¡Qué pelo tan bonito!

¡Qué pelo tan bonito! Importancia de la salud de la piel en el gato

Cuando miramos a un gato, una de las primeras cosas en que nos fijamos es en su pelo, mucho más cuando está brillante, con el lustre que solo la salud puede dar.

Es posible que nuestro primer pensamiento es que el propietario le aplica algún producto cosmético o que su lengua le da ese brillo cuando se atusa, pero la verdadera razón de esa belleza no es otra que la alimentación que recibe el gato, ya que es la vía que abastece al organismo de todos los nutrientes necesarios para estar en condiciones óptimas.

Resulta evidente que no hay pelo sano y brillante si la piel no está sana. Por ello, los alimentos de alta calidad incorporan todos los elementos que tienen algo que ver con la salud de la piel, que, como ya hemos visto, afecta a la del pelo.

Si deseas conocer la importancia que tiene la salud de la piel para la salud del gato, debes saber que la piel es el órgano más extensodel organismo y que actúa como un verdadero muro entre el gato y su entorno. No obstante, también tiene otras funciones: sensorial (percibe el calor, el picor, etc.), la de secretar diversos elementos imprescindibles para su mantenimiento y la de almacén de agua y vitaminas, por ejemplo.

Pero aquí no acaban sus funciones, ya que también tiene una misión inmunitaria, lo que consigue al estar conectada directamente con el sistema defensivo, el que impide que los agentes potencialmente nocivos puedan prosperar cuando llegan al cuerpo; ese sería el caso de los virus y las bacterias.

La nutrición también interviene en el mantenimiento de las cualidades naturales del pelo, las que están determinadas por la herencia genética, pero también las potencia. Tal sería el caso de la longitud del pelo, su brillo y su pigmentación.

A este respecto, ciertos nutrientes contribuyen de manera significativa a aumentar la belleza del pelaje, como los ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega 6, que son necesarios para que el gato mantenga la piel flexible y sus defensas activas frente a las agresiones externas.

Sin embargo, el gato puede tener ligeras descamaciones o picor aunque reciba un buen alimento, para estos casos hay alimentos específicos, con un aporte extra de nutrientes especiales para la piel.

Por otra parte, en determinados casos de enfermedad o lesión cutánea, facilitar un alimento específico puede contribuir a la reparación y la recuperación de la piel. Eso sí, antes es conveniente consultar con el veterinario, ya que es único verdaderamente cualificado para dar la mejor solución.