Salud del cachorro

cabecera-salud-cachorro-5

Tu cachorro nuevo es una maravilla de la naturaleza que todavía no tiene totalmente desarrollado su sistema inmunitario. Esto hace que sea más vulnerable que un perro adulto durante los primeros meses de vida y que requiera cuidados extras durante su desarrollo. Optimizar el estado de salud de tu cachorro tiene mucho que ver con una buena alimentación, pero también es necesario llevarlo al veterinario para que revise si tiene alguna enfermedad imperceptible para ti, lo vacune e identifique y te diga cómo desparasitarlo. También te puede orientar sobre los síntomas de enfermedad para que puedas actuar cuanto antes.

icono-visitas-veterinario-salud-gatito

Visitas al veterinario del cachorro

Es necesario que lleves a tu cachorro al veterinario para una primera revisión aunque no muestre ningún síntoma de enfermedad o malestar y te hayan dado garantías donde lo hayas recogido. Así te aseguras de que su estado de salud es perfecto.

La primera visita al veterinario con un cachorro es una ocasión perfecta para que resuelvas todas las dudas que tengas.

  • El veterinario comprobará el estado de salud del cachorro y te indicará si es necesario hacer pruebas sanguíneas para descartar enfermedades infecciosas graves producidas por virus de los cachorros, incluso si tiene infecciones por levaduras (hongos).
  • Una de las pruebas será comprobar los latidos del corazón de tu cachorro y si tiene soplo cardíaco, también comprobará si tiene alguna hernia,
  • Te ayudará a elegir su alimentación más adecuada y te indicará los cuidados necesarios relacionados con su higiene, la mejor forma de manejarlo, el calendario de vacunaciones, etc.
icono-calendario-vacunacion-salud-gatito

Calendario de vacunas del cachorro e identificación

Sólo corresponde al veterinario determinar las vacunas que se deben poner al cachorro y el momento más adecuado. Aprovecha la ocasión para identificarlo, porque supone registrarlo a tu nombre mediante microchip y la posibilidad de encontrarlo cuanto antes si se extravía accidentalmente.

  • Las vacunas para cachorros. Las primeras defensas del cachorro proceden del calostro de la madre (primera leche materna). Después, el veterinario determinará qué vacunas para cachorro es necesario poner para inmunizarlo frente a determinadas enfermedades caninas graves:
    • Parvovirus. Se suele administrar a los 45 días de vida, aunque algunas razas son especialmente sensibles a esta enfermedad, con lo que se las vacuna antes. El parvovirus en cachorros es una enfermedad vírica extremadamente contagiosa que produce una diarrea sanguinolenta y con mal olor, asociada a un deterioro general del cachorro.
    • Tetravalente canina. Se llama así porque inmuniza frente a cuatro enfermedades, moquillo canino, adenovirus tipo 2, hepatitis infecciosa C y leptospirosis. Con esta vacuna se suele poner la segunda dosis de parvovirus.
    • Rabia y otras enfermedades. Se considera que la rabia está erradicada en España gracias al programa de vacunación canina que la hace obligatoria, pero también podemos proteger a nuestro cachorro vacunándolo frente al coronavirus y la parainfluenza.
desparasitacion-salud-cachorro

Desparasitaciones: internas y externas

Además de a virus y bacterias, tu cachorro está expuesto a parásitos que pueden deteriorar gravemente su salud. Estos parásitos pueden ser de dos tipos, internos y externos, si bien se han desarrollado métodos de desparasitación muy eficaces.

Las desparasitaciones del cachorro, tanto interna como externa, deben estar supervisadas por el veterinario porque en ocasiones influyen en el calendario de vacunación del cachorro.

  • Desparasitación interna. Los parásitos internos son muchos y pueden causar daños graves en la salud del cachorro. La desparasitación se hace con medicamentos que tienen en cuenta el peso del cachorro, así que debes seguir las indicaciones del veterinario.
  • Desparasitación externa. Se hace para prevenir la infestación de pulgas, garrapatas y ácaros, así como para reducir la posibilidad de que le piquen los mosquitos que transmiten la leishmania y la dirofilaria.
esterilizado-salud-cachorro

La esterilización del cachorro

Es el veterinario quien determina cuándo esterilizar a un cachorro, ya que hay veterinarios que consideran mejor esterilizar al cachorro antes de que alcance la madurez sexual y otros prefieren esperar a que madure completamente.

La esterilización del cachorro cada vez está más extendida gracias a los beneficios que proporciona.

  • Es el mejor método para evitar camadas indeseadas y controlar la natalidad.
  • Previene numerosas enfermedades del aparato reproductor.
  • Reduce el riesgo de tumores de mama en las hembras y el de testículos en el macho.
  • Elimina los comportamientos sexuales, como el celo de la hembra y el deseo de cubrir de los machos.

El veterinario no sólo te indicará el mejor momento para esterilizar a tu cachorro, también te orientará sobre el cambio de alimentación correspondiente a este nuevo estado fisiológico. Cuentas con varios alimentos para cachorros esterilizados: Neutered Junior Medium y Neutered Junior Large Dog.

icono-enfermedad-salud-gatito

Síntomas de enfermedad en cachorros: causas y soluciones

Los cachorros pueden padecer diversos trastornos. Algunos no son más que molestias completamente normales (como durante su dentición), pero otros requerirán cuidados veterinarios. Aquí te mostramos un pequeño índice con casos comunes para que pueda servirte de guía si ves molesto a tu cachorro.

Si tu cachorro se rasca mucho o se lame en exceso alguna zona en concreto, puede que tenga algún problema en la piel. Observa si tiene irritación, costras, descamación, puntos blancos o negros, piel seca, caspa, algún bulto o zonas inflamadas, ya que esto puede ser signo de infecciones de la piel o dermatitis en cachorros. Si ves algo de esto, consulta al veterinario, él te dirá si se trata de una patología de la piel o de una reacción alérgica, cuyo origen puede ser externo o interno.

  • Causas externas de picor en cachorros. Las alergias del cachorro de origen externo pueden deberse al contacto con sustancias irritantes (como productos de limpieza, lanas y aerosoles) o a partículas presentes en el aire (como polen, polvo o moho). Otra causa frecuente son los parásitos externos, por ejemplo, las pulgas en un cachorro le causarán un intenso picor. Incluso puede tener alergia a la propia picadura. También la tiña (hongos microscópicos) produce mucho picor.
  • Causas internas de picor en cachorros. La más frecuente es la reacción adversa al alimento, causada por una reacción alérgica del sistema inmunitario del cachorro frente a proteínas inofensivas presentes en su alimento. Además de un intenso picor, también puede causar diarrea y vómitos.

Si el cachorro se rasca, amplía la información en este artículo para luchar contra su rascado, pero antes de hacer nada consulta con el veterinario.

Tu cachorro puede toser por muy diversos motivos, entre los más frecuentes están:

  • Collar apretado. Antes de asustarte, asegúrate de que tu cachorro no tose porque tenga muy apretado el collar.
  • Vías respiratorias irritadas debido al polvo, al humo de tabaco, a los aerosoles, a los perfumes, etc.
  • Intentar expulsar posibles secreciones o cuerpos extraños, como astillas y juguetes muy pequeños, pero también por atragantamiento por alimentos.
  • Virus en cachorros. Cuando un cachorro tose y tiene otros síntomas como mocos, ojos llorosos, falta de apetito e incluso fiebre, es posible que esté afectado por un virus. Acude cuanto antes al veterinario.
  • Bacterias. Una muy común en el perro es la Bordetella bronchiseptica y afecta normalmente a cachorros muy jóvenes. Entre sus síntomas están la tos, los estornudos y la secreción ocular.
  • Problemas cardíacos. Cuando un cachorro tiene tos, fiebre y debilidad pero sin secreciones nasales es posible que padezca una insuficiencia cardíaca.
  • Parásitos interno. Algunos parásitos pueden alojarse en el aparato respiratorio de tu mascota, por ejemplo, el gusano traqueal Oslerus osleri; otra razón para desparasitar al cachorro.
  • Alergias del cachorro y asma canina. Como en el caso de los humanos, las alergias pueden causar inflamación en las vías respiratorias. En el caso del asma, la tos se deberá a una dificultad para respirar.

La halitosis (o mal aliento) puede tener varios orígenes:

  • La cavidad oral. La causa suele ser la enfermedad periodontal, asociada a problemas como el sarro o la infección de encías. Para prevenirlo, cepíllale los dientes con productos específicos y dale alimentos adecuados.
  • Problemas digestivos y renales. Si a tu cachorro le huele el aliento es posible que tenga algún problema digestivo, pero también puede deberse a una insuficiencia renal, en cuyo caso, tendrá olor a orina.
  • La temperatura del cachorro debe estar entre los 38 y 39,5 ºC, por encima de la cual se considera fiebre. Mídesela con un termómetro rectal si le notas aletargado, más caliente de lo normal y con poco apetito.
  • Pulso de tu cachorro. La frecuencia cardíaca del perro varía según el tamaño, con lo que los perros grandes tienen una frecuencia cardíaca menor que los perros pequeños. Sólo deberías preocuparte si a tu cachorro le late muy deprisa el corazón después de estar en reposo un buen rato, en cuyo caso debes consultar con el veterinario.

El sistema digestivo del cachorro es muy sensible y la diarrea puede ser de diversos tipos:

  • Diarrea originada en el intestino delgado. Relativamente frecuente, puede ser secundaria a la alteración de la permeabilidad de la glucosa, osmótica o gastroenteritis. Esta última puede poner en grave riesgo la vida del cachorro si no se trata. Es fundamental que permanezca hidratado y visitar al veterinario.
  • Diarreas originadas en el intestino grueso. La colitis, el problema más común que afecta a nuestros perros, suele deberse a tóxicos, infecciones o alimentación inadecuada, por ejemplo, a alimentos elaborados para el consumo humano o que haya ingerido basura.

Se trata de la dificultar de evacuar las heces, lo que supone su acumulación en el aparato digestivo. Dado que el organismo necesita expulsar residuos cada día, se considera estreñimiento tras 2-4 días sin evacuar heces.

  • Si tu cachorro es muy pequeño, necesitará calor constante para evacuar, ya que normalmente están acostumbrados al calor corporal de la madre. Debe alimentarse con productos específicos y disponer de agua fresca. Asimismo, hay que estimular su vientre, ano y genitales con un paño o algodón humedecido en agua tibia.
  • El tipo de dieta es otra causa habitual de estreñimiento: alimentos pobres en fibra, no tomar suficiente agua, etc. Esto se puede corregir cambiando la comida del cachorro inadecuada por otra adaptada a sus necesidades.
  • También puede haber estreñimiento en cachorros si existe una inflamación del tracto digestivo y cuando sufren dolor de espalda o pelvis.
  • La falta de ejercicio también provoca estreñimiento, así como objetos que haya ingerido y que estén provocando una obstrucción.
  • Otros problemas, como los neurológicos, pueden ser muy graves. Por eso, es muy importante consultar con un veterinario a partir de los 2-3 días de estreñimiento.

Los problemas urinarios más frecuentes son:

  • Cálculos urinarios. Pueden causar dificultad y dolor al orinar e incluso presencia de sangre en la orina. Algunas razas, como el Dálmata y el Schnauzer Miniatura son especialmente propensas, razón por la que cuentan con alimentos especiales para ellas desde que son cachorros.
  • Cistitis. Puede hacer que haya sangre en la orina del cachorro y aumento de la cantidad de orina.

No te preocupes si a tu cachorro se le escapa la orina cuando le acaricias, no es signo de enfermedad urinaria sino un acto reflejo propio de los cachorros.

Cuando un cachorro deja de comer (anorexia) o come significativamente menos de lo habitual (hiporexia), puede deberse a causas externas o internas.

  • Causas externas: alteraciones en sus rutinas, cambios en su alimentación o una intoxicación pueden ocasionar pérdida de apetito.
  • Causas internas: hay enfermedades del cachorro que le hacen perder el apetito e incluso que deje de comer. Consulta al veterinario.

Cuando un cachorro deja de beber aumenta el riesgo de deshidratación, que en casos extremos pone en riesgo la vida del cachorro. La deshidratación del cachorro es más frecuente de lo que imaginas y puede causar daños muy graves. Estas son algunas de las causas por las que el cachorro puede no beber:

  • El bebedero es de plástico, lo que puede dar cierto olor y sabor que puede no gustarles; sustitúyelo por uno acero inoxidable o cerámica.
  • El agua está sucia o poco reciente: tu cachorro prefiere el agua limpia y fresca; si no está así, es posible que la rechace. Cámbiala a menudo, mucho más cuando hace calor, y mantén muy limpio el bebedero.
  • El bebedero no es el adecuado: además del material, también es importante que el bebedero tenga la profundidad y el tamaño adecuados a cada cachorro.

Los cachorros necesitan beber cuando tienen sed, así que no les debe faltar agua. Si ves que tu cachorro no quiere beber agua durante mucho tiempo, especialmente después de jugar o comer, llévalo al veterinario.

Hoy día, el sobrepeso es una enfermedad canina que va en aumento. Se considera que un cachorro tiene sobrepeso cuando su peso ideal se supera en un 15% y que está obeso cuando está por encima del 30%.

  • El aumento de peso se produce cuando tu cachorro consume diariamente más alimento del que necesita según la energía que gasta. En este caso hay que aumentar el ejercicio diario, no darle caprichos y respetar las raciones de alimento recomendadas.
  • También puede engordar por otros factores como la raza, la castración, las enfermedades endocrinas, los medicamentos…