El abandono de mascotas

gpycpw

España sigue siendo un país líder en abandono de mascotas en el entorno europeo; sin embargo, en nuestro país se está avanzando en este sentido, dado que la tendencia general de los amantes de las mascotas va más hacia la adopción que a la compra.

Asimismo, paralelo a este criterio, las tiendas de animales cada vez más se decantan por la venta exclusiva de artículos para mascotas que por la venta de la mascota propiamente dicha, entre otros factores porque sus cuidados durante el tiempo que están en el establecimiento son muy laboriosos.

Por supuesto, una de las causas que están inclinando la obtención de una mascota a través de la adopción es la mayor concienciación de la sociedad sobre este problema. Además, el nuevo propietario no está dispuesto a hacer grandes desembolsos por la compra del animal, así que opta por la adopción al resultar proporcionalmente más asequible.

Tampoco debe dejarse al margen el esfuerzo de las autoridades en cuanto al fomento de la adopción, entre las que se encuentra la Comunidad de Madrid y sus siete ediciones del Salón de la Adopción, que según palabras de Borja Sarasola, consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de dicha comunidad, pretenden “concienciar de que los animales de compañía no son objetos que se pueden abandonar cuando ya no son útiles, ni tampoco maltratar ni descuidar”.

También en este madrileño evento se puso de manifiesto que solo en la Comunidad de Madrid se habían abandonado en 2011 8.350 animales, si bien se había alcanzado la cifra de 7.367 adopciones en el mismo período.

España está muy por detrás de otros países occidentales en cuanto a la sensibilización de la sociedad por una tenencia responsable de mascotas y de su venta en tiendas especializadas, pero también en cuanto a su comercialización. A este respecto, la ciudad estadounidense de Los Ángeles ha sido la última en unirse a la prohibición de la venta en tiendas especializadas de perros y gatos, entre otras mascotas, procedentes de criadores comerciales. Por el contrario, la venta directa de los criadores sí está permitida, lo que prohíbe esta normativa es la venta en las tiendas especializadas para evitar, en la medida de lo posible, la proliferación de lo que ellos llaman “puppy mills” o fábricas de cachorros, cuya actividad suele estar muy lejos de respetar a los animales.

Aunque nos pueda sorprender, en honor a la verdad ciertas entidades internacionales, que también operan en España y que regulan la crianza de gatos (hablamos de la Federación Internacional Felina, FIFe) nunca han permitido la venta de gatitos a través de tiendas, se haya respetado o no esta medida.

Por otra parte, el tipo medio de animal que llega a las protectoras es un macho joven, mestizo y con un tamaño mediano. No obstante, el abandono de camadas en muy frecuente, así como de los animales que llegaron como regalo de Navidad y en primavera resultan un estorbo.

Para terminar, nosotros no nos cansaremos de repetir que la tenencia de una mascota conlleva unas responsabilidades que deben valorarse antes de tener una en casa, sea comprada o adoptada. El animal objeto de abandono no sabe de esas cosas, pero es el que las sufre.