La muda en el gato

la muda en el gato: ¿por qué se produce? ¿Qué debes tener en cuenta?

Con la llegada del buen tiempo se produce uno de los cambios anuales en el pelaje del gato, en este caso la pérdida del pelo de invierno.

Esta caída masiva tiene sus inconvenientes, que van más allá de lo meramente estético o de la limpieza del hogar, ya que el gato ingiere mayor cantidad de pelo con su atusado diario que cuando no está mudando.

Dado que el pelo no se digiere, puede acumularse en forma de bola, lo que los veterinarios llaman tricobezoares, y ocasionar oclusiones si no son expulsadas de forma natural, lo que puede hacerse con las heces o vomitándolas. Si la oclusión es intensa puede producir graves trastornos.

Como en otras cuestiones relativas a la salud de nuestro gato, sería mejor prevenir, pero como es imposible que él deje de atusarse y con ello de tragarse su propio pelo, la primera medida que se debe tomar es cepillarle lo más a menudo posible, mejor diariamente, ya que todo el pelo que se retira con el cepillo no acabará en su estómago. Si eres de los que piensa que no tiene tiempo cada día, puedes aprovechar el rato que está sobre ti mientras ves tu programa de televisión favorito.

Si el cepillado en esta época primaveral es más que recomendable en todos los gatos, en los que tienen el pelo largo resulta imprescindible, ya que con cada lametazo ingieren más pelo y más largo, lo que aumenta el riesgo de formación de bolas de pelo.

Otra medida a tener en cuenta es darle jalea de malta con cierta frecuencia, ya que es un producto que ayuda a arrastrar el pelo y a expulsarlo con las heces.

También se le puede facilitar “hierba gatera”, pero la que se comercializa en las tiendas especializadas para este fin, para que tome la que quiera; sin embargo, los expertos no se ponen de acuerdo sobre la conveniencia de su uso, especialmente por su potencial acción laxante.

Lo que sí está contrastado con estudios rigurosos es el uso de un alimento formulado especialmente para evitar la formación de bolas de pelo. Dada su formulación, este tipo de alimento se puede dar durante todo el año, ya que está perfectamente equilibrado, pero si se prefiere puede darse solo durante la época de muda.

Este tipo de alimento tiene un nivel alto de fibras, que combina de forma adecuada las fibras solubles y las insolubles. Las primeras facilitan la evacuación al aumentar la viscosidad del contenido digestivo, mientras que las segundas limitan la aglomeración de pelo en el intestino.

Realmente los gatos que viven siempre en el interior de nuestras viviendas están más expuestos, ya que, al vivir con una temperatura y con una iluminación bastante estables, su muda se prolonga a lo largo de todo el año. Además, su actividad física es más escasa y, por tanto, su motilidad intestinal está más ralentizada.