Diarreas en los gatitos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El sistema digestivo del gatito es muy sensible. Por eso, durante esta etapa de su vida no es raro que sufra algún tipo de problema que curse con diarrea, la cual puede definirse como un cambio de la frecuencia, de la consistencia o del volumen de los movimientos intestinales y de las heces.

Desde la entrada del alimento por la cavidad oral hasta la salida de los excrementos por el ano, todo el trayecto digestivo puede verse afectado por un sinfín de problemas.

Diarreas originadas en el intestino delgado

Los trastornos del intestino delgado de los gatitos suelen ser frecuentes, debido, entre otras razones, al gran número de enteropatías agudas que pueden llegar a afectarles. Entre los principales causantes de estas alteraciones tenemos alteraciones dietéticas (intoxicación, cuerpos extraños, alimentos inadecuados, excesos alimentarios…), agentes infecciosos, parásitos, virus, fármacos… Todos ellos con un síntoma común: la diarrea.

Para comprender un poco mejor los mecanismos de la diarrea, veremos los de presentación más habitual en gatitos:

Diarrea osmótica o mala absorción

Es la más frecuente en animales de compañía: la presencia de nutrientes no absorbidos en la luz intestinal produce una difusión pasiva de agua hacia la luz intestinal, que concluye en una diarrea líquida o de heces blandas; suele deberse a mala digestión, mala absorción y sobrealimentación. Este tipo de diarrea suele resolverse tras 24-36 horas de ayuno.

Diarrea secundaria a la alteración de la permeabilidad de la mucosa

La barrera de permeabilidad intestinal está formada por uniones epiteliales, vasos linfáticos, capilares sanguíneos, así como por el sistema inmunitario de la zona; la presencia de cualquier problema en alguna de estas estructuras puede ser el origen de este tipo de diarrea.

Las heces pueden tener sangre, en cuyo caso la dieta no suele ser suficiente para resolverlo.

Gastroenteritis

La inflamación aguda del intestino delgado (enteritis) va siempre unida a la gastritis aguda, por lo que el proceso se conoce y se trata como gastroenteritis aguda, una de las enfermedades más comunes en nuestros animales de compañía.

Entre las principales causas están las infecciones, los tóxicos y los inadecuados manejos de los alimentos.

Los animales con gastroenteritis aguda suelen presentar vómitos y diarreas; en muchos casos están deprimidos y sin apetito. En el caso de los cachorros, una gastroenteritis no tratada puede llegar a poner en grave riesgo su vida.

El principal problema será la deshidratación, por lo que el tratamiento consistirá en aportar líquidos; si el animal no vomita se aportará agua por la boca. Si el estado del animal no lo permite, será necesaria la hidratación por vía venosa.

Diarreas originadas en el intestino grueso

Dentro de los problemas que afectan al intestino grueso de los animales de compañía, la colitis es el trastorno más común; entre las causas: infecciones, tóxicos y alimentación inadecuada.

Las causas dietéticas suelen ser frecuentes: cambios de alimentación, incorporación de alimentos ricos en grasa, adición de carne a la alimentación comercial, el consumo de alimentos “humanos” y el acceso a basuras. Como vemos, suelen ser causas frecuentes pero fácilmente evitables.

En la mayoría de los casos de diarrea aguda de intestino grueso el ayuno de sólidos con acceso al agua durante 24-48 horas reduce o resuelve la diarrea.

Como hemos podido comprobar, la elección de un alimento adecuado, específico para nuestro gatito, evitará un gran número de problemas, ya que con la adecuada elección y un correcto manejo, el aparato digestivo de nuestro pequeño felino se mantendrá en forma. Finalmente, esta tabla nos permitirá diferenciar las diarreas con origen en el intestino delgado o las derivadas del intestino grueso.