Residencias caninas. Todo lo que debes saber.

Golden sentado ilustrando artículo de Residencias Caninas¡Por fin ha llegado la época estival y con ella el inicio de la vacaciones! Ahora bien, ¿qué puedes hacer con tu perro si no te lo puede llevar de viaje?

Las opciones son varias, dejarlo en casa de un familiar que se encargue de él durante tu ausencia o alojarlo en una residencia de mascotas.

Cómo elegir una residencia

En el mercado hay infinidad de ofertas disponibles sobre residencias para mascotas, ¡incluso las hay exclusivas para conejos!, así que elegir una puede ser muy complicado.

Aun así, hay algunos signos que te pueden ayudar a la hora de elegir una residencia donde dejar a tu perro durante las vacaciones.

  • Servicios disponibles. Consulta con ellos cuáles son los servicios básicos que ofrecen y los opcionales. Los básicos son, obviamente, el alojamiento, darle de comer y beber, mantenerlo limpio y atendido por un veterinario si hiciera falta. Los opcionales son infinitos: bañarlo, sacarlo de paseo, administrarle algún tratamiento veterinario con horario, atención telefónica, envío de fotos/vídeos, webcam disponible todo el tiempo para que el propietario pueda ver qué está haciendo su mascota en ese momento, servicio de recogida y entrega a domicilio, etc.
  • Visita las instalaciones. Antes de contratar los servicios de una residencia, haz una visita presencial para comprobar que lo que ves en su publicidad es fiel a la realidad. Comprueba que los espacios, individuales y comunes, estén limpios, incluso si cuentan con aire acondicionado. Tampoco está de más asegurarte de si va a tener un colchón o un tejido confortable sobre el que poder descansar. Desconfía de casetas instaladas a pleno sol y sin espacios con sombra.
  • Zona de recreo. Tu perro debe seguir haciendo ejercicio durante su estancia en la residencia, por lo que deben contar con un espacio de recreo donde pueda correr a sus anchas. Si es sociable, seguro que se lo pasará bomba con otros perros.
  • Seguro para imprevistos. Sirve para proteger los intereses de ambas partes si sobreviene un imprevisto. Los más básicos son los de responsabilidad civil, pero también pueden abarcar indemnizaciones en caso de pérdida o muerte de la mascota, urgencias veterinarias, daños a terceros, etc.

Qué debe llevar el propietario

Como en el caso de las instalaciones, los requisitos pueden determinarlos las residencias, que te pueden pedir:

  • Certificado de salud. Sirve para asegurarse de que ningún perro puede contagiar a los demás una enfermedad infectocontagiosa, que puede estar en período de incubación a su llegada.
  • Autorización de asistencia veterinaria. Muy recomendable para garantizar la asistencia veterinaria en casos de urgencia para salvar la vida del animal.
  • Cuestionario sobre la mascota. Cuantos más datos tengan sobre tu mascota mejor podrán atenderla. Sé sincero a la hora de responder sobre su comportamiento con otros animales, si tiene alguna alergia, intolerancia a algún alimento, alguna enfermedad crónica que requiere una atención concreta, etc.
  • Alimentación y medicamentos. Tu mascota no debe cambiar de alimentación durante el tiempo que esté alojada en la residencia, así que diles qué comida toma y los horarios habituales. Deja convenido si llevas tú la comida o la compran ellos. Lo mismo pasa si tu perro debe tomar medicamentos.
  • Identificación. No dejes a tu perro a cargo de nadie si no está identificado, no sólo porque es obligatorio, sino porque no tendrás forma de demostrar que es el tuyo si surgiera algún conflicto. Quizá sea un buen momento para solicitar una placa de identificación gratuita en Mascotas Bienvenidas.
  • Documentación. Lleva a la residencia la cartilla sanitaria al día, es decir, donde figure su calendario de vacunaciones, así como el de desparasitaciones internas.

Cómo encontrar una residencia canina

Como ves, las residencias para mascotas pueden ser de muchos tipos y tienen libertad para decidir qué tipo de animal alojan. Como todo esto puede hacer muy complicado encontrar una lo más cerca posible de tu domicilio, nosotros te recomendamos nuestro buscador de residencias.

Requisitos legales de las residencias para mascotas

Independientemente de la gran oferta disponible en el mercado, las residencias caninas deben cumplir con unos requisitos legales, que varían según la comunidad autónoma en la que estén. No obstante, los más comunes son:

  • Núcleo zoológico. Prácticamente todas las normativas exigen que el establecimiento cuente con la consideración de núcleo zoológico, que consiste en cumplir unos requisitos administrativos determinados.
  • Registro de los huéspedes. Los centros deben llevar un registro con los datos de los animales alojados, así como de sus propietarios. Este registro puede ser exigido por la consejería competente, que también determina los datos a reseñar: certificado de vacunación, desparasitaciones, salud general, fecha de llegada, fecha de salida, etc.
  • Características de las instalaciones. Los locales deben tener las características adecuadas a las necesidades fisiológicas y etológicas de los animales que deban albergar. Aquí también se tiene en cuenta la higiene de estos espacios.
  • Personal cualificado. Las personas encargadas de atender a los animales deben tener conocimientos específicos para cada especie y asegurarse de que tienen agua suficiente y reciben la alimentación adecuada.
  • Control sanitario. Deben contar con un procedimiento que evite el contagio de enfermedades entre los animales alojados. Esto afecta a un espacio aislado y con posibilidad de pasar un período de cuarentena, así como a espacios separados donde alojar hembras en celo.
  • Servicio veterinario. Bien como parte del personal de la residencia o externo pero con disposición suficiente para atender una urgencia y determinar los cuidados adecuados a cada ejemplar.