¿Hay que añadir calcio a su dieta?

¿Hay que añadir calcio a la dieta del perro?

La alimentación de un cachorro es importantísima porque, especialmente en la primera fase del crecimiento, si no es adecuada, puede dificultar y alterar el desarrollo.

No obstante, una alimentación desequilibrada no siempre es que reciba poco alimento, que el que recibe no esté adaptado a sus necesidades especiales o que sea de baja calidad, sino que un exceso de alimentación adaptada también tiene esta consideración.

Hoy día, gracias a la concienciación de los propietarios de mascotas, los casos de cachorros con una nutrición deficiente no son muy frecuentes, especialmente si se comparan con los que están sobrealimentados. Es posible que esta tendencia se deba a que el propietario confunde que un cachorro requiere mayores necesidades energéticas con un consumo calórico excesivo.

A este respecto, cuando un cachorro recibe un alimento con aportes nutricionales adecuados pero en mayor cantidad que la necesaria, además de sobrepeso, se produce un crecimiento más rápido, que influye directamente en la maduración tanto de los músculos como del esqueleto y a su vez en el aumento de la tensión articular.

Dado que esto es especialmente importante en los perros de tamaño grande, se estima que un cachorro que pueda llegar a pesar 30-35 kilos una vez adulto, no debe aumentar de peso por encima de los 175 gramos diarios, ni pesar más del 65 por ciento del peso adulto cuando tiene 6 meses de edad. Asimismo, un cachorro que pueda llegar a pesar 50-70 kilos cuando sea adulto no debería ganar más de 250 gramos cada día y a los 6 meses no debe superar el 60 por ciento del peso estimado de adulto.

Sin embargo, para conseguir un alimento que facilite este desarrollo del cachorro, no solo es importante que contenga los nutrientes en la cantidad adecuada para satisfacer las necesidades nutricionales de cada cachorro, sino que debe suministrar el equilibrio adecuado entre el calcio y el fósforo.

A este respecto, en general los perros jóvenes tienen unas necesidades altas de calcio, lo que les permite mineralizar el cartílago recién formado, pero estas cantidades dependen en gran medida de la etapa de crecimiento, que a su vez están directamente relacionadas con la edad y el ritmo de crecimiento del cachorro, lo que varía según el tamaño y el peso estimado de adulto.

Esto, dicho así, parece complicado, pero en realidad significa que cualquier cachorro necesita calcio para la formación de sus huesos, pero la cantidad adecuada depende del tamaño de adulto del perro (uno pequeño va a necesitar menos calcio que otro de tipo grande o gigante), pero a su vez esta cantidad debe estar ajustada a la edad según dicho tamaño, porque de lo contrario se corre el riesgo de aparición de trastornos músculo-esqueléticos.

En cambio, un exceso en el aporte energético, y con él un mayor aporte de calcio, favorece varios trastornos muy conocidos por todos, como la displasia de cadera, pero también otros menos conocidos pero igual de importantes, como la osteocondritis, el carpo valgo y la osteodristrofia hipertrófica. Además de favorecer el desarrollo de trastornos articulares en general, un aporte excesivo de alimento afecta especialmente a las zonas menos resistentes, por ejemplo las áreas cartilaginosas y, más en concreto, a las placas de crecimiento.

Recuerda, si quieres que tu perro tenga un crecimiento óptimo es necesario un aporte nutricional adecuado, sin carencias pero sin excesos. Con ello atajarás algunos trastornos relacionados con la alimentación inadecuada. A su vez, olvídate para siempre de la idea de aporte extra de calcio si su dieta está adaptada a sus necesidades, y para eso puedes confiar en Royal Canin.