Gatos de interior

Gatos de interior: vivir en casa tiene ventajas... e inconvenientesSe consideran gatos de interior o indoor cats a aquellos que no tienen la posibilidad de acceder al exterior en ningún momento, un tipo de vida a la que el gato se suele adaptar bien, especialmente cuando se acostumbra desde pequeño.

La facilidad con la que un gato se adapta a vivir en un entorno cerrado depende de muchos factores, entre ellos la idiosincrasia individual y la adopción o adquisición del gato a una edad temprana.

El tipo de vida dentro de casa tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes. Así, las ventajas de no acceder al exterior son que se tiene mejor control del estado sanitario del gato; protección frente a pérdidas, atropellos o envenenamientos; control de las condiciones ambientales y aumento de la esperanza de vida del gato por los mejores cuidados.

Por su parte, los inconvenientes de no poder salir de casa son la falta de oportunidades para expresar sus conductas naturales, que puede desencadenar problemas de ansiedad, frustración, etc.; la falta de estimulación sensorial, con aumento de las reacciones de miedo ante los cambios en el entorno; la imposibilidad de escapar de los elementos y situaciones estresantes de la vivienda, así como la inactividad y la obesidad.

¿Qué es mejor? Obviamente, no siempre se puede elegir, pero es caso de poder hacerlo, la elección de un tipo de vida u otro para el gato debe ser valorada teniendo en cuenta muchos factores. Por ejemplo, si el gato estaba acostumbrado a salir a la calle antes de haberlo adquirido o no, si es miedoso o anciano, si el entorno por donde va a salir es muy bullicioso o con abundante tráfico, etc.

En caso de que el gato vaya a vivir en el interior, deberemos asegurarnos de proporcionarle un entorno estimulante, con juguetes y otros objetos para que pueda cazar, esconderse, etc. Asimismo, es muy importante adaptar su alimentación a la vida en el interior, para lo que Royal Canin ha formulado alimentos especiales como Indoor 27 e Indoor 7+.