

Finalmente, la elección de un alimento adecuado para el perro según todo lo descrito no serviría de nada si después no se mide la ración diaria adecuada a cada perro.

¿Queréis verlo con algún ejemplo? ¿Cuál sería el alimento Royal Canin más adecuado para un perro de tres años que pesa 19 kilos y que acaba de ser esterilizado? En realidad hay dos, el Medium Sterilised y el Neutered Adult, de venta en tiendas especializadas y clínicas veterinarias, respectivamente. Como veis, en ambos casos se tiene en cuenta la especie, el tamaño del perro, su edad y su condición; después habría que dar la ración recomendada para su peso corporal según el envase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *