Nutrientes básicos para la alimentación responsable de tu perro

El perro, considerado como omnívoro o carnívoro no estricto, requiere un aporte de nutrientes en unas proporciones y en unas cantidades adecuadas a sus necesidades. A continuación te explicamos cuáles son los nutrientes necesarios para el perro y para qué sirven muchos de ellos.

  • Agua. Es el principal de los nutrientes, sin el cual no serían posibles las demás funciones del organismo. Por ello, el perro siempre debe tener agua a su disposición, cuanto más fresca, mejor, pero nunca fría de la nevera.
  • Proteínas. Están formadas por cadenas de aminoácidos y sirven para que el organismo construya y regenere los tejidos. También le permiten fabricar enzimas que desempeñan una función relevante en las reacciones químicas vitales. Algunos aminoácidos se sintetizan a partir de otros, pero los “aminoácidos esenciales” no los puede sintetizar el organismo y es necesario proporcionarlos con el alimento.
  • Hidratos de carbono. Dentro de este grupo se incvluyen los almidones y los azúcares, que aportan energía de uso inmendiato, también están las fibras como la celulosa, el psyllium, así como los prebióticos como los fructo-óligosacáridos (FOS) y los manano-oligosacáridos (MOS).
  • Lípidos. También llamados grasas, su función primordial es aportar energía, que si organismo no utiliza, se acumula provocando un aumento del peso. Por otro lado, las grasas aportan ácidos grasos. Entre los más importantes están los de las series omega 3 y omega 6. Los ácidos grasos omega 3 son conocidos por sus propiedades antiinflamatorias, sobre todo el EPA, ácido eicosapentaenoico y el DHA, ácido docohexaenoico que se encuentran en el pescado azul. Los ácidos grasos Omega 6 son una fuente de ácidos grasos esenciales y son importantes para mantener la salud de la piel y la calidad del pelaje. Algunas fuentes ricas en ácidos grasos omega 6 son los aceites vegetales como el de soja y el de girasol.
  • Minerales. Son indispensables para determinadas funciones y no tienen un origen orgánico.
    • Macroelementos: el organismo los necesita en cantidades relativamente grandes. Este es el caso del fósforo, que transporta la energía; el magnesio, imprescindible para que se produzcan los impulsos nerviosos; el potasio y el sodio, que intervienen en el equilibrio iónico celular; y el calcio, que permite la osificación de los huesos.
    • Oligoelementos: el organismo los necesita, pero en menor cantidad. A este grupo pertenecen el hierro, imprescindible para sintetizar la hemoglobina en los glóbulos rojos (los que llevan el oxígeno a las células); el zinc, para el desarrollo cutáneo; el cobre, para sintetizar los pigmentos de la piel; el yodo, que ayuda al funcionamiento de la glándula tiroides; y el selenio, que actúa como antioxidante.
  • Vitaminas. Su importancia está en que regulan el funcionamiento de las células. Algunas son solubles en agua (hidrosolubles) y otras solubles en grasa (liposolubles), de modo que según su tipo, las vitaminas llegan a las células a través del agua o de la grasa. Ya sabes que las vitaminas suelen recibir una denominación alfabética aunque existen algunas vitaminas con nombre propio:
    • La biotina (vitamina H): imprescindible para la piel y el pelaje.
    • La tiamina (B1): básica para el funcionamiento del sistema nerv Sioso.
    • La riboflavina (B2): clave para el metabolismo de la piel.
    • El ácido pantoténico (B5): indispensable para el crecimiento.
    • La piroxidina (B6): que contribuye a la energía celular.

Otros nutrientes. Además de todos los nutrientes que hemos tratado hasta ahora existe un gran grupo de nutrientes que, sin ser indispensables, ayudan a mantener la salud del perro. Se denominan nutracéuticos y pueden tener funciones muy diversas, así que los hay antioxidantes, condroprotectores, digestivos, etc.