La identificación del gato

La identificación del gato

El gato doméstico apenas tiene la posibilidad de salir de casa, tan solo cuando va al veterinario o durante un viaje. Por este motivo, el propietario del gato no suele identificarlo, de lo que se arrepiente en caso de extravío.

Como cada comunidad autónoma tiene la potestad de determinar si la identificación del gato es obligatoria, consulta con tu veterinario, él conoce la normativa específica. Sin embargo, nuestro consejo es que, aunque no sea obligatorio, identifiques al gato, ya que en caso de que se produzca su pérdida las probabilidades de recuperarlo aumentan exponencialmente. De hecho, solo un 2 por ciento de los gatos extraviados regresan a su hogar, obviamente, porque están identificados.

Los métodos de identificación son tres, fundamentalmente, la instalación de una placa identificativa en un collar, el tatuaje y el microchip. Todos ellos tienen sus ventajas y sus inconvenientes, que vamos a ver a continuación.

1. Placa identificativa

Suele ser un método muy barato y de fácil instalación, si bien cuenta con el inconveniente de que el gato debe llevar puesto un collar, lo que requiere un proceso de adaptación. En la placa se suele grabar el nombre del gato y un número de teléfono en el que localizar al propietario.

Otra ventaja de este método es que resulta muy fácil de ver para quienes encuentren al gato, pero su mayor desventaja es que puede deteriorarse o perderse, por lo que es como si nunca lo hubiera llevado. Por ello, solo debe considerarse como un método de identificación complementario. Eso sí, en honor a la verdad, si cualquiera ve en la calle un gato con collar, inmediatamente sabe que se trata de un gato con dueño que probablemente esté perdido.

Si deseas recibir gratuitamente una placa identificativa personalizada, haz tu solicitud en Mascotas Bienvenidas.

2. Tatuaje

Su mayor ventaja es que resulta permanente, pero cuenta con varias desventajas: es doloroso y si se aplica en una zona visible –por ejemplo, una oreja erguida– afecta a la estética del animal.

Al tratarse del mejor método de identificación que había hace unos años, su composición estaba reglada y fundamentalmente se trataba de un código alfanumérico que constaba en un registro especial.

3. Microchip

Con el avance de la técnica se ha desarrollado un método que no solo es permanente, sino que además de no suponer más que unasimple molestia en el momento de instalarlo, tampoco afecta a la estética del gato.

Se coloca en el lado izquierdo del cuello, donde permanece sin apenas cambios. Como el tatuaje, cuenta con un código alfanumérico exclusivo que está registrado en una base de datos. Esto permite que, mediante un lector electrónico, se puedan conocer los datos del propietario y localizarle lo antes posible.

Recuerda que el único que cuenta con autorización oficial para colocar un microchip es un veterinario.