El gato mayor

El gato mayor. Felinos de edad avanzada

Hace muy pocos años, los gatos no eran una de las mascotas favoritas y apenas recibían cuidados. Sin embargo, este fascinante animal se ha incorporado a los hogares con gran pujanza, que en muchos casos supera a la del perro.

Esto ha hecho que reciba una mejor atención veterinaria y una alimentación adecuada a sus necesidades nutricionales, por lo que actualmente los gatos disfrutan de una mayor esperanza de vida. Así, como promedio, un gato puede vivir 15 años, pero no son extraños los que llegan a los 18 años de edad, incluso los hay que llegan a los 20.

Precisamente porque la población felina de edad avanzada aumenta, es importante conocer los cambios que la edad produce en el gato para comprender que sus necesidades cambian.

A este respecto, a partir de los 7 años los gatos pueden empezar a experimentar determinados cambios que al principio pueden pasar inadvertidos, pero que con el tiempo se hacen más evidentes: disminuye su actividad, muestran menos apetito, empiezan a perder la agudeza visual y auditiva, el sueño es menos profundo pero duermen más a menudo y el  pelaje pierde brillo. Hay que tener en cuenta que esta edad equivale a 56 años humanos.

Para evitar que la disminución de la actividad redunde en su salud al producir una pérdida de masa muscular y con ello la creación de un círculo vicioso irreversible, nada mejor que fomentar el juego, especialmente con juguetes interactivos, que hacen de ese momento algo divertido para ambos. Solo debes recordar que no es un animal joven, por lo que se debe adaptar el tipo de juego y su duración a sus características individuales.

También con la edad varían las necesidades nutricionales, por lo que es necesario ajustar su alimentación. A este respecto, los alimentos para gatos mayores reajustan sus valores energéticos a los cambios de su metabolismo, tales como el nivel óptimo de proteínas. También están reforzados con antioxidantes y condroprotectores, así como con valores nutricionales que protegen de las disfunciones renal y cognitiva.

Como no hay nada mejor que prevenir, te recomendamos que hagas revisiones veterinarias periódicas, ya que sirven para la detección precoz de determinados trastornos que el gato sabe enmascarar y que pueden ser graves, como la diabetes.

Si tu gato ya tiene más de 7 años, quizá te interese nuestro club Ya soy mayor.