Innovación en Royal Canin

Innovación en Royal CaninYa el fundador de Royal Canin, Jean Cathary, era consciente en 1968 de la importancia que tiene la nutrición para desarrollar todo el potencial de la salud de los gatos y los perros. No en vano los primeros alimentos de la marca nacieron para mejorar determinados problemas de piel que se encontraba con frecuencia en el Pastor Alemán y que, además, permitió acuñar una de las máximas más significativas de Royal Canin: Nutrición Salud.

Desde entonces y fiel a este principio, en Royal Canin no nos basta con desarrollar un alimento básico, sino que constantemente damos un paso más y entramos de lleno en el ámbito de la mayor adaptación posible, ya que pretendemos formular alimentos capaces de satisfacer las necesidades particulares de cada gato y cada perro, casi un alimento a la medida.

Innovación en Royal Canin

No obstante, una alimentación innovadora también requiere la participación de expertos en diferentes materias, desde nutricionistas a criadores, pasando por veterinarios y consumidores, ya que solo teniendo en cuenta todas las opiniones se consigue un alimento eficaz, completo y de la máxima calidad.

Pero si la fórmula del alimento es primordial, no lo es menos “el vehículo”, es decir, la croqueta. A este respecto, en Royal Canin hemos sido y somos precursores en el desarrollo de croquetas lo más adaptadas posible a las características anatómicas del gato o del perro que vaya a ingerirlas. Por ello, son importantes el tamaño, la forma y la textura, que se adaptan al animal al que va destinado el alimento.

Por otra parte, para la mejora constante de nuestros productos en Royal Canin apoyamos proyectos de investigación universitaria en facultades de veterinaria. No obstante, estos estudios deben estar respaldados por un código ético muy estricto, en el que el bienestar de los animales sea lo primero.

Como podéis ver, para mantenernos al día en el proceso de innovación y si los resultados de todos los estudios así lo recomiendan, en Royal Canin no dudamos en revisar la fórmula de nuestros alimentos y en desarrollar uno nuevo si es necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *