Mi perro tiene problemas renales, ¿qué debo hacer?

Perro de frente ilustrando el artículo sobre salud renal en perrosLos perros necesitan limpiar su sangre de los desechos que produce su metabolismo, exactamente como nosotros. Entre todos estos desechos, algunos son hidrosolubles, en cuyo caso, los órganos encargados de su limpieza son los riñones.

Sin embargo, no siempre los riñones funcionan correctamente, de modo que el perro puede desarrollar una insuficiencia renal, que puede ser aguda o crónica.

Aunque esta enfermedad tiene mayor presencia en los perros mayores, también los jóvenes pueden padecerla, ya que una infección bacteriana, una deshidratación aguda o la ingestión de algún producto tóxico (como un anticongelante) pueden producir una insuficiencia renal.

¿Cómo puedo saber que mi perro tiene enfermedad renal?

Los signos de que un perro puede padecer insuficiencia renal son diferentes si ésta es aguda o crónica. En el caso de la insuficiencia renal aguda, el perro muestra vómitos, letargo acusado y pérdida total del apetito. Un signo típico de la enfermedad renal crónica es que el perro bebe mucho más de lo habitual, aunque desgraciadamente, cuando detectamos que algo no va bien, lo habitual es que ya esté bastante avanzada.

Dado que la enfermedad renal crónica es más común en los perros de edad avanzada, te recomendamos que hagas una revisión completa anual a tu perro según se vaya haciendo mayor. Recuerda que esto varía según el tamaño de cada perro, de modo que se considera que un perro de tamaño pequeño entra en su etapa sénior a partir de los 12 años, cuando supera los 10 años si su tamaño es mediano y a partir de los 8 años de edad en los perros grandes.

¿Qué debo hacer si mi perro tiene enfermedad renal?

Lo más importante es diagnosticar correctamente el problema renal que afecta a tu perro, y sólo hay una persona cualificada para ello, el veterinario, quien también será el único capaz para determinar el tratamiento más conveniente.

Por la naturaleza de la enfermedad renal crónica canina, es más que probable que te recomiende alguna dieta renal para perros, ya que todas están formuladas especialmente. Este es el caso de las dietas Renal de Royal Canin. Pero, ojo, otro motivo por el que no debes dárselos a tu perro sin consultar con un veterinario es porque pueden estar contraindicados si padece otras enfermedades.

¿Qué tiene de especial la comida para la enfermedad renal del perro?

  • Ayuda a frenar la progresión de la enfermedad por su bajo contenido en fósforo.
  • Favorece la función renal por su contenido en antioxidantes y ácidos grasos omega 3 EPA y DHA.
  • Disminuye el riesgo de crisis urémica y proteinuria renal gracias a su limitado contenido de proteínas, aunque éstas son de altísima calidad y cubren las necesidades proteicas del animal.
  • Tiene la capacidad alcalinizante, con el fin de combatir la acidosis metabólica que puede causar que enfermedad renal.

¿Por qué hay tantos alimentos para la enfermedad renal del perro?

  • Mejoran el apetito. La enfermedad renal crónica produce falta de apetito, por lo que los alimentos especiales para ella tienen un perfil aromático capaz de responder a la preferencia de cada perro.
  • Diferentes texturas. Hay alimentos secos y húmedos, lo que aporta variedad y mejora la palatabilidad sin renunciar a una fórmula adaptada.
  • Se pueden combinar entre sí. Dado que los alimentos secos y húmedos para la insuficiencia renal se pueden combinar entre sí, el resultado es que tienes hasta 11 combinaciones posibles para manejar la pérdida de apetito de un perro con esta enfermedad. Además, esta dieta mixta aporta mayor cantidad de agua al metabolismo, lo que también es beneficioso para su salud.