Pautas alimentarias

Pautas alimentarias

Para que el perro esté alimentado correctamente, no todo es elegir el alimento especial para él y dárselo cuando nos venga bien, sino que se deben seguir unas pautas, que repercuten en su salud.

  • Si el alimento es de buena calidad y, por tanto, es completo, debe ser lo único que tome el perro. Por ello, no es necesario, e incluso resulta perjudicial, ningún tipo de suplemento mineral.
  • En el perro es muy importante la distribución de las comidas a lo largo del día de forma regular. Alimentar a libre disposición, o “ad libitum”, puede producir una ganancia de peso excesiva.
  • En el cachorro, lo ideal es comenzar con tres o cuatro comidas al día y reducir posteriormente a dos. Todos los días debe recibir su alimento a la misma hora, en el mismo lugar e, incluso, utilizar el mismo comedero para evitar la ansiedad y el consiguiente sobreconsumo.
  • Generalmente, el fabricante recomienda la cantidad diaria y el modo de administración, pero hay que tener en cuenta que algunos perros pueden necesitar un reajuste individual según la evolución de su peso y sus circunstancias (actividad, constitución, etc.). Por eso, ante cualquier duda hay que recurrir al veterinario, quien ofrecerá todo tipo de información para adaptar el alimento de la mejor forma posible al perro en cuestión.
  • Por último, hay que recordar que siempre se debe dejar agua limpia y fresca a su disposición.