Cálculos urinarios en gatos

Debido a dos causas principales, el gato tiene tendencia a sufrir una enfermedad que se conoce como cálculos urinarios. Por un lado, el hábito natural de beber poca agua y, por otro, las características del aparato urinario del gato. Es muy importante no confundir esta afección con los cálculos renales, ya que los cálculos urinarios se desarrollan en la vejiga y los renales en el riñón por causas muy diferentes.

Tampoco tienen nada que ver con otras afecciones renales, como la insuficiencia renal del gato.

Algunas razas de gatos son más propensas que otras, por ejemplo, el Burmés y el Persa, pero cualquier gato que viva en el interior, tenga sobrepeso y esté esterilizado puede tener cálculos urinarios en algún momento de su vida, mucho más si no recibe la alimentación adecuada.

Qué son los cálculos urinarios

La formación de los cálculos urinarios en el gato se debe a la concentración de determinados minerales en la vejiga urinaria a partir de un nivel concreto, lo que produce unos cristales que se van precipitando y creciendo hasta formar estructuras visibles a simple vista que son los cálculos urinarios o urolitos.

Existen muchos tipos de cálculos urinarios, pero los más comunes en el gato son los de estruvita y los de oxalato de calcio, sobre lo que tienes más información en nuestro artículo “Salud urinaria del gato”.

Cómo prevenir los cálculos urinarios

Como la idea es reducir la concentración de minerales en la vejiga para evitar que se formen los cristales, hay que conseguir que el gato tome la mayor cantidad de agua posible. Esto se puede conseguir de diversas maneras.

  • Colocando varios recipientes de agua limpia y fresca en distintos sitios de la casa.
  • Poniendo bebederos tipo fuente porque el agua corriente estimula el consumo por parte del gato.
  • Disponiendo de bebederos de boca ancha para que los bigotes no den en los bordes y evitar los de plástico porque retienen olores.
  • Ofreciendo una alimentación mixta para gatos.

Cómo saber si un gato tiene cálculos urinarios

Los síntomas que tiene un gato con cálculos urinarios son muy diferentes y puede manifestar uno o varios a la vez, pero de una u otra manera todos tienen un punto común, problemas para orinar:

  • Orina con mayor frecuencia y cantidades muy pequeñas.
  • Muestra signos de dolor.
  • De repente empieza a orinar fuera de la bandeja.
  • Hace el intento de orinar pero no puede.
  • Se lame más de lo habitual la zona genital.
  • La orina tiene un color rosado (esto es porque la orina contiene sangre).

Como consecuencia de estos problemas para orinar, el gato puede perder el apetito, incluso puede experimentar un cambio general de su comportamiento (apatía, nerviosismo…).

Tratamiento de los cálculos urinarios

Ante cualquiera de estos signos, debemos llevar a nuestro gato al veterinario para que haga las pruebas oportunas, que pueden ser análisis de orina, radiografías o ecografías.

No es extraño que, una vez confirmada la presencia de cálculos urinarios haya que extraerlos con cirugía, lo que permite analizarlos y comprobar de qué mineral están hechos para aplicar el tratamiento más adecuado, por ejemplo, una dieta para gatos con problemas urinarios.

No obstante, la única persona que debe “recetar” el cambio de alimentación es el veterinario que valorará la situación del gato en concreto, por lo que debes dejar en manos del profesional de la salud felina una decisión tan importante.

Tras superar el episodio de cálculos urinarios, lo recomendable es un alimento preventivo. Hoy día, todos los alimentos para gatos de Royal Canin favorecen la salud urinaria, en especial los que incluyen el índice S/O que ayudan a prevenir los cálculos urinarios tanto de estruvita como de oxalato, y también cuenta con dietas específicas para el tratamiento de cálculos urinarios.

Lanzamiento: HEMATURIA DETECTION by Blue Care

noticia-veterinaria-blue-care-urinary

Royal Canin Lanza al Mercado una revolución en la detección de hematuria en gatos. Hematuria detection by Blüecare, un producto específico para detectar micro hematuria en la orina de los gatos. Se trata del primer producto que no es alimentación comercializado por Royal Canin y supone un gran avance en la monitorización y detección precoz de posibles recidivas de enfermedades del tracto urinario inferior en gatos.

Hematuria detection es un producto en forma de gránulos que se esparce sobre la caja de arena del gato, y permite detectar microhematuria en la orina del gato, de una forma muy sencilla.

Cuando estos gránulos entran en contacto con la orina del gato, si ésta contiene hemoglobina, los gránulos pasan de ser blancos a adquirir un color azul oscuro, que indicarán al propietario que su gato está empezando a tener un problema urinario.

Gracias a Hematuria detection el propietario podrá detectar estos signos antes de que el problema sea mucho más grave y llevar a su gato al veterinario para que lo evalúe, evitando así que su gato empeore y tenga que recibir un tratamiento mucho más agresivo.

En Royal Canin nos preocupamos por la salud de las mascotas, y es por ello que no hemos dudado en lanzar  este innovador producto que ayudará a la monitorización de los gatos con problemas urinarios, y que nos permitirá acercarnos más aún a nuestro objetivo,  prevenir las recaídas en problemas urinarios felinos.

Cómo cuidar a un gato con problemas renales

Como en nosotros, el metabolismo del gato produce desechos que necesitan eliminarse del organismo. Algunos de ellos son hidrosolubles, así que su eliminación depende de los riñones.

Cuando estos órganos no cumplen con su cometido, uno de los trastornos que pueden aparecer es la enfermedad renal crónica felina, cuyo componente degenerativo hace que sea más común en los gatos mayores; de hecho, es la causa principal de muerte no accidental en gatos con una edad superior a los 15 años.

Lamentablemente, los gatos jóvenes también pueden padecer algún fallo renal, debido, entre otras muchas causas, a infecciones bacterianas, o malformaciones genéticas de sus riñones, lo que pone en riesgo su salud.

Esta disfunción nada tiene que ver con los cálculos renales, mucho menos con los cálculos urinarios del gato. No debe confundirnos que tanto los cálculos urinarios como la insuficiencia renal requieran una alimentación adaptada, ya que los alimentos para gatos con problemas urinarios nada tienen que ver con los de una dieta renal para gatos.

Síntomas de enfermedad renal en gatos

Si un gato bebe más de lo normal, el aliento le huele a “orina”, pierde el apetito y adelgaza extremadamente, se debe sospechar que padece una enfermedad renal crónica. De ser así, la visita al veterinario es obligatoria y urgente.

No debemos dejar que la enfermedad avance porque el gato puede padecer trastornos nerviosos capaces de llevarle al coma y su posterior muerte.

Tratamiento de la enfermedad renal en gatos

La única persona cualificada para diagnosticar la enfermedad renal que afecta a tu gato es el veterinario, quien hará las pruebas que considere necesarias, incluso si la urea del gato está alta.

Por la naturaleza de esta enfermedad y aunque la comida para gatos que le das al tuyo sea saludable y equilibrada, casi con toda seguridad el veterinario te recomendará que le cambies su alimentación por una dieta renal para gatos.

Existen métodos novedosos que permiten diagnosticar la enfermedad renal crónica de forma precoz en chequeos rutinarios. Si se diagnostica en una fase inicial es probable que el veterinario prescriba una dieta sénior, en las fases más avanzadas la dieta renal será la indicada.

Beneficios de la comida renal para gatos

Dado que la mayoría de los compuestos necesarios para el organismo llegan a través de la alimentación, es lógico pensar que la comida del perro es primordial si alguno de sus sistemas de limpieza falla. De hecho, una dieta adaptada es una pieza esencial en el tratamiento de la enfermedad renal.

Teniendo esto en cuenta, estos son los beneficios de los alimentos recomendados para fallo renal en gatos:

  • Contribuyen a ralentizar el avance de la enfermedadpor su bajo contenido en fósforo.
  • Mejoran la función renal por su contenido ácidos grasos EPA y DHA (omega 3) y en antioxidantes.
  • Disminuyen el riesgo de crisis urémica por su limitado contenido de proteínas, pero como éstas son de altísima calidad, queda garantizado que cubren las necesidades proteicas del organismo felino.
  • Tienen capacidad alcalinizante de la orinapara combatir la acidosis metabólica que puede provocar la enfermedad renal en el gato.

¿Por qué la dieta renal para gatos tiene varios alimentos?

Uno de los signos más graves que muestra un gato con insuficiencia renal crónica es la pérdida de apetito, que se puede recuperar con un alimento especialmente apetitoso (palatable). Esto se consigue tanto con la textura como con el olor de la comida, así que, entre comida húmeda y seca, se han formulado hasta siete alimentos renales para gatos para recuperar su apetito, 3 secos y 4 húmedos:

  • Distintos perfiles aromáticos. Los gatos con problemas renales pueden rechazar incluso el alimento especial. Sin embargo, si se le proporciona un alimento con un perfil aromático diferente, las posibilidades de que recuperen el apetito son muy altas. Además, si acaba rechazando su dieta renal para gatos, cuenta con otros alimentos igual de eficaces para su enfermedad renal pero con un “aroma” distinto.
  • Diferentes texturas e ingredientes. Las croquetas de los alimentos secos para la enfermedad renal del gato tienen distintas texturas, incluso hay uno de ellos con las croquetas más blandas por dentro. Por su parte, los alimentos húmedos están formulados con diferentes materias primas, como el atún, el pollo o la carne de vacuno. Esta variedad aumenta la posibilidad de encontrar una que le guste al gato con enfermedad renal.
  • Se pueden combinar entre sí. Estos alimentos se pueden combinar entre sí, con lo que se consiguen hasta 19 combinaciones posibles para manejar la pérdida de apetito de un gato con insuficiencia renal. Sin obviar, y esto es muy importante, que una dieta mixta aporta mayor cantidad de agua al metabolismo del gato, lo que beneficia claramente a su salud.

Sólo nos queda recordar que si un gato supera los 7 años de edad, es más que recomendable llevarlo al veterinarios para realizarle una revisión completa, ya que los gatos con insuficiencia renal diagnosticados precozmente tienen un tratamiento más fácil y ven aumentada su esperanza de vida.

Mi gato no come, ¿qué puedo hacer?

Gato comiendo ilustrando el artículo sobre la pérdida de apetitoCuando un gato deja de comer (anorexia) o come significativamente menos de lo habitual (hiporexia), lo primero que debemos considerar es que algo está pasando. Las razones por las que un gato puede perder el apetito son diversas, si bien se pueden clasificar en dos grandes grupos: externas e internas.

Razones externas por las que el gato puede dejar de comer

  • Cambios en su entorno. Los gatos tienen perfectamente controlado su territorio y toleran muy mal los cambios. Por ello, si cambias de muebles, mucho más si cambias de casa, no te extrañe que el gato muestre falta de apetito. En este apartado también incluimos los viajes, las visitas de personas desconocidas, épocas de fiestas, los comederos nuevos y los cambios de ubicación del comedero, por citar sólo algunas causas.
  • Llegada de otro gato. Si el simple cambio de un mueble puede producir la pérdida de apetito del gato, imagínate lo que supone para él la llegada de otro gato a su territorio. Te recomendamos que sigas los consejos del artículo “La introducción de un gato nuevo en casa” para actuar de la mejor manera posible en estos casos.
  • Cambios de alimentación. Algunos gatos padecen lo que los expertos llaman neofobia alimentaria, de modo que no toleran los cambios bruscos de alimentación y dejan de comer. Estos cambios de alimentación pueden ser obligatorios, por ejemplo al cambiar de alimento de gatito a adulto o tras la esterilización. Para prevenir este rechazo, nada mejor que hacer una buena transición alimentaria, lo que además previene problemas gastrointestinales. Otra ocasión que supone un cambio de alimentación es la presencia de alguna enfermedad renal, hepática, etc. En estos casos se debe ser muy estricto a la hora de seguir las indicaciones del veterinario.
  • Intoxicaciones. Aunque una intoxicación puede ser considerada una enfermedad, la tratamos aparte porque tiene elementos exógenos que se pueden controlar, como el acceso a productos de limpieza, a plantas tóxicas, a medicamentos, etc.

Razones internas por las que un gato puede dejar de comer

  • Comportamiento reproductivo. El celo en las hembras y el impulso natural del macho en esa fase pueden causar la pérdida del apetito. Una razón más para recomendar la esterilización de los gatos de ambos sexos.
  • Un gato puede dejar de comer cuando tiene alguna enfermedad, de cualquier tipo, como los trastornos periodontales. El simple contacto del alimento con las encías puede producir un dolor suficiente para que el gato no quiera comer.
  • Los gatos mayores pueden perder el apetito, influido por la pérdida de olfato, lo que hace que el alimento no resulte tan atractivo. Otra causa muy frecuente por la que los gatos mayores dejan de comer es la pérdida de piezas dentales. Te recordamos que hay alimentos especiales para gatos mayores, que no sólo tienen unas croquetas adaptadas a su edad, sino también su composición.

¿Qué debo hacer si mi gato pierde el apetito?

  1. Visita al veterinario. Para descartar que tu gato ha dejado de comer porque tiene alguna enfermedad, lo primero que debes hacer es llevarlo al veterinario. Él hará las pruebas necesarias y te dirá el tratamiento que debes seguir.
  2. Respetar los consejos del veterinario. En ningún caso debes hacer cosas por tu cuenta a la hora de tratar a un gato que ha dejado de comer. Algo aparentemente sin importancia o “sano”, como darle un poco de pollo hervido, puede ser inadecuado en según qué casos.
  3. Cambiar la alimentación. Sólo se debe cambiar la alimentación de un gato que no come y tiene una enfermedad si lo aconseja el veterinario. Una vez descartada la presencia de enfermedad alguna que provoque la pérdida de apetito, debes seguir algunas pautas a la hora de convencer a tu gato sano para que vuelva a comer.

Cómo alimentar a un gato sano que no quiere comer su alimento habitual

  • Añadir alimentos húmedos a su dieta. La alimentación mixta seca-húmeda suele mejorar mucho la palatabilidad de la dieta diaria del gato. Sólo hay que seguir los consejos del artículo que te recomendamos.
  • Cambiar de alimento. Nunca debe ser la primera opción, pero si finalmente hay que hacerlo, primero se debe elegir un alimento que esté formulado para sus necesidades particulares (su edad, si sale de casa, si está esterilizado…). Este cambio, si tu veterinario no dice lo contrario, debe hacerse paulatinamente, ya que los cambios bruscos de alimentación no sólo pueden generar el rechazo, sino que también pueden producir trastornos gastrointestinales, como diarreas.
  • Rehidratar el alimento seco. Puede sorprender, pero algunos gatos rechazan rotundamente el alimento húmedo en lata o en sobre y, en cambio, toleran mucho mejor que le pongas su alimento seco habitual en remojo. Esto se puede hacer con agua tibia (nunca hirviendo porque altera la composición del alimento) y dejándolo el tiempo suficiente para que se ponga blandito.

¿Por qué es importante no dejar al gato sin comer?

A simple vista, el propietario de un gato puede pensar que no pasa nada si el gato no come durante unos días y lo deja con la intención de que acabe comiendo debido al hambre. Sin embargo, dejar sin comer al gato durante varios días puede ser una decisión errónea porque no puede estar más de tres-cuatro días sin ingerir alimentos. ¿Por qué? Sus órganos son muy sensibles a la falta de alimentación, especialmente el hígado, y empiezan a sufrir las consecuencias superado ese tiempo, lo que puede dejar secuelas en su salud a largo plazo.

La sensibilidad digestiva en el gato. Qué es y cómo manejarla

Sensibilidad digestiva en el gato - Nutrición felinaLos gatos pueden padecer infinidad de enfermedades digestivas que necesitan un diagnóstico adecuado por parte de un veterinario, así como el tratamiento que él determine. (más…)

¿Por qué llevar al gato al veterinario?

Nuestros gatos se suelen estresar muchísimo cada vez que los llevamos al veterinario. Esta es la razón por la que gran parte de los propietarios deciden llevarlos lo menos posible. También existe la creencia de que no hay necesidad de hacerlo cuando se trata de gatos que no salen de casa y en otros casos no lo hacen porque no resulta fácil detectar los signos de enfermedad.

(más…)

Durante el cambio de estación, ¡presta atención! Alergias y enfermedades primaverales

La primavera ya está aquí; con ella llegan el sol, los campos verdes y… algún visitante no deseado.

(más…)

Acaba con su rascado

Acaba con su rascado. Causas. La nutrición como parte de la soluciónCuando tu gato excede el tiempo habitual dedicado a lamerse y rascarse haciéndolo de forma extemporánea, es el momento de consultar con tu veterinario.

El pelo de tu gato debe ser suave y brillante. Tienes que prestar atención ante la presencia en es su piel de…

(más…)