¡Qué pelo tan bonito!

¡Qué pelo tan bonito!

Una de las primeras cosas en que nos fijamos los amantes de los perros es en su pelo, especialmente cuando está brillante, con el lustre propio de la salud.

Quizá podamos pensar que el dueño le aplica algún producto cosmético para conseguirlo, pero la clave de esa belleza no está ahí, aunque puede ayudar, sino que está en la alimentación que recibe el perro, ya que es la fuente que abastece al organismo de todos los elementos necesarios para mantenerse en óptimas condiciones.

Lógicamente, no hay pelo sano y brillante si no hay también una piel sana. Por esta razón, los alimentos incorporan los nutrientes que intervienen en la salud de la piel y, por tanto, del pelo.

Para ser conscientes de la importancia que tiene la salud de la piel para la salud del perro, debemos saber que la piel es el órgano más extenso del organismo –representa el 12 por ciento del peso de un perro adulto– y además de actuar como una auténtica barreraentre el animal y el entorno, desempeña otras funciones, como sensorial (percibir el frío, el picor, etc.), la de secreción de diversos elementos necesarios para su mantenimiento o la de almacén de agua y vitaminas.

La piel también desempeña una función inmunitaria, por lo que está conectada directamente con el sistema defensivo, que mantiene a raya a los agentes potencialmente nocivos, como los virus y las bacterias.

La nutrición también contribuye a mantener y potenciar las cualidades naturales del pelo, esas que forman parte de su herencia genética, tales como la longitud, el brillo y la pigmentación.

Algunos nutrientes ayudan de manera significativa a mejorar la belleza del pelaje, como los ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega 6. Además, son fundamentales para mantener una piel flexible y unas defensas eficaces frente a las agresiones externas.

No obstante, aunque el perro reciba un buen alimento, con todos los nutrientes necesarios para la salud de la piel, es posible que aparezcan síntomas como el picor o ligeras descamaciones, para lo que hay alimentos específicos con un aporte extra de nutrientes especiales para la piel.

Asimismo, en algunos casos de enfermedad o lesión cutánea dar un alimento específico también puede facilitar la reparación y la recuperación de la piel. Eso sí, antes es conveniente consultar con el veterinario, quien determinará la gravedad y la mejor solución.