Por el mejor de los retiros

Merecen el mejor retiro. ¡La "jubilación" de los perros de trabajo!

El perro es un gran aliado del hombre desde el principio de los tiempos. Junto a nosotros ha evolucionado y a nosotros nos presta infinidad de servicios hoy día, además de una gran compañía.

Este es el caso de los perros de trabajo, entre los que están los más conocidos de todos, los que hacen de guía de personas invidentes o con discapacidad visual muy grave, más conocidos como perros lazarillo. No obstante, estamos menos acostumbrados a ver en acción a los perros de los Cuerpos de Seguridad del Estado, desde la Policía hasta la Guardia Civil, pasando por Protección Civil y el cuerpo de Bomberos, que los utilizan para rescatar a personas sepultadas bajo escombros o para detectar cualquier sustancia o material susceptible de suponer contrabando, por ejemplo, explosivos, drogas y dinero.

El adiestramiento de estos animales, que es muy complicado, empieza cuando dejan de ser cachorros, pero antes suelen estar en casas de acogida para que tengan la mejor socialización posible.

Una vez que el perro supera con éxito su aprendizaje, desarrolla una labor de incalculable valor para la sociedad. No obstante, el perro también experimenta el paso de los años y va perdiendo facultades, por lo que llega el momento de la retirada.

Desgraciadamente, hasta ahora en un gran número de países no existe un protocolo de actuación para los perros de trabajo retirados. Sin embargo, en Estados Unidos los perros policía y militares, como un profesional más, tienen una pensión para toda su vida que les permite cubrir sus necesidades; además, cuentan con su correspondiente posibilidad de adopción, que con mucha frecuencia realizan sus guías. Además, en este país los ejemplares que tienen algún problema derivado de su trabajo cuentan con hospitales veterinarios donde reciben tratamiento, tanto físico como psicológico.

En España estamos muy lejos de contar con las medidas que tienen en Estados Unidos, pero sí hay entidades sin ánimo de lucro centradas en encontrar un hogar para estos perros. Si estuvieras interesado en adoptar un perro de trabajo jubilado, puedes contactar con diversas asociaciones. Aunque no son las únicas, aquí tienes dos de ellas: Retired Dogs 112 y Héroes de 4 Patas.