¿Cómo habituar a un gato al transportín?

Gato dentro de un transportín - Comportamiento felinoCuando tenemos que llevar al gato a algún lugar fuera de casa, debemos asegurarnos de tenerlo controlado, principalmente por su seguridad, pero también para evitar accidentes. La forma más adecuada y también más habitual de realizar ese traslado es con el gato dentro de una maleta o bolsa específica, conocida como transportín.

Los transportines pueden estar hechos de diversos materiales y tener distintas formas, pero los más adecuados son los de plástico que se pueden desmontar en dos partes, además de la puerta. Pero, sea cual sea el tipo de transportín que utilicemos, es imprescindible habituar correctamente al gato para evitar que con el tiempo resulte imposible introducirle en él. Para conseguirlo, os recomendamos seguir los siguientes pasos:

 

1. Asociación positiva al transportín

  • Sitúa el transportín en una zona de la casa donde el gato se encuentre cómodo y tranquilo. Retira la parte superior del transportín y la puerta frontal y pon una manta con un olor familiar para el gato.
  • Permítele que explore relajadamente este “artefacto” y que se acostumbre a él. Es muy probable que lo elija como sitio para descansar. Si es así, aprovecha cuando esté en él y prémiale con algo muy suculento.
  • Posteriormente coloca la parte superiory después la puerta, pero teniendo cuidado de utilizar algo que la mantenga abierta e impida que se pueda cerrar accidentalmente.
  • Una vez que se ha familiarizado con el transportín, puedes empezar a poner el comedero del gato cerca y, poco a poco, todos los días, ir acercándolo más y situándolo dentro del transportín, hasta llegar hasta el fondo.
  • Cuando el gato puede comer perfectamente dentro del transportín es el momento de empezar a cerrar la puerta durante los períodos en que está comiendo,aumentando progresivamente el tiempo. En esos momentos puedes aprovechar para dar al animal alguna golosina adicional.

2. Habituación a los movimientos

  • La siguiente fase en el proceso de habituación es acostumbrar al gato a que el transportín “se mueve”.Lo ideal es comenzar, únicamente, por levantar durante un instante el transportín del suelo y volver a dejarlo en él, aumentando progresivamente el tiempo que permanece sujeto por tu mano.
  • Después puedes dar algunos pasos y volver a depositarlo en el suelo. Luego puedes sacarlo un momento de casa y volver a entrar, bajar un tramo de escaleras y volver a subir, etc.
  • Durante todos estos pasos lo ideal es que el gato tenga su atención puesta en algo de comidaque le resulte altamente estimulante, por ejemplo, comida enlatada.

3. Habituación al coche

  • La última fase de la habituación es la referente a los viajes en coche.Para muchos animales, los movimientos de un vehículo son altamente estresantes y pueden marearles con facilidad, lo que hace que la experiencia sea muy desagradable.
  • Comienza por sujetar de forma apropiada el transportín en los asientos traseros y mantenlo dentro del coche, sin arrancar,durante unos momentos. Luego vuelve a llevarle a casa.
  • En los días posteriores empieza a arrancar el coche pero sin moverlo,para luego empezar a desplazarte sólo durante tramos cortos, a velocidad baja y, a ser posible, en línea recta. Por último, se puede ir aumentando la duración del recorrido, la velocidad, etc.
  • Como en la fase anterior, se debe utilizar una comida muy apetitosa para el gato en todos los pasos descritos,al menos hasta realizar desplazamientos largos.
  • Siempre que el gato salga de casa en el transportín es muy importante cubrirlo con una toalla suficientemente grande para evitar que el gato vea el exterior. Esto, aunque parezca mentira, ayuda al gato a estar más tranquilo y relajado.

Sigue estos consejos y tu gato estará mucho más tranquilo cuando lo saques de casa, por ejemplo, para irte de vacaciones o para  llevarlo al veterinario.