La sensibilidad digestiva en el gato. Qué es y cómo manejarla

Sensibilidad digestiva en el gato - Nutrición felinaLos gatos pueden padecer infinidad de enfermedades digestivas que necesitan un diagnóstico adecuado por parte de un veterinario, así como el tratamiento que él determine.

Las enfermedades digestivas más conocidas son las gastroenteritis, la colitis (inflamación del colon), la pancreatitis y la malabsorción del intestino delgado, pero hay muchas más.  Ahora bien, ninguna de estas patologías digestivas debe confundirse con la sensibilidad digestiva.

También es importante destacar la diferencia entre la sensibilidad digestiva con la alergia alimentaria.

Entonces, ¿qué es la sensibilidad digestiva felina? Se trata de un trastorno por el cual los gatos tienen tendencia a hacer deposiciones blandas, voluminosas y con un olor extremadamente intenso y, por tanto, desagradable.

Estos signos se deben a que la sensibilidad digestiva relacionada con que alguna de las partes del aparato digestivo, como el estómago, el intestino delgado y el colon, no digiera o absorba los nutrientes del alimento con la eficacia que sería considerada normal. Como este problema suele tener un componente genético, en muchos casos se debe hacer un control estricto de la alimentación del gato.

Consejos para manejar la sensibilidad digestiva felina:

  1. No cambiar el alimento. Cuando un gato tiene sensibilidad digestiva, siempre debe comer el mismo alimento que le sienta bien. La dieta variada y los cambios frecuentes añaden estrés al aparato digestivo y con ello se puede agravar el problema.
  2. Facilitar un alimento de alta calidad y lo más digestible posible. En el caso de Royal Canin, el alimento para la sensibilidad digestiva es Digestive Care, cuya fórmula rica en psyllium (una fibra digestiva que absorbe mucha agua), con el aporte adecuado de prebióticos como el FOS y proteínas de alta digestibilidad, permite que hasta un 49 por ciento de los gatos mejore la calidad de sus deposiciones en apenas diez días.

El hecho de que no podamos cambiar el alimento indiscriminadamente y que la dieta no sea variada no significa que no podamos facilitar un alimento húmedo formulado para la sensibilidad digestiva del gato. Este es el caso del alimento Digest Sensitive Gravy, perfecto por su fórmula reductora de las fermentaciones y por su excepcional palatabilidad.

En definitiva, el manejo de la sensibilidad digestiva del gato pasa por no cambiar el alimento si no lo indica el veterinario y saber que los alimentos formulados para la sensibilidad digestiva no están desarrollados como tratamiento de una enfermedad digestiva, sino que se trata de alimentos para gatos sanos con una sensibilidad particular en este caso digestiva y  generalmente con un olor desagradable.

Recuerda que estos alimentos están formulados para gatos adultos a partir de los 12 meses de edad y que si los signos digestivos no mejoran con ellos o no tienes la certeza de qué le pasa a tu gato, lo conveniente es que consultes con un veterinario.