Las edades del cachorro

ewdsvd

Desde que el cachorro está en el seno materno el entorno influye en su carácter. Primero a través de las experiencias que tiene su madre, pero después, como es obvio, las que experimenta él mismo. Actualmente están tipificados cinco períodos en el desarrollo de su carácter hasta que alcanza la madurez: prenatal, neonatal, transicional, de socialización y juvenil.

Según los últimos estudios realizados, se ha constatado que las experiencias que tiene la madre durante la gestación influyen directamente en el sistema nervioso de los cachorros, lo que motivará un comportamiento u otro en el futuro. Como lo que influye más negativamente es el padecimiento de estrés, se recomienda que la madre esté en un entorno agradable para ella y no sea sometida a experiencias que le produzcan angustia.

Una vez nacidos y hasta que cumplen 14 días de edad, los cachorros están en pleno período neonatal, durante el cual se recomienda que reciban estímulos suaves para desarrollar su resistencia al estrés, su estabilidad emocional, su capacidad de aprendizaje y la maduración de su sistema nervioso. Eso sí, un exceso de estímulo es perjudicial, basta con masajes y vueltas suaves.

Entre la segunda semana de edad y la tercera tiene lugar el período transicional, que se caracteriza por los cambios muy rápidos en los patrones de conducta. Es decir, pasan de apenas dormir y comer a mostrar los primeros pasos exploratorios y la interacción con sus hermanos de camada.

Cuando el cachorro cumple tres semanas de vida empieza el período de socialización, que concluye hacia los dos meses de edad. Este período es fundamental porque aprende a relacionarse con su entorno: congéneres, personas, otros animales, espacios, situaciones, etc. Es durante este período cuando el juego cobra una importancia capital.

A partir de la duodécima semana de edad hasta la madurez sexual el cachorro pasa por su fase juvenil. Es la fase de mayor actividad exploratoria, entre la que destaca el impulso de morder todo aquello que llega a su boca, en lo que tiene mucho que ver la aparición de los dientes definitivos. También es la fase en la que se fijan comportamientos a través del aprendizaje, pero como el tiempo que un cachorro es capaz de mantener la atención es muy corto, debemos ser pacientes e insistentes; es decir, que las sesiones de aprendizaje sean cortas pero frecuentes. Es muy probable que entre los cuatro y los seis meses se incrementen las reacciones miedosas y algo de aumento de la agresividad social, pero es una fase que se supera fácilmente con un buen manejo.

Recuerda que todo lo que deba aprender tu cachorro es mejor que lo haga recibiendo el mejor trato posible. Cuanto más divertido sea para él, mejor predisposición tendrá. Por el contrario, si recibe castigos, lo más probable es que cada vez se muestre menos interesado y más miedoso cuando queramos enseñarle algo nuevo.

Si estás interesado en aprender a enseñar a tu perro, Royal Canin pone a tu disposición un buen número de vídeos explicativos en nuestro canal de YouTube. Además, si en este momento tienes un cachorro, puedes conseguir una sesión gratuita de adiestramiento básico. Solo tienes que formar parte de nuestro Club del Cachorro.