Viajar en coche con tu perro de forma segura

Viajar en coche con tu perro de forma segura

Los desplazamientos en coche con nuestro perro tienen ciertos riegos que debemos conocer para poder evitar. Existen normas básicas de seguridad vial a la hora de viajar con nuestras mascotas para garantizar un trayecto seguro.

Los perros pequeños deben viajar en trasportines situados en el suelo de los asientos posteriores del vehículo.

Los perros grandes pueden ir en trasportines situados en el maletero o con arneses de doble anclaje homologados con dos puntos de sujeción a los cinturones de seguridad de los asientos posteriores.

Los trasportines han de amplios en función del tamaño del perro y con una base absorbente (toalla, papel de periódico, etc.)

Además existen otras recomendaciones a tener en cuenta:

Hacer paradas cada 2-3 horas para que el perro haga sus necesidades, beba agua y “estire las patas”. En dichas paradas, hemos de sujetar correctamente al perro con su correa antes de que salga del vehículo para evitar que se escape y ponga en peligro su vida o pueda provocar accidentes de otros vehículos.

Nunca colocar al perro en el maletero si no comunica con el habitáculo. Existe el riesgo de calor excesivo, de mala ventilación y de sensación de claustrofobia.

No dejar al animal en el interior del coche solo, y mucho menos al sol: con las altas temperaturas puede sufrir un golpe de calor.

Evitar que el perro saque la cabeza por la ventanilla durante la marcha. Puede golpearse con algún objeto exterior o al frenar el vehículo, además de correr el riesgo de otitis o conjuntivitis.