Necesidades alimentarias especiales

Necesidades alimentarias especiales

Hoy día, los perros están más que habituados a comer alimentos secos perfectamente formulados para satisfacer sus necesidades nutricionales, pero en determinadas circunstancias pueden ser necesarios alimentos húmedos.

Aunque los alimentos secos para perros tienen muchas ventajas, por ejemplo, la duración y el manejo del producto, no satisfacen a todos, sea al perro, especialmente de pequeño tamaño, o a su dueño.

Para ellos existen alimentos húmedos, que cumplen con la misión primordial de nutrir adecuadamente y que hacen las delicias de los “paladares” más exigentes y con necesidades especiales.

A este respecto, Royal Canin comercializa una gama de alimentos húmedos para perros especialmente dirigida a los de pequeño tamaño. Uno de ellos resulta muy útil durante los primeros días del destete, ya que a esa edad los cachorros empiezan a desarrollar la capacidad de lamer pero todavía no saben masticar. Además, a esta edad los cachorros tienen unas necesidades nutricionales muy elevadas, una capacidad digestiva limitada y un sistema inmunitario sin desarrollar. Para esos casos se requiere un alimento con alto contenido energético, una cantidad de almidón ajustada y un refuerzo para sus defensas, pero que además tenga una textura adecuada y alta palatabilidad. Asimismo, un alimento húmedo especialmente formulado para el destete ayuda a disminuir el riesgo de hipoglucemia, que es relativamente frecuente en las razas pequeñas.

Estos alimentos para los cachorros también son adecuados para las madres al final de la gestación, que con frecuencia muestran inapetencia en este período, y durante la lactancia, ya que son ricos en proteínas, están enriquecidos con L-carnitina y su elevado contenido en grasa permite cubrir las altas necesidades energéticas en estas fases.

Otro alimento húmedo para perros de pequeño tamaño es el que está formulado para cachorros entre los 2 y los 10 meses de edad, cuando tienen un crecimiento muy rápido, su sistema inmunitario se desarrolla exponencialmente y requieren ajustar el aporte de calcio. Lógicamente, estos alimentos deben tener un alto contenido energético, una elevada digestibilidad, el aporte adecuado de calcio y la capacidad de reforzar el sistema inmunitario del perro inmaduro.

Si se tiene en cuenta que un perro de tamaño pequeño alcanza la mitad de su peso de adulto entre los 2,5 y los 3,5 meses, y que multiplican aproximadamente por 20 su peso al nacer, los alimentos formulados para ellos, también los húmedos, deben ser capaces de proporcionar todos los nutrientes en su justa medida: alto en calorías, proteínas y grasas, muy digestibles y con complejos antioxidantes.

Los alimentos húmedos también son muy útiles para los perros maduros, que pueden sufrir sensibilidad dental, así como pérdidas de dientes. También es frecuente cierta inapetencia causada por la disminución del olfato según avanza la edad. En estos casos, nada mejor que elegir un alimento húmedo especial para perros maduros que, además de que sea muy digestible, esté enriquecido con antioxidantes, su contenido en fósforo sea moderado y contenga la cantidad adecuada de EPA y DHA (que son las siglas de dos ácidos grasos pertenecientes a la familia de los omega 3).

También los perros pequeños con tendencia al sobrepeso tienen un aliado con este tipo de alimento, ya que poseen un muy buen control calórico por su alta proporción de agua, están enriquecidos con L-carnitina, son ricos en proteínas y fibras, a la vez que tienen una cantidad reducida de grasas. Estos alimentos son ideales para los perros que están acostumbrados a recibir alimentos como premio, ya que como extra suponen muy poco suplemento nutricional. Eso sí, hay que retirar parte de la dieta seca si se utiliza como extra.

Finalmente, si tienes un perro pequeño al que quieres dar un extra para el cuidado de su piel y pelo, existe un alimento húmedo con unos niveles altos de ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6, que además contiene el cóctel “skin barrier” (a base de colina, histina, ácido patoténico, nicotinamida y histidina), vitamina A y biotina.

Aunque es decisión del veterinario, también determinadas patologías pueden requerir el uso de alimentos húmedos, ya que son muy apetecibles, tienen un alto contenido hídrico, suponen una ración más voluminosa y contienen menos hidratos de carbono. No obstante, la elección de estos alimentos depende de la patología que tenga el animal y es competencia del veterinario elegir la que más convenga según cada caso.

Recuerda, tu perro tiene varias opciones para estar perfectamente alimentado, el alimento seco, la alimentación mixta de seco y húmedo o húmedo exclusivamente. Solo hay una premisa, que se trate de alimentos de alta calidad, cuya fórmula está perfectamente adaptada para satisfacer las necesidades nutricionales del perro. En estos casos debes seguir las indicaciones del envase en cuanto al racionamiento y, si le das una alimentación mixta, calcular qué cantidad debes dar de cada alimento para que su dieta siga estando equilibrada.