Saber cuál es el gato adecuado para mí

saber-cual-es-el-gato-adecuado-para-mi

Para acertar sobre qué tipo de gato se debe tener, lo primero a considerar es que se trata de un animal de naturaleza solitaria y nocturna que evolucionó entre el desierto y la sabana. Esto supone que las características de los gatos son diferentes a las de los perros y, por supuesto, a las nuestras.

Para nosotros, la importancia a la hora de decidir ser dueño de un gato no sólo está en los beneficios que aporta su compañía, sino también en que antes se deben conocer las necesidades de un gato con respecto a las de otros animales.

Encontrar el gato perfecto o hacer una elección correcta puede ser todo un reto, y siempre pasa por saber cómo cuidar de él. Aquí te indicamos las cosas a tener en cuenta como ayuda para elegir un gato: la edad, el comportamiento, el sexo, la raza y tu estilo de vida.

La edad del gato

Cuando decidimos que el gato es la mascota ideal para nosotros, lo primero que debemos considerar es si queremos un gatito o un adulto, incluso un ejemplar sénior. Por su importancia, no se deben elegir ejemplares con menos de 8-10 semanas, a no ser, claro está, que se trate de un gatito huérfano. Aquí tienes las claves para saber si te conviene más un gatito o un gato adulto.

Gatito.

  • Las ventajas de elegir un gatito joven son verle crecer, enseñarle según tus gustos y juegos del gato, que pueden ser verdaderamente divertidos de observar.
  • Según los estudios realizados, no son pocas las conductas del gato que se desarrollan durante la gestación directamente influidas por el comportamiento de la madre. Por ello, siempre que sea posible es muy adecuado conocer en qué condiciones ha vivido ella durante esa fase. Aun así, esto no es determinante en tanto el período que va desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad es el que va a marcar principalmente al gatito para el futuro.
  • Es en la primera parte de este período de su vida cuando se produce la socialización (entre la segunda y la séptima semana de vida), clave a la hora de que el gatito sea más o menos sociable, es decir, que acepte con naturalidad la presencia de otros animales y de los seres humanos, así como el resto de estímulos que le llegan del exterior.
  • Por ello, es muy importante asegurarse de que el gatito no ha sido separado de su madre y hermanos durante ese tiempo. En cambio, si has adoptado un gatito bebé huérfano y necesitas saber cómo atenderlo, te recomendamos nuestro artículo “Cómo criar a un gatito sin madre”.
  • También se deben tener en cuenta los cuidados veterinarios del gatito, ya que necesitará vacunas, identificación, esterilización, desparasitación, etc.

Adulto.

  • Un gato adulto tiene su carácter más hecho que un gatito, lo que influye a la hora de tratarlo. Como por regla general tanto el gato adulto como el sénior suelen llegar a casa mediante la adopción en una asociación protectora de animales, es adecuado dejarse aconsejar por sus responsables en cuanto al carácter del gato elegido.
  • Como en el caso de los gatitos, se debe tener en consideración la atención veterinaria del gato, desde la esterilización (si todavía no está esterilizado) hasta la vacunación, pasando para las desparasitaciones y la identificación. Esta visita al veterinario es muy importante porque no es extraño que un gato de edad avanzada tenga alguna necesidad especial, así que habrá que tenerlo en cuenta.
  • Ten en cuenta que la adopción de un gato adulto ofrece una segunda oportunidad a los que fueron abandonados por sus dueños y las asociaciones protectoras tienen muchos gatos en adopción buscando un nuevo hogar.

 El comportamiento del gato

Para comprender al gato como especie es primordial conocer su comportamiento, que nada tiene que ver con el del perro ni con las leyendas medievales que han llegado hasta nuestros días o con tópicos muy extendidos por falta de información.

¿Traicionero?

  • Ya casi nadie se cree que cruzarse con un gato de color negro arruinará su vida por la mala suerte que esto acarrea, pero sí hay que luchar todavía contra la creencia de que se trata de un animal traicionero y déspota; dos atributos del carácter humano, no del animal.
  • El gato tiende a ser reservado con las personas que no conoce, pero ser dueño de un gato aporta una dimensión sorprendente sobre lo cariñoso, amigable, inteligente, sensible y juguetón que puede llegar a ser. ¿Buscas un gato fiel? Todos lo son si se les trata con respeto.

Hábitos higiénicos del gato.

  • Su forma de asearse y mantener limpio su entorno también hacen de él un animal muy particular y una mascota perfecta para la vida en un piso, ya que no desprende olor corporal y aprende muy fácilmente a utilizar la arena higiénica (esto ya lo hace alrededor de los 21 días de edad).

Educación.

  • Todo ser vivo es susceptible de verse influido por el entorno en el que vive a lo largo de toda su vida, así que el carácter de un gato puede cambiar debido al trato que reciba, tanto para bien como para mal, independientemente de la edad que tenga. El gato es fácil de adiestrar si se utiliza el método adecuado, que nunca puede estar basado en el castigo, sino en la recompensa.

Color del pelo.

  • Por razones genéticas los gatos blancos, de pura raza o comunes, corren mayor riesgo de padecer sordera que los gatos de otro color, así que si tu color de gato favorito es el blanco, ten en cuenta que puede ser sordo.
  • Aparte de esta particularidad y la de que los gatos que combinan los colores rojo y negro, así como los tricolores, casi en su totalidad son hembras, el color del manto no tendría mayor importancia, pero hay estudios que encuentran cierta relación entre el color del pelo y el comportamiento del gato.

El sexo del gato

El comportamiento de un gato macho es diferente al de una hembra sólo a partir del momento en el0 que alcanzan la madurez sexual, así que elegir un gato de un sexo concreto sólo tendría importancia si no tenemos intención de esterilizarlo. Eso sí, en caso de que te gusten los gatos con el pelo negro y rojo o tricolores, debes saber que casi con total seguridad se tratará de una hembra.

Cómo se comportan los machos.

  • Los machos tienen mayor tendencia a vagabundear por el vecindario si tienen acceso al exterior, lo que puede suponer un riesgo para su integridad física, tanto por los vehículos como si se encuentran con otros machos dispuestos a defender su territorio con violencia.
  • Además, los machos pueden y suelen marcar el territorio , es decir, también nuestra casa (lo que produce un olor muy intenso).

Cómo se comportan las hembras.

  • Aunque no es una ciencia exacta, las hembras suelen ser menos sociables que los machos porque conservan el impulso atávico de mantenerse aisladas, especialmente cuando tienen camadas. Tras milenios de domesticación, esto apenas se aprecia en las hembras, pero lo que conservan es que tendrán celos periódicos (conoce aquí más información del “Celo de la gata“), en ocasiones acompañados de maullidos muy sonoros, a partir del momento que alcanzan la madurez sexual.

La esterilización.

  • Es completamente errónea la opinión de que un gato debe reproducirse para llegar “a realizarse”o para que su salud no se vea mermada. No sólo el gato no tiene una escala de valores como la humana, sino que está demostrado que su salud se ve perjudicada a largo plazo cuando no es esterilizado quirúrgicamente.
  • Hoy día la esterilización quirúrgica de ambos sexos es una práctica veterinaria con unos beneficios muy bien contrastados, entre los que está la inhibición tanto de los celos en las hebras como del impulso de marcaje en los machos, por lo que el sexo del ejemplar puede pasar a un segundo plano en el momento de la decisión.
  • Los beneficios de la esterilización quirúrgica (conoce los “Alimentos para gatos esterilizados“) no sólo afectan al comportamiento del gato, sino también a su salud, ya que aumenta su esperanza de vida al disminuir el riesgo de padecer determinadas enfermedades. Lo único que se debe tener muy en cuenta tras la esterilización quirúrgica es que las necesidades nutricionales cambian y se debe dar un alimento adaptado a estos requerimientos nuevos.
saber-cual-es-el-gato-adecuado-interior

La raza del gato

De todos los aspectos que influyen a la hora de elegir un gato está si se quiere un gato de pura raza o cruzado. Si bien el gato común europeo sigue siendo el que tiene mayor presencia como mascota, existe un buen número de razas felinas que pueden complicar la elección.

Desarrolladas más tardíamente que las del perro, las razas de gatos hoy día cuentan con muchos aficionados, quienes encontrarán en ellas ejemplares con unas características físicas determinadas (el color del pelo y de los ojos o la complexión del cuerpo o la forma de las orejas), así como, en cierta medida, su comportamiento, de ahí la importancia de asesorarse antes de elegir un gato de raza.

 Elección de la raza de gato

Características físicas. La más llamativa es el manto, de modo que puedes encontrar gatos de pelo largo, gatos de pelo corto, gatos con el pelo corto y liso, gatos con el pelo corto y rizado, etc.

  • La raza de gato con el pelo más largo es el Persa, pero al menor descuido acaba anudado. Esto es muy importante porque si no tienes tiempo para cepillarlo diariamente, es mejor elegir otra raza. ¿Que te gusta la cara chata del gato Persa? Entonces elige un gato Exótico, que tiene la misma complexión pero el pelo corto.
  • Algunas razas de gatos sólo tienen un tipo de color, o un patrón concreto, por ejemplo los dibujos atigrados. Este sería el caso de la raza Bengalí, que tiene una variedad que recuerda mucho al dibujo del leopardo.
  • Otras razas destacan por no tener pelo, como el Sphynx, pero durante los inviernos muy fríos necesitan estar en lugares con una temperatura alta en todo momento. En cambio, es un gato que no suelta pelo, lo que hace de él un gato hipoalergénico si el propietario es alérgico al pelo del gato. Ojo, porque si el propietario es alérgico a la saliva, también será sensible a esta raza.

Temperamento. El carácter de las razas puede variar enormemente de unas a otras, por eso es importante conocer cuál es el comportamiento tipo de la raza que te gusta.

  • ¿Buscas un gato activo?, entonces elige un Siamés o un Oriental porque comparados con el Persa o el Ragdoll son dos razas enérgicas.
  • Además, si buscas un gato que no maúlle, también debes tener en cuenta que el Siamés y el Oriental son dos razas muy “parlanchinas”. Aun así, te recordamos que el maullido es intrínseco al gato, con lo que todos maullarán en alguna medida.

Estado de salud. Todos los gatos pueden enfermar a lo largo de su vida, pero si queremos asegurarnos de que el que elegimos está sano en ese momento, debemos prestar atención a los signos de enfermedad. Por supuesto, es totalmente legítimo que eso no nos preocupe, pero siendo conscientes de que asumimos mayores responsabilidades. Los signos de enfermedad más importantes son:

  • Si muestra diarrea o mucosidad en la nariz y en los ojos, descamaciones en la piel y un pelo opaco, sin lustre. También el peso ideal del gato (especialmente que no esté muy delgado si es un gatito muy joven) es signo de buena salud.
  • Si hay cojera o dificultad en el movimiento. Si es un gatito, puede ser indicativo de su carácter futuro que tenga un comportamiento juguetón o tranquilo; en este último caso, no se debe confundir con la apatía.

Necesidades especiales. Además de requerir cuidados específicos por su tipo de pelo u otros rasgos físicos, algunas razas pueden tener unas necesidades nutricionales propias. Por ello, no está de más saber si la mejor raza de gato para ti tiene un alimento adaptado a sus necesidades especiales.

Nuestro estilo de vida

Si una de tus inquietudes es “cuál es el mejor gato para mi estilo de vida”, nosotros estamos de acuerdo contigo. No es lo mismo ser un gran viajero y recorrer el mundo a la menor ocasión que vivir de una manera sedentaria y pasar la mayor parte de nuestro tiempo libre en casa.

Dado que los gatos pueden estar solos en casa incluso durante períodos largos a poco que alguien lo supervise para que no le falte agua ni comida , cualquiera que se sienta atraído por ellos puede ser un buen dueño de gato.

Sin embargo, agradece mucho la presencia de su propietario, así que el gato es perfecto para personas muy caseras o que por algún motivo se ven obligadas a permanecer en el hogar casi constantemente.

La compatibilidad entre humano y gato también depende del tipo de vivienda que tengamos y, con ello, si el gato tiene acceso al exterior o no.

  • Gato de interior. Se denomina así al gato que no tiene acceso al exterior en su vida cotidiana, incluidas las terrazas. Esto hace que el “territorio” sea limitado y requiera un enriquecimiento para reducir la falta de ejercicio. No existe un mejor gato para interiores propiamente dicho, pero siempre se adaptarán mejor los gatos tranquilos que los nerviosos.
  • Gato de exterior. Quienes tienen la suerte de poseer una casa con jardín deben tener en cuenta que el gato conserva intacto el impulso de curiosear su entorno, lo que con frecuencia le llevará a traspasar los límites de la propiedad. Esto puede generar conflictos vecinales y suponer riesgos para su integridad física, incluidas las peleas con otros gatos. Tenlo en cuenta a la hora de elegir porque esto hace que no haya un mejor gato para exteriores.