¡Cuidado con el calor!

¿El calor afecta a los gatos? Realmente el calor es muy bien recibido por los gatos; sin embargo, el aumento de las temperaturas durante el verano puede hacer que el entorno del gato cambie y puedan surgir algunos problemas, que debemos prevenir.

  • Caídas al vacío. El más importante, y por eso lo tratamos en primer lugar, es el riesgo de que el gato se caiga por una ventana abierta, que es muy peligroso tanto por la caída en sí como por el riesgo de que se pierda en su deseo de encontrar refugio. Para evitarlo, aparte de mantener la ventana cerrada, quizá sea buena idea instalar algún sistema de protección.
  • Golpe de calor. Otro de los riesgos propios del verano es el golpe de calor, que se puede producir por el aumento excesivo de la temperatura en espacios cerrados, como una terraza acristalada o en el vehículo durante el viaje. Se trata de un peligro realmente importante, ya que puede producir la muerte del gato.¡Precaución!
  • Solo en casa. Si nos vamos de vacaciones pero le dejamos solo en casa bajo la supervisión de alguien de confianza, debemos asegurarnos de que tiene todo lo que necesita y alejar de su alcance lo que pueda suponer un riesgo, por ejemplo, medicamentos y productos de limpieza.
  • Insectos. También muy propia del buen tiempo es la proliferación de insectos, los cuales pueden ser “peligrosos” para el gato si son venenosos, como las avispas o las abejas. Por ello, siempre que podamos, debemos impedir que el gato intente darles caza… Sí, sabemos que eso es prácticamente imposible.
  • Plantas tóxicas. Igual que sucede con los insectos, las plantas abundan durante el buen tiempo, incluso es frecuente que nosotros llevemos plantas nuevas a casa durante
    esta época. Si es así o nuestro gato puede acceder al exterior, asegúrate de que no tiene acceso a plantas tóxicas para él.
  • Rutinas higiénicas. El período estival es una época de relajación, pero no nos podemos permitir el lujo de alterar las rutinas higiénicas
    de nuestro gato, especialmente si es de pelo largo y requiere cepillados.
  • Agua. Por mucho que los gatos no beban demasiada agua debido a su evolución en terrenos donde no era muy abundante, no debemos obviar la necesidad de que siempre tenga a su disposición agua limpia y fresca. Asegúrate que bebe suficiente agua, su salud está en juego, y recuerda que una alimentación mixta contribuye a que el aporte de agua sea mayor.

También tratamos este tema en nuestro artículo “Consejos de verano”.