Enfermedad renal crónica

Enfermedad renal crónica

La enfermedad renal crónica es probablemente la primera causa de mortalidad no accidental de los gatos de edad avanzada.

Los casos de enfermedad renal aumentan con la edad y se considera que una tercera parte de los gatos de más de 15 años la padecen.

Con el paso de los años, la función de depuración del riñón se vuelve cada vez más ineficaz, lo que conduce a la acumulación de sustancias de desecho tóxicas en la sangre. El gato adelgaza, pierde apetito, sufre problemas digestivos (vómitos, diarrea), su boca huele a orina y, por último, padece finalmente trastornos nerviosos, que pueden llegar al coma y que conducen a la muerte.

Los tratamientos médicos se utilizan principalmente en caso de crisis aguda o empeoramiento súbito, pero es posible aumentar la esperanza de vida del animal enfermo gracias a una dieta de prescripción veterinaria adaptada, con un contenido de fósforo reducido, que ayuda a retrasar la progresión de la enfermedad.