Cuidados y mantenimiento del gatito

Todo lo que le ocurre a un gatito en crecimiento tiene una repercusión importante en su vida adulta. Por eso, si deseas garantizarle una buena calidad de vida, debes conocer los diferentes aspectos relacionados con sus cuidados básicos y su higiene. A continuación, te ayudamos a resolver cuestiones tan importantes para tu gatito nuevo como el territorio, la seguridad dentro de casa, el aseo y las atenciones que debes prestar a sus ojos, oídos, dientes, nariz y uñas.

icono-territorio-cuidados-mantenimiento-gatito

El gatito y su territorio

El gato es un animal muy ligado a su territorio. Tanto que, para tener una vida equilibrada, necesita un entorno estable y con las características necesarias. Proporciónale al gatito la posibilidad de disponer de diferentes zonas donde realizar sus distintas actividades:

  • Zona de alimentación.Debe ser un espacio tranquilo y nunca cerca de la bandeja higiénica. Es recomendable evitar la cocina y el salón para que no confunda nuestros platos y alimentos con los suyos.
  • Zona de juegos.Será el espacio más grande y debe ser propicio para que juegue, salte, trepe, etc. En realidad, prácticamente toda la casa se convierte en un lugar adecuado para jugar, especialmente para los gatitos. Pulsa para conocer la importancia del juego en su aprendizaje.
  • Zona de descanso.Debe ser tranquila, cálida y cómoda; un lugar donde se sienta seguro. Es común que el gato elija alguna zona próxima a una fuente de calor (radiadores, ventanas soleadas) o cercana a nosotros, incluso nuestro regazo. Dado que el sueño es primordial para su salud, esta zona es muy importante.
  • Zona de eliminación.Es la parte de la casa donde colocarás la bandeja de arena. Debe estar en un lugar definido, no hay que cambiarla de sitio (sólo en caso estrictamente necesario), en una zona tranquila y nunca cerca del alimento ni de las zonas de descanso. La arena higiénica debe estar limpia, así que habrá que cambiarla con regularidad.

Si pinchas en este enlace, encontrarás más información sobre los territorios del gato. 

icono-hogar-cuidados-mantenimiento-gatito

Un hogar seguro para tu gatito

Aunque no te des cuenta, existen muchos peligros dentro de casa y descuidos que pueden ser terribles para la integridad física de tu gatito. Debemos tomar una serie de precauciones y retirar de su alcance multitud de elementos cotidianos:

  • Cables y enchufes. El gatito puede jugar con ellos y mordisquearlos, por lo que puede quemarse, electrocutarse o estrangularse.
  • Bolsas de plástico. A algunos gatos les gusta jugar con ellas, incluso encuentran la manera de esconderse dentro, pero pueden quedar atrapados y asfixiarse.
  • Plantas tóxicas. Muchas de las plantas de interior y exterior que tenemos en nuestras casas son tóxicas para tu gatito, capaces de provocar síntomas digestivos, neurológicos, cardíacos o dermatológicos. Algunas son tan comunes como la poinsetia (flor de pascua), las hortensias, adelfas, azaleas, crisantemos y potos, por citar sólo algunas. Pero hay muchas más plantas peligrosas para tu gatito.
  • Ventanas y terrazas. Aunque las ventanas y terrazas son una muy buena forma de que el gato se entretenga mirando la calle o permitan cierto acceso al exterior, suponen un riesgo de caída. No te confíes pensando que los gatos son muy ágiles y tienen “siete vidas”, ¡cuidado con las caídas desde altura! Son una urgencia veterinaria de primer orden.
  • Agujas e hilos. Jugando con el hilo enhebrado puede llegar a tragarse también la aguja, con los consiguientes daños internos.
  • Escondites peligrosos. Recuerda que a los gatos les encanta esconderse en armarios, cajones, la lavadora y otros espacios cerrados y atractivos para ellos: estate atento para evitar sustos y accidentes.

Si con todo, necesitas hacer uso de primeros auxilios para tu gatito, te recomendamos nuestro artículo sobre este tema.

icono-aseo-cuidados-mantenimimiento-gatito

El aseo del gatito

Los gatitos son animales muy limpios, que suelen saber de forma instintiva cómo usar su bandeja higiénica, cómo lavarse y, en definitiva, mantenerse “de punta en blanco”. Sin embargo, también puedes ayudarle para prevenir problemas de salud.

  • Bandeja higiénica. Para facilitarle el uso correcto de la bandeja con el lecho absorbente, lo más importante es su emplazamiento: ponla en un sitio tranquilo, sin demasiado tránsito ni ruidos y de fácil acceso; un lugar “íntimo” y alejado de la comida, del agua y de posibles lugares de descanso del gato. Si tu gatito deja de usar su arena higiénica de repente, consulta con el veterinario.
  • Cepillado y aseo. Junto con el sueño, el aseo es una de sus grandes prioridades. Lo hace principalmente con la lengua, pero también se ayudan con las patas delanteras: las humedecen con la lengua y así le sirve de “esponja” para el aseo de las zonas donde no llegan de otra manera. A pesar de esta costumbre tan gatuna, es recomendable que también lo cepilles para eliminar el pelo muerto, acostumbrándole desde el primer momento, ya que:
    • Beneficia el estado de su piel y pelo.
    • Ayuda a reducir la ingestión de pelo y, como consecuencia, disminuye la formación de bolas de pelo en el tracto digestivo y los trastornos asociados a ellas
    • El cepillado periódico es imprescindible en gatos de pelo largo, como el Maine Coon, el Bosque de Noruega o el Persa porque se les forman nudos muy fácilmente.
  • Baño. A excepción de los gatos de pelo largo, como el Persa, Maine Coon o Bosque de Noruega, no es necesario bañar al gatito, a no ser que se haya ensuciado por alguna causa. Aun así, en caso de que desees bañar a tu gato periódicamente, es necesario que se acostumbre desde pequeño, de lo contrario será “misión imposible”.
    • Consulta con tu veterinario si puedes bañar a tu gatito, ya que no es conveniente hasta que haya completado su vacunación.
    • Es importante cortarle las uñas antes, utilizar un champú específico para gatos, tener mucho cuidado con los oídos y los ojos y, al terminar, secarlo muy bien con una toalla, o con un secador para que no se resfríe.

Si tu gato no se deja bañar y necesitas limpiarlo, puedes hacerlo humedeciendo una bayeta de microfibra con agua con champú para gatos muy diluido y pasársela por la zona que deseas limpiar con mucha suavidad, como si lo acariciaras. Una vez que ya esté limpio, debes hacer lo mismo con otra bayeta o una toalla humedecida con agua limpia para retirar el poco champú que haya quedado en el pelo y la piel.

icono-cuidado-especifico-ojos-oreja-nariz-mantenimiento-gatito

¡Por partes! Cuidado específico de los ojos, orejas y nariz del gatito

Asegúrate de prestar especial atención a determinadas partes de tu gatito, que necesitan de tu cuidado para estar limpias y sanas. Los ojos, las orejas y la nariz del gatito tienen sus peculiaridades, descubre aquí sus claves.

  • Cuidado de los ojos. Cuanto más chatos son los gatos, más lagrimean debido a que la conformación de los conductos lagrimales no permite drenar la lágrima correctamente. Los más afectados son los gatos Persas, a los que se debe limpiar la zona para evitar que la piel se irrite. Si además el gato es blanco, el exceso de lágrima suele hacer que el pelo tome un color marrón rojizo.
    • Existen productos específicos para la limpieza ocular que, si se aplican con frecuencia, ayudan a reducir esa coloración.
    • No dejes estos cuidados para cuando se haga adulto, sino que empieza a hacerlo desde que llegue a casa para que se acostumbre cuanto antes.
  • Limpieza de las orejas del gatito. Es recomendable limpiar los oídos al gatito una vez a la semana con gasas húmedas o toallitas específicas para ello.
  • Cuidado de la nariz del gatito. Algunos gatos pueden tener una secreción seca en el borde de los orificios nasales que puedes limpiar fácilmente con un trozo de algodón o un pañuelo de papel humedecido con agua tibia.
    • Es importante vigilar la nariz del gatito porque si está seca o llena de mocos, debes consultar con el veterinario.
icono-unas-dientes-mantenimiento

Uñas y dientes del gatito en perfecto estado

Limpiarle los dientes y cortarle las uñas a tu gatito es posible, ¿lo sabías? En los dos casos, acostumbrarle desde pequeño y tener paciencia son las claves para que puedas realizar estas rutinas durante toda su vida.

  • Corte de las uñas del gatito. Al igual que pasa con el cepillado, debes acostumbrarle al corte de uñas desde muy pequeño y de forma gradual, sin pretender cortarlas todas de una vez el primer día.
    • Sigue estos consejos para que el corte de uñas sea una rutina plenamente aceptada y aprende a cortárselas en este vídeo.
    • Aunque no llega a sustituir totalmente al corte de uñas a la hora de salvaguardar los espacios de la casa donde se las afila, el uso de un rascador como zona de “afilado y marcaje” ayuda al gato a desarrollar ese instinto natural; encuentra el ideal en el siguiente artículo.
  • Cuidado dental. Dentición de los gatitos: sus dientes de leche aparecen de la tercera a la sexta semana de edad y serán sustituidos por los dientes definitivos a partir de los 4 meses.
    • Ante cualquier duda durante este proceso, por ejemplo, que los dientes del gatito salgan torcidos o qué hay que hacer cuando está cambiando los dientes, consulta con el veterinario.
    • ¿Sabes que un gato puede acostumbrarse a que le cepilles los dientes? Solo necesitas paciencia, un cepillo especial para gatos y empezar cuando sea muy joven.