La alimentación del perro, según su tamaño y edad

La elección del alimento del perro no siempre es tarea fácil: el número de posibilidades es inmenso, incluso dentro de una misma marca.

Esto no es un capricho, sino que un perro muy pequeño tiene unas necesidades nutricionales distintas a las de un perro gigante.

Si bien existen diferentes factores que influyen a la hora de elegir la alimentación más adecuada para el perro, por ejemplo, su grado de actividad, si está esterilizado o si presenta alguna sensibilidad, hay otros dos elementos fundamentales que determinan sus necesidades nutricionales: la edad y el tamaño del perro.

¿Por qué son tan importantes el tamaño y la edad? Porque el tamaño determina el tipo de crecimiento,  porque existen sensibilidades nutricionales asociadas al tamaño y porque hay diferencias en el ritmo de envejecimiento entre perros grandes y pequeños.

¿Cómo podemos clasificar los perros en función del tamaño? Debemos empezar diciendo que el tamaño del perro es un criterio que está determinado por su peso de adulto y que marca sus necesidades nutricionales. Por ello, se pueden clasificar en: perros muy pequeños (menos de 4 kilos), perros pequeños (de 1 a 10 kilos), perros medianos (entre 11 y 25 kilos), perros grandes (de 26 a 44 kilos) y perros gigantes (de más de 45 kilos).

  • Menos de 4 kilos. La gran particularidad de los perros de menos de 4 kilos es que tienen gran predisposición a la formación de sarro en los dientes y son propensos a padecer estreñimiento. Por ello, sus alimentos específicos incorporan quelantes de calcio, un compuesto que ayuda a reducir la formación de sarro dental y un contenido de fibra adecuado para favorecer el tránsito intestinal.
    • El crecimiento de este grupo de perros acaba hacia los 10 meses de edad, comienza entonces su edad adulta con un cambio de necesidades nutricionales a los 8 años y la vejez es a partir de los 12 años. Para ellos hemos formulado los alimentos X-Small.
  • Hasta 10 kilos. Los perros pequeños pueden ser muy exigentes con su alimentación por lo que sus alimentos son muy palatables, al tiempo que contienen un aporte energético adecuado para mantener su peso ideal.
    • Iguales que con los perros muy pequeños se considera que su desarrollo ha concluido a los 10 meses, que a los 8 cambian sus necesidades y que a los 12 años se consideran mayores. Para estos perros hemos desarrollado los alimentos Mini.
    • ¿Un perro de menos de cuatro kilos puede tomar los alimentos Mini? Sí, rotundamente, pero una vez detectado que tienen unas necesidades propias, mejor elegir el más específico.
  • Entre 11 y 25 kilos. Los perros medianos concluyen su desarrollo hacia los 12 meses de edad, de modo que es a partir del año cuando debe tomar un alimento que no sólo tenga en cuenta la salud de su piel, sino que ayude a mantener sus defensas naturales. A los 7 años experimentan cambios que requieren una adaptación de su alimentación y a los 12 son perros sénior.
  • Entre 26 y 44 kilos. Por su tamaño, estos perros tienen mayor sensibilidad digestiva y articular, por ello sus alimentos son altamente digestibles e incorporan condroprotectores para favorecer  su salud articular.
    • El periodo de crecimiento de los perros grandes es largo, ya que se prolonga hasta los 15-18 meses y se consideran perros mayores a partir de los 5 años. Para estos perros hemos formulado los alimentos Maxi.
  • Más de 45 kilos. La mayor particularidad de los perros de más de 45 kilos es que su desarrollo es muy lento y pasa por dos fases bien diferenciadas, una en la que el crecimiento es de tipo esquelético (hasta los 8 meses de edad) y otra en la que se desarrolla más la musculatura (desde los 8 hasta los 18-24 meses). Otra particularidad de los perros gigantes es que su envejecimiento es tan precoz que los alimentos para adultos ya tienen en cuenta las necesidades propias de la edad avanzada.

Para finalizar, debes saber que todos estos alimentos tienen las croquetas adaptadas en tamaño, forma y textura porque también las mandíbulas son diferentes.