Cálculos urinarios en perros

Los cálculos urinarios en perros, o urolitiasis canina, se producen por una alta concentración de minerales en la vejiga a un pH determinado que van formando cristales que van creciendo hasta formar los cálculos o urolitos. No se debe confundir esta enfermedad urinaria con los cálculos renales, que se forman en el riñón y no en la vejiga, por lo que estos últimos también reciben el nombre de cálculos vesicales.

Este problema de salud del perro tampoco tiene nada que ver con otras enfermedades renales, como la insuficiencia renal del perro ni con las infecciones de orina, aunque puedan tener síntomas iguales a estas últimas, como incontinencia urinaria y dolor al orinar.

Cómo son los cálculos urinarios

Los urolitos propiamente dichos se producen por la precipitación de cristales en la orina de diferentes minerales: la estruvita, el oxalato de calcio, el urato y la cistina.

Los cristales en la orina son microscópicos, pero al precipitarse se produce la fase de nucleación (el embrión del urolito), que va aumentando de tamaño hasta apreciarse a simple vista (macroscópico).

Dado que cada tipo de urolito es diferente y que esto puede hacer que sea más frecuente en una raza u otra, incluso en un sexo más que en otro, vamos a ver cómo son los distintos tipos de urolitos caninos.

Cálculos de estruvita

La estruvita es el fosfato amónico magnésico, uno de los minerales más frecuentes en la formación de cálculos. Es necesario que haya una alta concentración de cristales de estruvita para la formación del cálculo, pero también influyen otros factores, como un pH alcalino en la orina, infecciones del tracto urinario, una alimentación inadecuada y predisposición genética.

Las razas de perros pequeñas tienden a padecer con mayor frecuencia urolitiasis en general, pero algunas razas muestran mayor riesgo frente a los cálculos de estruvita: Shih Tzu, Schnauzer Miniatura, Caniche Miniatura, Bichon Frisé, Lhasa Apso y Cocker.

La formación de estos cálculos está asociada a una infección primaria del tracto urinario. Como este tipo de infección produce un pH alcalino en la orina y las hembras son más sensibles a las infecciones, los cálculos de estruvita son más frecuentes en el sexo femenino.

Cálculos de oxalato cálcico

Junto con los de estruvita, los cálculos a partir de cristales de oxalato de calcio son los más frecuentes en el perro y se producen por la asociación de una molécula de calcio con otra de oxalato. La molécula resultante de esta unión es muy estable, por lo que no es posible su disolución; en cambio, una dieta adaptada crea un entorno desfavorable para su formación. Esta es la razón por la que un mismo alimento acidificante y que provoque la formación de una orina diluida sirve para los cálculos de este tipo y los de estruvita.

Los razas que muestran mayor predisposición a la formación de cálculos de oxalato son Shih Tzu, Schnauzer Miniatura, Caniche Miniatura, Bichon Frisé, Lhasa Apso y Yorkshire; además, son más frecuentes en los machos que en las hembras.

Cálculos de urato

Los más frecuentes después de estruvita y oxalato son los de urato amónico y se forman a partir del ácido úrico (transformación de las purinas procedentes de las células y de los alimentos).

Aunque pueden aparecer en el Bulldog Inglés, Schnauzer Miniatura, Shih Tzu y Yorkshire, la raza que manifiesta mayor riesgo de urolitiasis por urato es el Dálmata porque genéticamente puede tener un metabolismo defectuoso de la urea.

Cálculos de cistina

Aparecen en perros con una alteración genética del metabolismo llamada cistinuria, que se caracteriza por la reabsorción renal defectuosa de la cistina y de otros aminoácidos.

Las razas de perros más propensas a los cálculos de cistina son el Terranova, el Bulldog Inglés y los Teckel, pero se han detectado en más de sesenta razas. Además, aparecen más a menudo en los machos, no se suelen detectar hasta la madurez y es posible que en su formación intervengan otros factores, pero están sin determinar.

Cómo prevenir los cálculos urinarios

Como hemos visto, la urolitiasis canina se genera por varios factores, así que su prevención pasa por tomar todas la medidas para aumentar la ingestión de agua y las micciones:

  • Sacar a pasear muy a menudo al perro para que el flujo urinario constante reduzca la concentración de cristales en la orina.
  • Colocar varios recipientes de agua limpia y fresca en distintos sitios de la casa para que el perro tenga siempre agua disponible.
  • Reducir los niveles de estruvita, oxalato, cistina y purinas en su dieta.
  • Dar un alimento especial para la raza de tu perro si está formulado.
  • Facilitar una dieta cuyos niveles de sodio hagan que el perro beba más agua y que con ello aumente el volumen de orina.
  • Ofrecer una alimentación mixta para perros para aumentar el volumen de líquido en su dieta.

Cómo saber si un perro tiene cálculos urinarios

Por regla general, el perro manifiesta problemas para orinar cuando tiene cálculos urinarios:

  • Orina con mayor frecuencia y cantidades muy pequeñas.
  • Intenta orinar pero no lo consigue.
  • Manifiesta signos de dolor.
  • Se lame la zona genital mucho más de lo habitual.
  • Orina de color rosado o claramente rojizo porque contiene sangre.

Tratamiento de los cálculos urinarios

Dado que cada tipo de cálculo urinario puede requerir un tratamiento diferente, lo primordial es que sea el veterinario quien haga el diagnóstico y ponga el tratamiento adecuado.

Es muy posible que como parte del tratamiento de los cálculos urinarios el veterinario recomiende un cambio de alimentación, ya que hay dietas especiales para perros con cálculos urinarios.

La procesionaria del pino y el perro

procesionaria-interior

Al final del invierno, en cuanto las temperaturas suben con la cercanía de la primavera, la actividad de las orugas procesionarias aumenta y descienden de los árboles.

Este comportamiento característico de la especie cada vez se adelanta más debido al aumento generalizado de las temperaturas medias, así que los propietarios de perros debemos preocuparnos por esto ya en febrero si las temperaturas son altas.

Independientemente de la temperatura ambiente, también debemos tener precaución si vamos con nuestro perro a una zona afectada por la oruga procesionaria tras un día muy ventoso porque los nidos de las orugas pueden caer y producir el mismo daño a nuestro perro si entra en contacto con ellos.

Los riesgos de la oruga procesionaria para el perro

Obviamente, si estamos en un parque o en un bosque donde no hay pinos, casi seguro que no habrá orugas procesionarias y, en caso de que haya pinos, si en las copas no se aprecian los característicos nidos blancos de esta especie, tampoco debemos preocuparnos porque no habrá orugas.

En cambio, si estamos en un lugar donde haya pinos, el momento en que las orugas procesionarias descienden de los árboles en su característica formación alineada, de ahí su nombre, supone un riesgo para la salud de nuestros perros porque los pelos urticantes de estas orugas ocasionan daños en los tejidos cuando se establece contacto directo con ellos.

Dado que el perro dirige su nariz y su boca a todo aquello que llama su atención, estas son las partes de su cuerpo que corren mayor peligro. Sin embargo, las orugas pueden ocasionar daños similares si contactan con la piel al pisarlas o al tumbarse sobre ellas inadvertidamente.

El peligro puede aumentar cuando se trata de un cachorro por su falta de experiencia, un cuidado más de nuestro cachorro a tener en cuenta cuando está de paseo.

El riesgo que supone la procesionaria para nuestra mascota es igual para todas las razas de perros, independientemente de su tamaño; sin embargo, corren más peligro los perros que van mucho a zonas donde hay pinos.

Signos de que el perro ha tenido contacto con la procesionaria

El más obvio, claro está, es que veamos que nuestro perro se come alguna oruga procesionaria, pero basta con que huela una hilera de orugas para que pueda sufrir los mismos efectos porque esta especie de oruga puede lanzar los pelos urticantes cuando se siente amenazada como si de auténticos dardos se tratara.

En cambio, si no hemos visto a nuestro perro tener contacto directo con las orugas pero de repente empieza a querer rascarse la zona de la boca y se muestra inusualmente inquieto, deberemos revisar la zona (labios, nariz, ojos e interior de la boca) para comprobar algún signo de irritación.

Además, el perro que ha tenido contacto con la oruga procesionaria puede tener fiebre y decaimiento. En este caso la visita al veterinario tiene carácter de urgencia.

Son frecuentes los casos de perros que desarrollan reacciones anafilácticas graves cuando tienen contacto directo con las orugas procesionarias, con lo que pueden sufrir inflamaciones de la lengua y la laringe tan graves que causen la muerte por asfixia o, incluso, por una crisis alérgica. Aunque no es seguro, muchos perros con otras alergias pueden ser más sensibles al contacto con la procesionaria.

Tratamiento de la procesionaria en perros

Cuando sospechemos que el perro ha estado en contacto con las orugas procesionarias o tenga signos de irritación, como picores, enrojecimiento e inflamación, lavaremos la zona con agua abundante, preferentemente no muy fría, y llevaremos al perro al veterinario cuanto antes para que valore si hubiera que aplicar algún tratamiento.

No es extraño que el tejido afectado por el compuesto urticante de las orugas procesionarias se necrose, en cuyo caso la intervención del veterinario es imprescindible. Hay casos de perros a los que les han tenido que extirpar parte de la lengua por este motivo.

Ciclo de vida de la procesionaria del pino

La Thaumetopoea pityocampa es un lepidóptero nocturno cuyos individuos pasan por varias fases de desarrollo, cinco larvarias dentro de los característicos capullos blancos, la de crisálida bajo tierra y la adulta, que apenas si sobrepasa el día de vida.

Cada oruga procesionaria tiene hasta 500.000 pelos urticantes y su forma de dardo les permite lanzarlos en caso de amenaza. Esto no sólo supone un riesgo para las mascotas, como hemos visto, sino también para los seres humanos. ¡Ojo con los niños!

La especie botánica favorita de la que se alimenta esta especie es el Pinus nigra (pino laricio), pero puede alimentarse de cualquier especie de pino (silvestre, canario, piñonero, carrasco, etc.), incluso de abetos y cedros.

Mi perro tiene problemas renales, ¿qué debo hacer?

Los perros necesitan limpiar su sangre de los desechos que produce su metabolismo, exactamente como nosotros. Entre todos estos desechos, algunos son hidrosolubles, de cuya limpieza se encargan los riñones.

Cuando los riñones no funcionan correctamente, el perro puede desarrollar una insuficiencia renal. Esta enfermedad del riñón puede ser aguda o crónica y tiene mayor presencia en los perros mayores (crónica), pero también los jóvenes pueden padecerla debido a una infección bacteriana, a una deshidratación aguda o a la ingestión de algún producto tóxico, como un anticongelante (aguda).

Esta afección nada tiene que ver con los cálculos renales, tampoco con los cálculos urinarios del perro. Es verdad que en este último caso es posible que el tratamiento requiera un cambio de alimentación, pero los alimentos para perros con problemas urinarios serían diferentes a los de una dieta renal para perros.

Síntomas de enfermedad renal en perros

Los signos de que un perro puede padecer insuficiencia renal son diferentes si ésta es aguda, en cuyo caso muestra vómitos, letargo acusado y pérdida de apetito, o crónica, el perro bebe exageradamente.

Dado que la enfermedad renal crónica es más común en los perros de edad avanzada, te recomendamos que hagas una revisión completa anual a tu perro según se vaya haciendo mayor: a partir de los 12 años si es de tamaño pequeño, cuando supera los 10 años si es mediano y a partir de los 8 años de edad si es grande.

Tratamiento de la enfermedad renal en perros

El veterinario es quien debe diagnosticar esta enfermedad con las pruebas que considere necesarias, pero seguro que hará una para comprobar si la urea del perro está alta.

Por la naturaleza de esta enfermedad, es más que probable que el veterinario te recomiende alguna dieta Renal para perros. Si se detecta de forma precoz, en las fases iniciales de la enfermedad, es posible que lo que prescriba sea un alimento sénior. Pero, ojo, otro motivo por el que no debes dársela a tu perro sin consultar con un veterinario es porque la dieta renal puede estar contraindicada si padece otras enfermedades.

Beneficios de la comida renal para perros

Dado que la mayoría de los compuestos necesarios para el organismo llegan a través de la alimentación, es lógico pensar que la comida del perro es primordial si alguno de sus sistemas de limpieza falla. De hecho, una dieta adaptada es una pieza esencial en el tratamiento de la enfermedad renal.

Estos son los beneficios de los alimentos recomendados para fallo renal en perros:

  • Ayudan a frenar la progresión de la enfermedad por su bajo contenido en fósforo.
  • Favorecen la función renal por su contenido en antioxidantes y ácidos grasos omega 3 EPA y DHA.
  • Disminuyen el riesgo de crisis urémica y proteinuria renal gracias a su limitado contenido de proteínas, aunque éstas son de altísima calidad para garantizar que se cubren las necesidades proteicas del organismo.
  • Tienen capacidad alcalinizante para combatir la acidosis metabólica que puede causar que enfermedad renal.

¿Por qué la dieta renal para perros tiene varios alimentos?

La enfermedad renal crónica produce falta de apetito en el perro, lo que deteriora su salud todavía más. Para que el perro vuelva a comer con normalidad un alimento adaptado a sus necesidades, la dieta renal para perros cuenta con varios recursos:

  • Distintos perfiles aromáticos. Cada perro puede tener una preferencia aromática a la hora de elegir un alimento. Los distintos perfiles aromáticos aumentan las posibilidades de que el perro tome alguno de ellos. Además, si pierde el apetito tomando su correspondiente dieta renal para perros, existe la posibilidad de proporcionarle otro alimento igual de eficaz para su enfermedad renal pero con un perfil aromático distinto, lo que estimula su apetito de nuevo.
  • Diferentes texturas. Hay alimentos secos y húmedos, lo que aporta variedad y mejora la palatabilidad sin renunciar a una fórmula adaptada.
  • Se pueden combinar entre sí. Dado que los alimentos secos y húmedos para la insuficiencia renal se pueden combinar entre sí, el resultado es que tienes hasta 11 combinaciones posibles para manejar la pérdida de apetito de un perro con esta enfermedad. Además, esta dieta mixta aporta mayor cantidad de agua al metabolismo, lo que también es beneficioso para la salud de tu perro.

El sobrepeso, enemigo de su salud

Imagen para noticia de sobrepeso en mascotas: un gato y un perroSobrepeso, enemigo de la salud

La obesidad es una de las enfermedades más frecuentes en clínicas veterinarias. ¿Sabías que numerosos estudios indican que aproximadamente uno de cada dos gatos o perros tiene sobrepeso u obesidad, y que esto tiene efectos negativos muy importantes en su salud?

Así es, la obesidad:

  • Aumenta la incidencia de otras enfermedades como la diabetes mellitus en los gatos y la osteoartritis en los perros.
  • Reduce la esperanza de vida del animal.
  • Reduce la calidad de vida.

Pese a ser una de las enfermedades más fáciles de diagnosticar y tratar mediante la reducción de la ingesta de calorías y el aumento del gasto energético, paradójicamente la obesidad es un verdadero desafío para los profesionales de la salud animal debido a nuestro comportamiento como propietarios de mascotas.

Todo empieza con la actitud del propietario

Por norma general, la obesidad aparece cuando el gato y el perro están sobrealimentados como resultado de los malos hábitos alimenticios que le proporcionamos, y que comienzan un círculo vicioso:

  1. Das alimentos como premio aunque notes el aumento de peso.
  2. La mascota disfruta con estos premios y come en exceso.
  3. Crees que la respuesta de tu mascota es una muestra de cariño y le ofreces más alimento como premio.
  4. La mascota ve reforzado el hábito de pedir comida.
  5. Con el aumento de peso, hace menos ejercicio y gana más peso todavía.

Imagen noticia Sobrepeso: rueda simulando círculo vicioso

¿La solución? Romper el círculo vicioso

La única manera de resolver este problema es que rompas el ciclo retroalimentado de pedir comida y alimentarse en exceso teniendo en cuenta lo que te diga tu veterinario, quien se centrará en tres puntos fundamentales:

  1. Que conozcas los riesgos de la obesidad (va asociada a otras enfermedades graves) y los beneficios de la pérdida de peso (aumenta la esperanza de vida de tu mascota, así como su calidad de vida diaria).
  2. Que proporciones un programa de pérdida de peso con una dieta especialmente formulada para este fin y que favorezca la sensación de saciedad. Esto ayuda también a reducir el comportamiento de demanda de alimento.
  3. Que realices un seguimiento periódico con el veterinario y poder ajustar la ración en caso necesario. Esto también supone un refuerzo positivo para ti, ya que como propietario podrás comprobar los resultados de tu esfuerzo.

Royal Canin, el secreto para derrotar la obesidad

Dado que los productos Satiety de Royal Canin han sido especialmente formulados para lograr una pérdida de peso segura y efectiva en gatos y perros fomentando la saciedad, con ellos tienes una dieta de pérdida de peso altamente satisfactoria, nutritiva y equilibrada, que cuenta con 5 beneficios clave científicamente comprobados:

  • Favorece una pérdida de peso
  • Reduce el comportamiento de demanda de alimento.
  • Ayuda a mantener su masa muscular.
  • Contribuye a mejorar su calidad de vida.
  • Ayuda a estabilizar su peso.

Está en tu mano

Si quieres que la obesidad de tu gato y/o perro sea cosa del pasado, debes ser constante a la hora de seguir las indicaciones de tu veterinario, quien seguro que te recomendará adaptar su alimentación.

Mi perro tiene fiebre, ¿qué puedo hacer?

Perro con fiebre labrador tumbadoLa temperatura normal del perro está entre los 38 y los 39 ºC, así que se considera que el perro tiene fiebre cuando su temperatura corporal supera los 39 ºC. Eso sí, los cachorros, las hembras a punto de parir y los perros mayores pueden no tener la temperatura media habitual.

La fiebre puede ser un signo de que algo está fallando en la salud del perro, así que es muy importante darse cuenta de que el perro tiene fiebre para poder actuar lo antes posible y poner solución al problema.

¿Qué produce la fiebre en el perro?

Las causas de la fiebre son muchas, ya que es uno de los mecanismos que el organismo pone en marcha para protegerse. Es decir, el cuerpo aumenta su temperatura como una medida muy eficaz de su sistema inmunitario para protegerse de un patógeno.

La fiebre también se puede producir por algún fallo del propio organismo, por lo que se impone la visita al veterinario para que valore todos aquellos aspectos que sólo él está cualificado para considerar.

Causas de fiebre más comunes:

  • Una infección (bacteriana o vírica).
  • Un golpe de calor.
  • Reacción a una vacuna.
  • Ingestión de algún producto tóxico, incluidas algunas plantas.

Signos de que el perro puede tener fiebre

A pesar de que la fiebre suele indicar que algo no va bien en el cuerpo, son muchos los perros que tienen fiebre y no muestran ningún signo. Otros, en cambio, pueden mostrar temblores intensos y vomitar.

Aun así, los signos de fiebre más comunes son:

  • Nariz seca y muy caliente.
  • Falta de apetito.
  • Actitud decaída, apática, con más sueño de lo habitual.

¿Cómo tomar la temperatura del perro?

La mejor manera de medir la temperatura es con un termómetro especial para la vía rectal. Asegúrate de lubricarlo antes para que entre fácilmente y de que el perro se esté lo más quieto posible durante todo el proceso.

Como hoy día la mayoría de los termómetros rectales son digitales y relativamente flexibles, no entrañan peligro para el perro; sin embargo, los de mercurio y rígidos se pueden romper. Por eso, nunca, jamás, utilices un termómetro convencional para medir la temperatura del recto de tu perro si no está ideado para ese fin.

El tiempo mínimo que el termómetro debe estar en el recto es de dos minutos, pero si usas un termómetro digital tendrás que esperar a que suene el temporizador indicándote que ya ha terminado de medir la temperatura.

Si quieres saber con más detalle cómo medir la temperatura de tu perro, te recomendamos que veas nuestro vídeo.

¿Qué hacer cuando un perro tiene fiebre?

Si has comprobado que tu perro tiene entre 39 y 41 grados de temperatura corporal, debes llevarlo al veterinario cuanto antes, pero si supera los 41 ºC estás ante una urgencia veterinaria.

El único cualificado para elegir el modo de bajar la fiebre del perro es el veterinario, entre otras cosas porque la fiebre no es una enfermedad, sino un síntoma que requiere un análisis profundo para averiguar las causas que la producen.

Sólo de manera provisional y hasta que lo vea un veterinario, puedes humedecer periódicamente la piel del abdomen, las ingles y las axilas. De esta manera la temperatura debería bajar en unos minutos, pero rápido vuelve a subir.

Tampoco des un medicamento al perro para bajarle la fiebre si no te lo recomienda un veterinario y jamás des paracetamol o ibuprofeno al perro porque son tóxicos para él.

¿Qué es la sensibilidad digestiva en el perro y cómo solucionarla?

Sensibilidad digestiva en el perro - Nutrición caninaAlgunas de las enfermedades digestivas que necesitan el diagnóstico de un veterinario y su tratamiento adecuado son la pancreatitis, la colitis, la malabsorción del intestino delgado, las gastroenteritis y la insuficiencia pancreática, entre otras muchas. Ahora bien, ninguna de estas enfermedades debe confundirse con la sensibilidad digestiva.

(más…)

Razas de perros grandes y gigantes con una alimentación específica

Perros grandes y gigantes - Nutrición caninaLos estudios sobre la alimentación canina hace ya tiempo que pusieron de manifiesto que los perros necesitan una alimentación adaptada tanto por su edad como por su tamaño, de modo que un perro miniatura no debe tomar el mismo alimento que uno gigante, ni un cachorro lo mismo que un adulto.

(más…)

Salud articular en los perros

¡Cómo nos gusta ver correr y jugar a nuestro perro incansablemente y cómo nos gustaría que esto fuera así siempre!

Sin embargo, como ser vivo que es, nuestro perro pude tener algún problema de movilidad a lo largo de su vida, por ejemplo, debido a un traumatismo.

(más…)