La artrosis canina

La artrosis canina

La artrosis canina es una enfermedad degenerativa y dolorosa que afecta a más de un cuarto de la población total de perros.

Esta patología conlleva una degeneración progresiva del cartílago articular, que en el perro está muy relacionada con el exceso de peso. Así, se produce un círculo vicioso: la artrosis hace que el perro haga menos ejercicio, como consecuencia engorda más y se ejerce una mayor presión sobre las articulaciones, con lo que empeora el cuadro y el perro se mueve todavía menos.

Un perro con artrosis presenta unos síntomas característicos del dolor: cojera, dificultad para levantarse o estirarse, rigidez al caminar o rechazo a subir a lugares habituales, como el sofá, la cama o el coche. También se puede notar que no saluda con tanta alegría o que no manifiesta el mismo entusiasmo cuando sale a pasear.

El tratamiento va dirigido a aliviar el dolor y a mejorar el estado general del animal y su calidad de vida. Si hay sobrepeso, la primera medida a tomar será un procedimiento para adelgazar. En muchos casos, cuando se empieza a perder peso se observa una notable mejoría de los síntomas. Las medidas terapéuticas pueden incluir la cirugía, los analgésicos, los antiinflamatorios, los condroprotectores y/o la fisioterapia, así como los alimentos de prescripción veterinaria específicos para problemas articulares.