Compartir:  
 
En resumen
               
 
 
 
 
 
Vidas de gatos

Gato con michelines, ¿gato sano?

La vida del gato en la naturaleza estaba ocupada por una rutina diaria de juegos y ejercicios que eran necesarios para mantener a punto su estructura corporal para las necesidades de un intrépido cazador como era el gato salvaje. Hoy en día, muchos gatos viven en apartamentos, sin acceso al exterior y pasan mucho tiempo solos, no teniendo con quien compartir el tiempo de ejercicio tan necesario para su salud.

Se considera que un gato padece de sobrepeso cuando supera en un 10% su peso ideal, y cuando supera el 15%, ya podemos hablar de obesidad.

Según estudios recientes, la obesidad afecta a entre un 20% - 30% de la población felina europea. En líneas generales, su origen puede venir determinado por alteraciones metabólicas debidas a problemas orgánicos (posibles patologías), y en una medida muy importante, por factores relacionados con una incidencia de estrés debido al modo de vida del animal y la armonía con su entorno.
 
 
¿Por qué esos kilos de más no son buenos para mi gato?

Aunque en apariencia un gato rollizo les parece a muchos un signo de vitalidad y "buen vivir de gato", esto no es en absoluto exacto, y en realidad representa un desajuste entre el correcto equilibrio entre el aporte y el gasto de energía, y es señal de que algo en la vida de nuestro gato no va bien.

Sería muy extenso decir todo lo que puede provocar la obesidad, todo lo que puede alterar de forma directa o indirecta, de forma temprana o a medio y largo plazo pero, al menos, daremos un algunos apuntes: un gato obeso está más predispuesto a patologías articulares, respiratorias, cardíacas, circulatorias, hepáticas, reproductivas, metabólicas (como la diabetes), tumorales, etc. Por supuesto su actividad física estará reducida y además, su esperanza de vida es menor.

Además de la vida sedentaria que llevan la mayoría de los gatos domésticos fomentada por sus horas de sueño y su bajo nivel de actividad, una causa relativamente frecuente de obesidad puede ser el estrés, pues muchas veces se acompaña de una ingesta excesiva de alimentos, que desequilibra el balance energético y, por consiguiente, favorece la aparición de la obesidad.

Como vemos, hay muchos factores importantes de la vida de nuestro gato que están en juego a la hora de entender por qué el sobrepeso y la obesidad no son buenos para nuestro gato. Desde Royal Canin, como profesionales de la nutrición-salud de los gatos, en futuras ediciones de Miau! les mantendremos informados sobre este tema fundamental para la sanidad felina.

¡Esperamos que este verano sea una buena ocasión para empezar a cuidar la línea y, con ello, la buena salud de nuestro gato!
 
 
 
 
 
En resumen
               
Síguenos:  
Ir a Royal Canin en Facebook Ir a Royal Canin en Twitter Ir a Royal Canin en YouTube