La importancia del agua para el gato

La importancia del agua: mitos sobre la relación del gato y el agua

Existen varios mitos sobre la relación del gato y el agua, entre ellos que la odian a muerte y que beben muy poco.

Es verdad que, por sus orígenes y hábitos naturales, el gato es una especie que no necesita gran cantidad de agua, pero eso no significa que no deba beberla, sino todo contrario, el gato siempre debe tener a su disposición agua limpia y fresca, mejor en distintas partes de la casa y preferentemente separada del lugar donde tiene la arena higiénica.

Además, existen varios factores que influyen en la cantidad de agua que bebe el gato. Uno de los más importantes es la temperatura ambiental, pero también influyen la cantidad de ejercicio, el tipo de alimento, el estado fisiológico y la salud.

Dado que el agua es el nutriente primordial para la vida, es imprescindible para la salud del gato, ya que participa en todas las funciones fisiológicas del organismo, entre las que destaca la regulación de la temperatura corporal.

Otras funciones del agua importantes para la salud del gato son que transporta los nutrientes por el organismo y diluye la orina (esto protege al gato frente a la formación de cálculos urinarios).

Para hacernos una idea de la importancia del agua en el organismo debemos saber que representa el 85 por ciento de la sangre, el 75 por ciento de la masa muscular y el 50 por ciento del esqueleto.

Si el agua es importante para la vida del gato también lo es el recipiente donde se dispone. A este respecto, los mejores materiales son aquellos que no son porosos, como el vidrio, la porcelana o el acero inoxidable, de este modo no se alteran las propiedades del agua.

Otro mito acerca de la relación del gato con el agua es que no soporta bañarse. Esto en general es cierto debido a los hábitos naturales del gato, pero cualquier gato que esté acostumbrado desde pequeño tolerará que lo bañemos. Asimismo, un gato silvestre en cuyo entorno tenga la obligación de meterse en el agua, no mostrará ningún reparo en hacerlo.

Existe otra vía de abastecimiento de agua para el organismo diferente de la que bebe. Este es el caso de los alimentos húmedos, como los que ha desarrollado Royal Canin, que ayudan al gato a nutrirse e hidratarse mientras disfruta de su comida.